Las mentiras de la agresión a Sergio (II)

Ayer, en Burgos, se manifestaron más de 6000 personas, a raíz de la agresión a Sergio Izquierdo, con una pancarta en la que se podía leer ‘No a la violencia en nuestras calles. Justicia ya’. A parte de lo que ocurriese y a parte de lo que mintiese el Diario de Burgos, me gustaría hacer tres reflexiones, que trascienden este caso: sobre la idea de violencia-inseguridad, la idea de justicia y la idea de control.

Supongo que, tal y como funciona nuestra sociedad, muchos lo que esperan es que todos unánimemente pidamos que los violentos se pudran en la cárcel, o algo así. Eso está muy bien, pero teniendo en cuenta que cualquier medida que tomen nos afecta a todos, prefiero dar opiniones desde la reflexión calmada.

1.- La violencia-inseguridad. Vivimos en uno de los países más seguros de Europa. Según los datos oficiales de criminalidad, los que deberíamos tener en cuenta ya que miden el número de denuncias por cada mil habitantes, hay 45,1 infracciones penales por cada mil habitantes en España frente a 67,8 de media en el resto de la Unión Europea. Esto lo dice la policía.

A pesar de esto. A pesar de que los datos dicen lo contrario (y son datos a disposición de cualquiera, basta hacer una búsqueda en Google) vivimos con una gran sensación de inseguridad. ¿Por qué? Por cómo nos informan. En un estudio del año 2005 publicado en la Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología se dice que: “el mayor número de noticias sobre delincuencia se dedica a los delitos de menor incidencia pero que causan mayor impacto social”. Es decir, mientras la mayor parte de los delitos son hurtos u otros contra el patrimonio, existe, en los medios, una gran mayoría de noticias sobre delitos violentos, que causan mayor impacto y crean la sensación de inseguridad. La semana pasada lo hemos visto perfectamente, como, a través de la manera de informar sobre una agresión se pueden sacar a la calle a 6000 personas pidiendo que no haya violencia. Esto de que no haya violencia siempre es bueno, pero niego que eso sea un gran problema de nuestras calles. Lo dicen los datos.

2.- La justicia. Otra de las peticiones más habituales después de un caso como este es la de justicia. El símbolo de la justicia es una mujer con una balanza y con los ojos vendados. La justicia es ciega. Esto quiere decir que la justicia no juzga moralmente los actos. En función de unos hechos, que tienen que estar suficientemente probados, el poder judicial, o la justicia, aplica una ley. Lo que un juez protege es la ley, no a los individuos. Los individuos son protegidos por la ley. Pero los dos individuos, el agresor y el agredido.

La peregrina idea de que el juez tiene que proteger a los buenos de los malos hace saltar por los aires el fundamento del estado de derecho. Frente al Estado, todos somos iguales ante la ley, no somos buenos o malos, sino que cumplimos o incumplimos la ley. El juez es imparcial y, repito, no puede juzgar moralmente los hechos, sino, solamente, en función de la ley.

3.- El control. Como he dicho más arriba las medidas de control que tomen a partir de estos hechos nos afectan a todos. También a los que no queremos más control. Por lo tanto, sería mejor que, antes de tomar alguna medida, hubiese un debate tranquilo y sosegado sobre el tema. Porque si lo que se le ocurre a la gente es poner cámaras en Las Llanas, deberíamos saber que, en muchos lugares donde ya las han colocado, no han sido efectivas.

Y es que a mí esta lógica me molesta mucho, y en lo referido a seguridad se aplica continuamente, hay un delito o una alarma social sobre algo, y en lugar de investigar las causas e intentar solucionarlo, nos convierten a todos en potenciales delincuentes para que pensemos que así estamos más seguros.

