No quiero un mundial, ni unas olimpiadas, ni… (II)

Hola. Soy un euro español, sí uno de esos que tienen el careto del rey. Me acuñaron cuando comenzó todo esto, con el comienzo del milenio. Era época de inflar la búrbuja inmobiliaria. Aquello sí que era vida. Me movía con determinación y altanería de bolso en bolso. Miraba con desdén a otras monedas inferiores a mí, incluso despreciaba a los euros de otros países porque llegué a jugar en la Champions de la economía alguna temporada.

¡Tenía una movilidad pasmosa! Estaba en la cartera de un trabajador cualquiera, ¿no? Pues de repente llegaba a las arcas de un Ayuntamiento, luego me rozaba con los anillados dedos de un constructor, para pasar al bolsillo de un concejal de urbanismo acabando en el sobre vanidoso de un narcotraficante. Y vuelta a empezar. ¡Qué gustito! Lo que viajé aquellos años. Conmigo se hicieron polideportivos, estadios, viviendas, muchas viviendas, algún parque, viviendas, hoteles a pie del mar, ¿os he dicho viviendas?

De Derechos Humanos entiendo más de unos que de otros. La verdad es que sí que entiendo algo de derechos de los trabajadores, aunque también he aprendido bastante de explotación laboral. Conmigo ficharon a Ronaldinho y a casi todos los galácticos del Real Madrid. He estado en los palcos más importantes. ¡Menudos pelotazos! Pero ahora ya soy mayor. Ya he viajado demasiado. Aquella burbuja de champagne ficticio explotó y no tengo tanta importancia. Llegan los jóvenes y no cuentan con nosotros. No tienen en cuenta todo lo que hemos contribuido…

Buenas, soy un rublo ruso de reciente acuñación. Aunque soy joven ya he estado en las manos calentitas de Román Abramóvich y, sin saber cómo, me desperté una mañana en el bolsillo de un miembro de la FIFA. Me han dicho que conmigo se construirán estadios y lujosos hoteles a los que no podrá acceder casi ningún compatriota mío. No sé lo que significan palabras como hospital o escuela, pero bueno eso no me quita el sueño.

Ahora es tiempo de disfrutar y de hinchar la burbuja con fuerza. Soplarán constructores, especuladores, políticos, mafiosos,… Esa gente tiene que recuperar todos los rublos que hemos ido a parar a las carteras corrompidas de la FIFA. Yo iré de mano en mano dando saltitos y bailando esa canción que cantan como nadie Liza Minnelli y Joel Grey. ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money!

De Derechos no me habléis porque me han dicho que ni os escuche, ni de Humanos, ni de los de los trabajadores, ni del Cristo que lo fundó. Así que cuando sea el mundial no me vengáis contando historias hipócritas como a los chinos en las olimpiadas que cuando nos lo concedísteis ya sabíais lo que había. Hay que hacer muchas cosas, así que bailaré mucho de mano en mano, lo que ya no puede decir el viejo euro español. Seguramente inflemos tanto esa burbuja que explotaremos por los aires, pero eso ahora, ¿a quién le importa? Ssshhh, escuchad la música ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money! ¡Money!

Anuncios

  1. Rodrigo

    Compartiendo la opinión de jose, tampoco quiero olimpiadas, ni mundiales, ni chirigotas del estilo, porque ya no son celebraciones que traen a tu casa para poder disfrutar de ellas; solamente son inversiones que se hacen con nuestro dinero publico; en bolso y maletines, de constructores, politicos, y miembros de organismos internacionales, supuestamente honestos…

    para que quiero que con mi dinero, en lugar de invertirlo en mejoras sociales o culturales; se invierta en grandes infraestructuras, de las que no podre disfrutar, porque mi sueldo no me permite pagar las entradas.

    Ademas seamos logicos un momentito, a nadie le interesa que se organice un evento asi en un pais donde las infraestructuras, estadios, y hoteles ya estan construidos, ahi no va a haber inversion y si no hay inversion, de donde van a sacar las comisiones… mucho mejor montar estos festines de maletines, en paises donde la corrupcion ya esta instaurada, como un elemento mas de la vida; y donde la inversion es necesario con sus consiguientes comisiones, porcentajes, y millones que acaban en paradero desconocido…

    PD: Que en Qatar se vaya a celebrar un mundial, es el chiste definitivo. Un pais con nula tradición futbolistica, y necesidades mucho mas primaria que construir grandes estadios… Y la famosa frase: “hay que llevar el futbol a todos los sitios” si consideras todos los sitios, 30Km cuadrados, con varios complejos turisticos; muy lejos de nuestro alcance economico; y los 12 estadios.
    Es una gran verdad.

      • marcos

        Lo de Qatar ya es el colmo de los colmos. Que se celebre el Mundial en Rusia y en Qatar no es más del reflejo del mundo en el que vivimos. Detrás de todo hay intereses económicos. Sólo importa el dinero. Futbolistas profesionales que cobran cifras que dejan en calzoncillos a cualquier controlador aéreo. Lo que ocurre en el fútbol, ocurre en los demás deportes (Fórmula 1, basket, tenis,…). Al final siempre acabamos hablando del capitalismo que lo pringa todo hasta que lo pudre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s