Cosas que hacer en tiempos de crisis (II)

Vivimos en un mundo exagerado. El consumo es exagerado. El sufrimiento es exagerado. La explotación es exagerada. El movimiento es una exageración. El espectáculo es una exageración. Piensa en Dubai. Esa ciudad representa lo peor de la humanidad. Una ciudad de nuevos ricos que construyen islas y que, en una especie de huida hacia delante de sus complejos, construyen un mundo artificial, un mundo exagerado.

Frente a eso, se convierte en necesario, también como opción política, reivindicar la sencillez. Reivindicar al pastor que, en su vida sencilla, sin estridencias, conformándose con lo básico y, mucho más importante, aprendiendo a ser feliz con lo básico, demuestra mucha más inteligencia que cualquier comprador de Ipads. Y lo demuestra porque, desde su pequeño rincón del mundo, ha sabido captar la esencia de la vida, ha sabido captar el sentido de la vida en su más inmensa humildad.

En un artículo de su blog, Rafael Reig hablaba de que, en estos tristes tiempos, para protegernos, tenemos que ser muy paletos. Describiendo una fotografía de Miguel Delibes y Josep Plá, dice concretamente:

Parapetan su inteligencia tras una pantalla de astucia pueblerina. Disimulan su independencia como si no fuera más que cazurrería. Esconden su ironía bajo la apariencia de retranca aldeana.

Porque la sabiduría no está en un Ipad, o en saber diseñar una página web o hacer un blog. La verdadera sabiduría, lo que nos hace sabios, es ser capaces de decidir qué es esencial para nosotros en nuestra vida. Por eso, porque así la hacemos nuestra y no de los Ipad.

Por eso es necesario hacer un elogio de la sencillez. Por eso, termino con un poema de uno de mis poetas vivos preferidos, Jorge Riechmann. A parte de poeta y ensayista, es uno los militantes del ecologismo más importantes de España. En este poema, a su manera, hace un elogio de la sencillez. Y acaba diciendo lo esencial, que la vida no termina en nosotros, sino en los otros.

Jorge Riechmann

No tiene doble fondo

(para Gustavo Martín Garzo)

Todos estamos mancos en el mundo; la mayoría de los seres humanos no
se dan cuenta; la mayoría de quienes se dan cuenta son incapaces de
aceptarlo.

El enigma de la vida no es lo acabado, lo consumado, lo pleno, sino lo
imperfecto. Malhaya quien se obstina en perseguir la perfección, pues la
vida le escapa, la vida y su enigma.

No tiene doble fondo porque no tiene fondo.

Imágenes persiguen a imágenes que persiguen a imágenes. El espesor de
las pantallas de televisión disminuye constantemente, su brillo y
superficie aumentan, el prisionero olvida que alguna vez deseó escapar.
No tiene doble fondo porque no tiene fondo.

Es asunto de preferencias y de expectativas, me diréis. Es asunto de vida
que se debate en un tremedal de hidrocarburos, en una imparcialidad
de quirófano, en un interminable chapaleo hertziano, creo que os
contestaría. Todos estamos mancos en el mundo, pero ninguna herida
puede resumirse a conocimiento categorizable.

En poesía no se puede ni hablar por hablar, ni hablar por el placer de
escucharse a sí mismo. El breve tiempo y la demasiada muerte nos
vedan tales frivolidades. El soliloquio me parece esencialmente no
poético: en poesía todo se extrema hacia el tú.

Todo ocupa un lugar: también la palabra prescindible. Para ocupar el suyo,
la palabra prescindible ha desplazado o bien a la palabra sustancial, o
bien al silencio. Eso es intolerable.

No estoy hablando de buenos sentimientos. Estoy hablando de las caderas
de la mujer que no dejaba de estornudar en pleno verano, o del paso
del hombre frágil que cuando cruzaba la calle iba exponiéndose en cada
movimiento.

La lumbre del despertar, para quien no persigue el cristal helado cuya
absoluta transparencia hechiza.

Para éste la sal del sudor, la dulzura del pan compartido y la sumergida
incandescencia de la sangre.

Anuncios

Un Comentario

  1. Rodrigo

    Tomando lo rural como ejemplo aqui te dejo otra idea anticrisis; en Agés, el ultimo pueblo del Reyno Navarro; en lugar de la tan estendida especulación úrbanistica se ha llevado a cabo la reutilización urbanistica, el mismo edificio que en tiempo del señor bajito eran las escuelas; a pasado en estos ultimos diez años a ser bar, iglesia catolica, consultorio medico, comuna, biblioteca, lugar de acampada, templo a la diosa Ilargi (luna), cibercafe, y ahora esta reparandose como sede de la asociación vecinal… solo le ha faltado ser un lupanar.

    si quereis conocer mas la historia: http://teleclub-ages.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s