Los reflejos de la rebeldía(II)

La rebeldía la ejerce la persona que no obedece. Obedecer, como tantas otras cosas, no es algo que en sí mismo sea positivo o negativo. En ocasiones, obedecer puede estar bien y otras veces no tanto. De forma que, para rebelarse, hay que ser consciente de lo que está bien y de lo que no, por lo que la rebeldía está totalmente ligada a la conciencia.

La gente joven pecamos de querer alcanzar antes la rebeldía que la conciencia, como el niño que, ansioso, quiere correr antes de aprender a andar. La formación de cada uno es la que nos permite discernir cuando debemos rebelarnos. Los rebeldes históricos van siempre de la mano de una conciencia sólida. Si equivocamos el camino, podemos convertirnos en uno más que reparte puñetazos y que tiene su vida vacía de causas reales por las que luchar, como le ocurrió a James Dean en Rebelde sin causa. Es decir que para dejarte vestir una camiseta del Ché, deberían hacerte un examen, o al menos deberías hacértelo tú mismo porque el Ché, antes de saber utilizar un arma, estudió, viajó y se documentó tragándose bibliotecas enteras con las estanterías y todo.

Puedo estar de acuerdo en que la alegría sirve como arma, aunque más que un arma, es una compañera de viaje. Ya lo dijo Miguel Hernández, otro rebelde que también pagó un precio muy alto por lanzar sus versos contra los que tenían el poder y las pistolas, cuando le habla a su hijo en las Nanas de la Cebolla: Tu risa me hace libre,/ me pone alas./ Soledades me quita,/ cárcel me arranca.

En cualquier caso, creo que en otras ocasiones hay que enseñar los dientes, pero no para sonreir, sino para enseñarles el filo a los que creen que tienen la sartén por el mango.

Cartel de la película El Odio-La Haine

Anuncios

  1. LULU

    da gusto leeros…..muchas gracias por describir la realidad desde otro punto de vista,y hacerme ver la realidad desde diferente perspectiva¡¡¡hip hip¡¡¡¡hurra por estos torerosss¡¡¡¡

  2. Mellow

    Rebeldía… ¿hasta donde se debería llegar? ¿Basta con dejar de participar en esta rueda consumista que nos oprime a casi todos? ¿o habría que pasar por la guillotina a los pocos que someten al resto, como en la ya olvidada revolución francesa?

    Yo, personalmente, estoy de acuerdo con los que dicen que la violencia no es la solución, habría que buscar otras alternativas, sobre todo a nivel individual. Porque la lucha armada puede romper un cerrojo, pero sólo para poner otro diferente después. En nuestra sociedad la tentación del poder es demasiado grande, y un grupo numeroso de personas acabará siempre regido por una minoría oligárquica cuya única motivación es perpetuar los privilegios adquiridos, más tarde o más temprano, pero es un final irremediable.

    También observo las armas con las que nos dividen, nos alienan y nos convierten en adictos a las comodidades que tan caro pagamos. Nos vuelven idiotas, con nuestro completo beneplácito, devoradores insaciables de novedades irrelevantes y artilugios tecnológicos que nos sumergen más y más en la oscuridad de nuestros días. Somos capaces de avances increíbles, pero incapaces de usarlos correctamente.

    En definitiva, no creo que haya una solución real para toda la sociedad, sobre todo teniendo en cuenta hasta dónde hemos llegado y el nivel del ciudadano medio. Pero aunque sólo sea por lo burda y evidente que es la manipulación de conciencias, negémonos a ser meras marionetas. Vamos a pensar por nosotros mismos, y no hagamos nuestras las opiniones de los demás sin ni siquiera pensar en ello. Estemos alerta ante lo que quieren hacer con nosotros; y luego, que cada uno actúe como crea necesario.

    P.D: ¿No te parece irónico que la imagen del Che sea una de las más vendidas de la historia? Si el pobre pudiera levantar la cabeza… Que triste final para uno de los grandes.

    P.D: Hablando de rebeldía. Me han comentado que la U.E. ha sacado una ley (el día de la final del mundial) que la da autorización para exigir a lo órganos públicos (desde ayuntamientos hasta ministerios) información sobre cualquier persona con “Síntomas de radicalización” (entre los que se encuentran movimientos antisistema y unos peligrosos puntos suspensivos). Esto es pa´cagarse de verdad, no estamos tan lejos de la policía del pensamiento de 1984.

    • marcoserro

      La rebeldía puede estar en cualquier gesto. En no contribuir con lo que no compartes (consumismo). Comprar lo que necesitamos, a ver si se dan cuenta los “vende-modas efímeras” que no somos gilipollas y que podemos vestir la camiseta cuatro o cinco años. Tenemos que salir del bucle consumista que no te lleva más que a ser un borrego más.
      Estoy de acuerdo en la rebeldía desde las determinaciones individuales. La revolución puede comenzar en cada uno de nosotros pero me parece esencial la formación.
      Sobre la normativa europea no me extraña nada. Ya hay ficheros policiales llenos de gente “radical”. ¿Quién son ellos para decir quién es radical? Después los “impolutos” gobernantes europeos se permiten ir condenando lo que consideran dictaduras. Nuestras “democracias” cada día son peores dictaduras. Si estás dentro del pensamiento oficial, se te permite ser “libre” políticamente, pero en cuanto te sales de sus márgenes entras a engrosar los ficheros policiales. Eso huele a dictadura que echa ‘patrás’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s