Anuncios

  1. Mellow

    La agresión a Sergio no me quita demasiado el sueño. Me parece una salvajada totalmente censurable, como otras muchas que ocurren todos los días y nadie dice nada.
    Quería comentar algo sobre el control. Es habitual, y vergonzoso, que utilicen casos sensacionalistas para influir en la opinión pública. De esta manera nos hacen pedir, exigir incluso, las medidas restritivas o de control que nos quieren imponer de antemano. Ingeniería del consentimiento, creo que lo llaman.
    Esto va relacionado con la nueva ley del tabaco, y otras muchas similares. No va a haber reflexión calmada porque no interesa, ni a nivel colectivo ni a nivel personal.
    Me preocupa otra cuestión. Yo soy muy dado a ver conspiraciones por todas partes, aunque mi razón me ayuda a desmontarlas para poder juzgar las cosas desde un punto de vista más objetivo. Pero todo esto (la ley antitabaco, la crisis económica, el recorte de derechos y libertades, etc) me parece, cada vez más, partes de un plan perfectamente tramado. Nos enseñan a ver la calle de otra manera, ya no es un espacio público de todos, nos fuerzan a aceptar restricciones básicas, la crisis es lo que tiene, etc, etc, etc. Cuando nos tengan lo suficientemente cogidos por los huevos (si es que ya no lo estamos), ¿nos vendrá la última y fatal imposición? la de un único gobierno mundial, con poder absoluto sobre las personas, sin oposición y controlado total y legalmente por unos pocos, los de siempre, vaya. ¿Tú qué crees? Dime que son paranoias mías, y podré dormir algo más tranquilo.

    • jose

      Pues no sé. Yo no creo mucho en las conspiraciones. Si te das cuenta, históricamente, los acontecimientos políticos tienen más que ver con procesos sociales a largo plazo que cambian poco a poco la cultura, la economía, etc. que con conspiraciones hechas por un grupo de personas en la sombra. No digo que no haya habido conspiraciones que han provocado cambios, pero no son tan determinantes.

      Además, siempre que decimos cosas como “nos prefieren con miedo” o “nos manipulan” (lo cual hacemos todos mucho), deberíamos preguntarnos, e intentar ser capaces de responder, ¿quiénes? Porque somos capaces de entender por qué una sociedad con miedo es más manejable, pero, por ejemplo a mí, me cuesta ver un grupo de gente poderosa, identificable, que se reúna en secreto y decida, premeditadamente, asustarnos, manipularnos para tener miedo y que no queramos que cambien las cosas. ¿Zapatero está en esa reunión?, ¿el Club Bildelberg, con la reina Sofía? Yo no creo que exista un grupo de gente concreta, identificable, con los mismos intereses siempre, que se reunen para manipularnos y explotar a las masas. Existen grupos sociales dominantes en una sociedad que actúan para satisfacer sus intereses. Pero esto cambia continuamente, estos grupos sociales no son homogéneos ni tienen siempre consciencia de grupo, y muchas veces actúan inconscientemente. Esto vale a todas las escalas: micro, en un pueblecito, donde es muy fácil de ver; macro, a nivel global donde es mucho más díficil. De ahí que la izquierda, que se supone está del lado de los dominados, esté totalmente perdida, porque es muy complicado identificar a los dominadores.

      En cuanto a lo del gobierno mundial,no lo sé. Los procesos sociales son complejos. Existe una crisis civilizatoria en Occidente (cultural y económica, se retroalimentan)que es lo que provoca sociedades occidentales más asustadas. Esto realmente es la decadencia de la civilización Occidental como hegemónica en el mundo y el ascenso de otras formas civilizatorias. Esto pasará durante todo este siglo, y no sabemos qué formas políticas van a resultar de este proceso, si simplemente va a ser otra civilización la hegemónica pero va a mantener la forma estado o directamente la forma estado (que es una forma de gobierno, como absolutamente todas, histórica, que puede cambiar) va a desaparecer hacia otro régimen político distinto. Lo que es evidente, en mi opinión, es que el mundo, y Europa, y España, van a cambiar mucho de aquí a 50 años. Hacia dónde, ni idea, pero los días pesimistas como hoy, tengo la sensación que hacia algo bastante peor. Porque tenemos una crisis ecólogica que se va a presentar de aquí a 50 años en toda su crudeza que lo va a determinar absolutamente todo.

      • Mellow

        Me ha parecido muy interesante tu respuesta, hoy no tengo tiempo de contestarla como se merece, pero lo haré seguro. Gracias por ese punto de vista.

