Nuestras victorias están cargadas de futuro (II)

El presente. El presente nos parece titánico. Una suma de despropósitos dirigidos que nos hunden en la más grande de las frustraciones. En ese luchar y luchar para que, al final, siempre ganen los mismos. Siempre pierdan los mismos.

Un presente recorrido por el motor de la historia. Un motor que, quizá, nunca ha estado tan revolucionado como lo está ahora. En el que los pocos aspectos de nuestra vida que, todavía, no tenían dueño, están siendo puestos en venta a la fuerza. En el que, poco a poco, nos muestran el camino de la derrota final, con parada previa en la desolación total.

Es este presente el que tenemos que transformar. Sin esperar el futuro. Sin pensar en el futuro. Porque es de este presente del que tenemos que reírnos. Es a este presente, al que tenemos que enfrentar las alegrías de las luchas, la alegría de compartir la lucha. Porque el hacer juntos es lo que nos permite ser. Y porque ser, en un mundo en el que sólo se puede comprar, es la mayor de las resistencias.

No ser lo que quieren que seamos: autómatas silenciosos, tristes y aburridos. Ser rebelde, ser alegre, ser sincero, ser hablador. Porque el presente es nuestro y no suyo. Porque como dijo Allende: “La historia es nuestra. Y la hacen los pueblos”.

Porque la historia es nuestra y porque somos hombres. Hombres y mujeres que, aunque nos la estén robando, de vez en cuando, descubrimos nuestra dignidad. Dignidad que se conjuga en presente, dignidad que no espera al futuro, sino que es aquí y ahora.

Dignidad a la que temen. Dignidad que es el mayor de los desafíos a unas personas indignas. A las personas más despreciables que, desde que el mundo es mundo, ha habido sobre la faz de la tierra. Dignidad de los pueblos que recuperan su pasado (que también nos roban) y los transforman en memoria. Memoria con la que construyen otro presente. Un presente suyo, hecho con sus manos y su sudor y su sangre. Un presente del que sale un futuro que vendrá, sea como sea, pero que no se puede construir más que con los mimbres que tejemos en el presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s