Reflejo en la Sombra

La ciudad está inundada de niebla muy espesa mientras brilla el sol en el resto del país. El hombre del tiempo celebra esos brillos de sol invernal y se compadece de nuestra sombría situación. Nos sentimos cómodos entre sombras y sabemos cómo mantener el rumbo.

Primero una canción de Ismael Serrano, una guitarra heredera de Víctor Jara. La canción es Vine del Norte y habla de un viaje por Santiago de Chile. Una canción perfecta para cantar en la Universidad de Santiago o para susurrarla en el oído de una santiaguina. El vídeo no es el mejor pero es en el Teatro Oriente de Santiago, con todo lo que eso implica. Si quieres seguir la letra con la canción, la tienes aquí.

 

 

 

Si buscas en el diccionario “genios del humor”, sale la foto de Faemino y Cansado. Para muestra, un botón.

 

 

 

Una canción de Fort Apache, la última maqueta del Nega, miembro de Los Chikos del Maíz. Rap crudo y letras descarnadísimas. Puños rimados criticando el sistema. Comunistas. Dicen de ellos mismos que son “rojos como la regla de tu hermana”. No hay vídeo porque la letra es muy pesada y hay que digerirla.

 

 

 

Benjamín Prado le lee un soneto a su compadre Joaquín Sabina que le escribió cuando éste estaba deprimido, atravesando su particular nube negra.

A mi hermano Joaquín para que no se olvide.

Una noche, Joaquín tuvo el acierto
de esquivar el puñal de la gran dama.
Hoy siente que es un pájaro sin rama,
un Nilo que ha acabado en el Mar Muerto.

Se siente un buzo azul atado a un puerto
y necesita cosas que no ama,
vértigos sin abismos, luz sin llama,
miedo sin lobos, huellas sin desierto.

Yo he venido a decir que te equivocas,
que aún es brillante todo lo que tocas,
que aún puedes transformar la arena en oro.

Tu sabes que la vida, igual que el arte,
si no está en ti, no está en ninguna parte,
lo que importa es la isla, no el tesoro.

 

 

 

La primera vez que vibran las cuerdas de la guitarra ya sabes que es Compay Segundo. Recordar su tumba en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, recordar el mar Caribe embistiendo contra el malecón de La Habana, recordar aquel ron, aquellos habanos, aquella gente, aquellas caderas,… Si me dejáis, algún día os hablaré del viaje a Cuba.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s