      • Mellow

        Puede que tengas razón sobre la dificultad de identificar a los “dominadores”, pero no por ello tienen menos posibilidades de existir. Que no siempren tengan intereses en común también lo veo lógico, pero sí hay algunas cosas que les van bien a todos, como que seamos más ignorantes y con ello más influenciables a su propaganda de consumo, como que seamos más dependientes de la organización social y económica, como que nuestra intimidad sea cada vez más pública (aunque sólo sea para hacer estudios de mercado), etc.

        De todas formas creo que estamos de acuerdo en que hay gente por encima de los gobiernos que dicta los pasos a seguir, o por lo menos influye en gran medida. Y sea un grupo o varios, es lo mismo, a mi ya me parece conspiración.

        Me ha parecido muy interesante el comentario de que los cambios políticos son consecuencia de cambios sociales a largo plazo. Hasta ahora ha podido ser así, pero es que no existía una herramienta como la televisión. La capacidad que tiene de influir en la mente de las personas no se ha visto nunca antes en la Historia, y eso ocurre a nivel global. No digo que vaya a suceder sí o sí un gran hermano en plan 1984, pero ya existe la posibilidad de enviar un mensaje a la gran mayoría de la población y modificar su conducta o sus pensamientos a través de él. Aunque haya personas con espíritu crítico capaces de discernir las mentiras, desgraciadamente hay un elevado porcentaje de la población en que sí cala el mensaje, y el resto van detrás por el mero efecto dominó y porque las normas se dictan para la mayoría. Lo hemos visto varias veces en los últimos años, a nivel nacional e incluso internacional, y me parece que les va saliendo bastante bien. Eso es lo que me preocupa. Sobre todo porque no encuentro una solución factible a nivel global.

  2. pepe

    Mellow,

    Pues a mí si me quita el sueño que un chico de 18 años de los que todos los padres estaríamos orgullosos haya sido “asesinado” por unos asesinos indeseables. Y digo asesinado, sabiendo lo que digo, pues que respiere con tubos, desgraciadamente, es todo su estímulo cerebral y vital!!! y así puede estar hasta que el cuerpo resista.

    Si este mundo es así, es por gente como tú que le da lo mismo que acaben con vidas de otros.

    • jose

      Una de las grandes ventajas de Internet es que permite a muchos que hasta ahora no teníamos ningún sitio donde expresarnos hacerlo con cierta audiencia, ya sea esta mayor o menor.
      Una de las grandes desventajas de Internet es que el anonimato hace que prejuzguemos situaciones, y sobretodo a personas, sin ningún tipo de rigor y sin conocerlas.
      Desde los que administramos Sombras en la Ciudad no tenemos ninguna intención de que esto se convierta en un intercambio personal de comentarios entre gente que no se conoce. Por eso, nos reservamos el derecho a moderar los comentarios.

    • Mellow

      Querido Pepe:

      Mi intención no era restar importancia al hecho de que alguien (sea bueno o malo) sufra las consecuencias de la estupidez de unos “indeseables”, como bien dices. (Si fue momentánea o son siempre así no lo sé, porque no les conozco). Amigos míos también han sufrido agresiones similares, aunque con mejor suerte que Sergio, y creo que llego a entender la rabia y la impotencia que debes sentir en estos momentos.

      Desgraciadamente el mundo está lleno de gente con poca tolerancia, con la mano muy larga y la mente muy corta. Pero echarme a mi la culpa de eso me parece excesivo, sobre todo porque tú a mi creo que tampoco me conoces. Pero bueno, aceptaré tu crítica y trataré de ser más respetuoso con el dolor de los demás.

      Mi comentario iba por otro lado. Sólo quería preguntar a Jose su opinión sobre el tema de las conspiraciones y asuntos relacionados. Siempre me han interesado más las causas de los problemas que sus consecuencias, ahí es donde debe estar la solución, digo yo…

  3. Pingback: Diario De Vurgos (Burgos) » Archivo del weblog » Mentiras y video-vigilancia entre las sombras de la ciudad
  4. Pingback: Las mentiras de la agresión a Sergio (IV) « Sombras en la ciudad
  5. Pingback: Hasta una democracia « Sombras en la ciudad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s