¡Con todos ustedes, José Mourinho!

A mí, había un entrenador que me caía mal, que me parecía un ególatra barnizado de prepotencia. Un entrenador estirado que pretendía dar una cátedra cada vez que olía un micrófono. Esta actitud la trufaba de gestos exagerados y de celebraciones desproporcionadas. Yo tenía esta visión desde la lejanía, pero el entrenador se acercó y mi percepción sobre él se enfocó como la imagen con una cámara reflex.

Comencé a ver en ese entrenador un actor que interpreta el guión a la perfección. Alcanza tal interpretación del guión que lo moldea a su gusto y, como los genios de las tablas, es capaz de improvisar en cada momento.

José Mourinho

Unos días sólo está dispuesto a hablar de lo que sucede entre las líneas de cal y el que ose preguntarle sobre algún otro asunto, despertará una ira impostada. Otro día cambia el guión y responde educado a los requerimientos más banales. Un martes regala al entrenador rival la alineación completa, el viernes no da ningún nombre y el martes siguiente se divierte dando pistas a los periodistas como quien juega al “veo veo” con sus hijos. Aunque sus mejores funciones las ofrece ante coliseos repletos de miles de personas para despertar la furia de la hinchada rival. No se achica en los grandes teatros. El que crea que estos gestos son improvisados, no ha conocido a nadie tan afilado como él.

El nuevo enfoque del objetivo me ofreció a un cínico en toda regla. Pero no un cínico con las connotaciones actuales, no alguien fatuo que se ríe de lo que pasa ante sus ojos con indiferencia y desdén. Un cínico de la escuela de Antístenes. Aquellos cínicos que provocaban, pero no gratuitamente. Detrás de su anaideia estaban las denuncias de corrupción de las virtudes griegas. Las provocaciones del entrenador no están vacías de contenido, siempre hay una razón consistente en la sombra.

De todas las capacidades que muestra, me gustó su ingobernabilidad. La cantidad de talento que atesora ha hecho dar su brazo a torcer al que dicen que es uno de los hombres más poderosos de España. Ese hombre que mueve los hilos de tantas marionetas importantes, no encuentra el hilo de su entrenador. A él un directivo no le discute las alineaciones, ni le pisa el campo de entrenamiento, ni se le asoma al sacrosanto vestuario. El rostro de miedo del constructor en su propio palco me recuerda mucho a la cara de susto que se le está poniendo a su actual rival en los banquillos.

Anuncios

  1. Sergio

    Os estáis refiriendo, por supuesto, a Don javier Álvarez de los Mozos, no? Más conocido como me-creo-dios-y-soy-el-mejor.
    Xq al lado de éste, Mourinho no es nadie… Yo no sé porqué no tiene equipo este año 😉

    • marcos

      Intentó emular a Mourinho y a Guardiola. El problema es que tomaba la forma y se olvidaba del fondo. Detrás de las actuaciones de Mourinho hay mucho trasfondo y Guardiola no es un guapete que se pone un chaleco y una corbata para salir en la foto. De los Mozos no entendió eso y con la actitud que tiene, no creo que lo entienda nunca, así nos fue al Burgos el año pasado.

  2. Gallego

    Marcos, a ti te mola porque da mucho juego, da salsa y carnaza en las ruedas de prensa, le gusta mas una camara que a un tonto un lapiz y a mi tambien en ese aspecto pero creo que tiene una actitud chulesca, soberbia y arrogante y cuando se le discute alguna decision reponde atacando (vease Pedro Leon).

    Yo no le discuto como entrenador, pero como persona creo que va demasiado sobrado.

    P. D.: no pongo acentos porque lo estoy escribiendo con el movil y o no se ponerlos o no se puede, a parte de las patadas que meta involuntariamente al diccionario.

    • marcos

      Me gusta Mourinho por todo lo que pone en el post, pero sobretodo porque siempre hay una razón detrás de su actitud y porque a todas luces es ingobernable. Ayer le expulsaron y ni Florentino, ni Valdano, ni Pardeza, ni Zidane, ni nadie del club se atreve a decir nada porque saben que si dicen algo se puede levantar una polvareda importante. Es verdad que tiene muchas veces una actitud prepotente que siempre utiliza con un fin y que a veces se equivoca, pero eso no le hace peor.
      Mira lo que dice Ángela Liddell (una autora de teatro) en una entrevista de este fin de semana en El País Semanal sobre Guardiola: “Los que van de maestros no los aguanto, los que van de eso, paternalistas, humildes, sencillos, no puedo con ellos. Esa exaltación de los valores no me convence. Esa exaltación de la humildad me parece soberbia. Yo no me fío. Prefiero a Mou”.

      • Sergio

        Tengo que reconocer que este tio es chulo y prepotente porque PUEDE. El tio es bueno en lo suyo. Y no como todos estos tipejos que conocemos que no sé de qué coño chulean cuando no son nada…
        Pero volviendo a mou, a veces se pasa, y tampoco me parece la imagen que deba proyectar un personaje publico de su relevancia a los niños. Por ejemplo lo de saludar con los 3 dedos a la afición del Milán…pues mejor se los podía haber metido x donde todos sabemos…
        Se puede ser un crack y ser un tipo normal y modesto. En el deporte español actual tenemos muchos ejemplos: Pau Gasol, Nadal, Iniesta, etc, etc
        Personalmente no me gustaría un tipejo así entrenando en mi equipo, por muy bueno que sea…

  3. marcos

    Es evidente que el que está siempre en el límite a veces lo sobrepasa, el que juega con fuego se acaba quemando. Seguramente no sea el mejor ejemplo para los niños, pero bueno, la prensa deportiva que le critica en ese sentido, tampoco son el mejor ejemplo para los niños que existe.
    El día de Copa contra el Murcia, cuando le expulsaron, se quemó. Quiso calentar al público y al equipo para que no se dedicasen a echarse la siesta y acabó expulsado. ¿Qué dirá cuando un jugador suyo acabe expulsado por una personajada? Lo que diga habrá perdido legitimidad, así que en gran parte de lo que dices estoy de acuerdo contigo.

  4. Rodrigo

    Mou, sobrepasando el limite?? partiendo de que los limites eticos y de educacion no son valores objetivos, sino simplemente opiniones personales, o suscitadas por grupos sociales, es complicado no sobrepasarles
    Y mas para un tipo que tiene como unico objetivo la victoria, y no duda en ningun momento de usar todas las armas necesarias para ello.
    Su expulsion, seguramente se le fuera de las manos, pero no creo que por ello pierda legitimidad, porque los jugadores le conocen, y hacia mucho tiempo que en el madrid, por encima de jugadores y floren, no habia nadie. Y ahora Mou a llegado

  5. Pingback: De momento, nos sigue gustando el fútbol (II) « Sombras en la ciudad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s