Hay demasiada delincuencia

Estas manos, de quien vosotros queráis.

Yo no puedo más. Hay demasiada delincuencia. No me siento seguro, tengo mucho miedo. Vas por la calle y no sabes qué te va a pasar. No sabes si al doblar la esquina van a matarte. No sabes si al llegar a casa vas a poder entrar, o igual ha entrado ya alguien y te la ha ocupado y tú te tienes que ir con todas tus cosas a otro lado.

Nadie respeta nada. Nadie cumple las leyes, aquí da todo igual. Y esto es culpa de los políticos, queremos un político que acabe con esta lacra. No puede ser, aquí todo el mundo hace lo que quiere, y todo el trabajo de una vida, en nada te lo quitan. Y no puede ser. ¿Dónde está la policía? ¿Dónde?

A mí me gustaría que la policía hiciese algo. Porque luego, con los ciudadanos honrados son muy listos. Enseguida te ponen una multa, te piden la documentación. Pero con los delincuentes nada. Nunca están donde deben estar.

Que dónde deberían estar. Se me ocurren sitios. Por ejemplo, en el consejo de administración de varios bancos, un grupo de antidisturbios, actuando como ellos saben, sin preguntar, con dos cojones, no estarían mal.

También deberían estar en los paraísos fiscales. Claro, mandamos allí inspectores de hacienda primero, y luego, a los delincuentes que pillen allí, les mandamos dos guardia civiles a la puerta de su casa y a pasar la noche (pero muchas noches) al cuartelillo.

Y también, a esos políticos corruptos, que han alimentado la burbuja inmobiliaria, que se han forrado a nuestra costa, que les ha dado todo igual. No. A esos no les mandamos policía, a esos les soltamos en la plaza, para que todos aquellos desahuciados que se hipotecaron creyéndoles, pensando que España iba bien, que estábamos en la Champions de las potencias económicas, y que nada iba a ir mal, les expliquen las consecuencias de sus actos.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pataliebre Is The Law

    Podríamos soñar,
    a esos señores de azul, que con su ley en la mano y ese dichoso polvo encauzando sus odios, entrasen en barrena sobre los consejos, las cities, los paraísos, exponiendo un poco de esa realidad que ellos han alimentado.

    Podríamos soñar,
    que todos esos infelices desahuciados de su presente y porvenir, cuya único pecado fue ceder parte de su vida por un hogar, todo ellos, echaran abajo las murallas de Monte Alina o Monteclaro

    Podríamos soñar,
    que los mismos que andaban por el surco y ahora lo hacen en alcampo, no fueran los que rechazan a los que vienen de otros secarrales.

    Podríamos soñar,
    que aquel fantasma que recorría Europa se aparece cada vez más intenso, asustando al beato que tenía asegurado el cielo en vida.

    Podríamos soñar,
    que miles de hospitales, del sur y occidente, fletasen autobuses de dolientes con dirección a las farmacúticas para darles clases magistrales de ética.

    Podríamos soñar,
    pero qué jodido es echarse a dormir…

    Miguel de Unoauno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s