Una ciudad limpia y ordenada

Nuestro insigne Ayuntamiento ha tenido a bien embridar a los ciclistas burgaleses. Basta ya de asesinos de las dos ruedas. Basta ya de psicópatas de quince años que van con sus bicis por las aceras asustando a ancianos y a ancianas indefensas que solamente quieren pasear tranquilamente por la que, entienden, es su ciudad. Pero sólo suya.

A mí esto me parece perfecto. Ya estoy cansado de las putas bicis. Vas por Gamonal y es imposible cruzar la calle sin que uno de los comeflores estos de las bicis te atropelle. Joder, es que van a toda hostia. Se cogen su bici del Decathlon, le ponen un alerón y unas llantas cutres de autorepuestos Jose y a partir la pana por Eladio Perlado. Porque ésa es otra. ¿Os habéis fijado cómo han dejado las bicis la Avenida Eladio Perlado? Todas aparcadas en doble o triple fila. Que no hay dios que ande por ahí.

Y el ruido. ¿Qué me decís del ruido? Es que uno ya no puede descansar. La gente que vive en la calle Vitoria no duerme. Bicis, bicis, bicis, bicis. A todas horas, con ese ruido característico que hacen las bicis, como de carraca oxidada. Y cuando no es una bici es peor, un gilipollas que ha trucado el tubo de escape de los patines y tiene que ir recordándonoslo a todas horas. Nada, muy bien Aparicio, a tomar por culo los ciclistas, aquí, todo cristo en coche, que eso no contamina, no estorba, no hace ruido y no mata gente.

También me he enterado gracias a los compañeros de Diario de Vurgos de que la nueva ola ordenadora del Ayuntamiento pretende poner coto a los carteles que la gente pone las calles. Pues claro. Otro acierto del Ayuntamiento. Vamos a ver, ¿qué es eso de que la gente pueda empapelar toda la ciudad con carteles? No, esto no funciona así. A ver si luego van a aparecer carteles antidemocráticos como este

¿Os imagináis las calles empapeladas con esto?

No, esto no puede ser. Gracias a Dios (sí, a Dios) nuestro excelente alcalde entiende lo que significa la libertad de expresión. La libertad de expresión es la que, como dicen en Diario de Vurgos, ejercen ellos en campaña electoral.

Pero no sólo, porque, ¿y las marquesinas de las paradas de autobús, los carteles esos sueltos por las esquinas o el cartel encima de la gasolinera Campsa en la Calle Vitoria? Pero es que estos pagan. Es que no interpretáis correctamente la idea de espacio público o de libertad de expresión. Pero tranquilos yo os la explico: la calle es del Ayuntamiento que, o bien la llena de policía, o bien la privatiza para que el que pueda pagar pueda expresar sus ideas en los lugares determinados. Ideas tan provechosas para la comunidad como el sexismo del último anuncio de colonia o el compendio de virtudes morales que desprenden las películas de Hollywood. Eso es el espacio público, que debería llamarse espacio privatizado.

Más pruebas de esto que os digo: la nueva plaza que han hecho al lado de la Catedral. Es bonita, ¿no? ¿Qué os parece la brillante idea de quitar el jardincillo aquel que había antes y sustituirlo por tres bancos incómodos? Tengo entendido que la idea primigenia del Ayuntamiento era poner unos altavoces que repitiesen, continuamente, con voz de peli de ciencia ficción: “Caminen, esta plaza no es para estar. Vayan a consumir a las tiendas de estupideces adyacentes si son de fuera y a los bares adyacentes si son de Burgos. Caminen”. No era mala idea tampoco. Le hubiera dado vidilla a la cosa.

Pero al final optaron por hacer un sitio inhóspito en el que no se pueda estar, con lo cual te dejan bien claro cual es la función primordial de las calles para este y para todos los ayuntamientos: un lugar de paso entre tiendas en el que los coches son más importantes que las personas. Ya sólo hace falta una cámara en cada esquina. Como debe ser.

Anuncios

  1. Sergio

    Mira lo del tema de las bicis es de auténtica coña. No sé cuantos años intentado convencernos de dejar el coche en casa y coger la bici, y ahora salen con estas?? Creo recordar que es el famoso Esteban, examinador del carnet de conducir, quien llevó a cabo este brillante estupidez. Tal vez es porque temía quedarse sin trabajo porque la gente empiece a preferir ir en bici. Si no no lo entiendo, de verdad.
    Y lo de los carteles también me descojono, porque yo estuve la semana pasada pegando por ahí alguno de un concierto y flipé al ver que los carteles del Hangar estaban en todas partes, marquesinas, cabinas telefonicas, paredes, etc.. qué pasa que como es del ayuntamiento ellos sí que pueden pegarlo por tada la ciudad?? menuda vergüenza!!! Está claro como funciona este ayuntamiento: a los bares de la ciudad infinidad de multas por el tema de los horarios, pero claro el Hangar puede cerrar cuando le salga de los cojones. Y con los carteles igual… JODIDA VERGÜENZA!! que prediquen con el ejemplo…

  2. Rodrigo

    No os preocupeis, el dia que un amigo de aparicio o lacalle venda bicis, ya nos obligaran a usarlas; una para diario y otra para el domingo por ser el dia del señor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s