La Historia es nuestra, y la hacen los pueblos (I)

Nota de aviso

Esto de aquí es un análisis sobre las revueltas en el mundo árabe. Una vez escrito me ha salido una cosa larguísima, así que con vuestro permiso la voy a publicar entre hoy y mañana. Esto implica que, seguramente, esta semana no haya reflejo en la Sombra. La actualidad manda.

——————————————————————————————-

Para no sentir que estuve estudiando seis años en balde y para poder construirme yo mismo una opinión sobre el tema, voy a intentar responderme a mí mismo y al que lo quiera leer una serie de preguntas sobre las revueltas en los países árabes.

Lo que he escrito aquí son mis conclusiones sobre lo que he leído del tema. No son información ni nada similar, sólo mis conclusiones. Lo hago, sobretodo, para formarme yo mismo una opinión elaborada. Todo lo que está escrito aquí está sujeto a crítica. Las fuentes de donde he sacado la información y los análisis para llegar a estas conclusiones son estas: el blog Guerraeterna, uno de los mejores blogs en castellano sobre relaciones internacionales; el blog de Ramón Lobo en el País; los documentos que ha publicado la Casa Árabe sobre el tema; Al Jazeera en inglés, la mejor manera de seguir los acontecimientos en directo; el apartado sobre el tema en Rebelión. Esto es lo que sigo diariamente. A parte de esto, lo que publica RTVE, El País, la Ser, Público y las noticias a las que te derivan.

Básicamente lo que voy a intentar es responderme a cinco preguntas:

1.- ¿Por qué sociedades que parecían estables han comenzado esta serie de revoluciones?

Para responder a esta pregunta lo primero que tenemos que tener en cuenta es que todas estas sociedades están atravesadas por lo mismo: la exclusión social. Todos estos países los forman sociedades en las que un gran número de habitantes están al margen de los procesos económicos, políticos y culturales que constituyen esa sociedad.

Esto último nos serviría quizá como marco que da sentido a la revuelta, pero no explica por qué justo ahora se revuelven. Aquí la mayoría de los análisis hablan de varias causas:

a.-Un cambio en las formas de movilización en las sociedades árabes. Según este discurso, las nuevas generaciones, a través de internet y las redes sociales, habrían encontrado un nuevo canal de comunicación no controlado por el régimen.

b.- La pirámide demográfica de estos países es muy ancha por la parte de abajo. Esto hace que existan muchos jóvenes con ciertas expectativas sobre su sociedad que ésta no satisface. Son sociedades que se construyeron políticamente hace 30 o 40 años, por lo tanto, las nuevas generaciones, pongamos, menores de 30 años, han estado siempre excluidas. Y ellos son la mayoría. Además gran parte de esta población tiene formación universitaria o, por lo menos, mayor formación que sus padres, por lo tanto mayores expectativas. Esto unido a que son la generación conectada a internet y, por lo tanto, la que más conectada está a fuentes de información alternativa, hace de ellos el (principal no el único) sujeto de la revolución, como parece que apuntan las noticias.

c.- Al igual que en el resto del planeta, la crisis está haciendo más dura la vida de todo el mundo excepto de los banqueros. La subida del precio de los alimentos o la escasez de los mismos, unido a lo obsceno que resultan las diferencias sociales entre los líderes del régimen y la mayoría de la población (y la consciencia que la población va adquiriendo sobre esto) aumentan la indignación, necesaria para una revuelta.

d.- La crisis de los relatos legitimadores del régimen. Ya no hay una guerra ni una revolución que mantenga a la gente unida a su líder.

e.- La inercia. Si analizamos la mayor parte de las revoluciones históricas hay un alto componente de espontaneidad e inercia. La mayor parte de la gente que ha participado en una revuelta no lo ha hecho movilizado por un partido ni un movimiento concreto. No lo hace por nada en concreto, sino por cosas muy básicas como que se vaya Mubarak o que se vaya Gadafi. Se moviliza por empatía e indignación. Si tú ves a tus vecinos con los mismos problemas que tú y que están saliendo a la calle a protestar por algo, indignados, es muy posible que también te movilices, sin necesitad de cumplir ningún tipo de condiciones objetivas o subjetivas.

f.- Por último no debemos sobreestimar nuestra propia capacidad para comprender este tipo de hechos. Las ciencias sociales analizan fenómenos que ya han ocurrido, no que ocurren. No tienen mucha capacidad para preveer las cosas y se equivocan continuamente. Esto es así porque estamos hablando de actos humanos que tienen un componente irracional e ininteligible muy grande.

2.- ¿Qué podemos esperar en los países que logren derrocar a sus dictadores a partir de ahora?

Como acabo de apuntar no tenemos capacidad suficiente para saber qué va a pasar. No la tenemos. Aquí me limitaré a agrupar los análisis que he leído en democraoptimistas / democrapresimistas. Los análisis que nos hablan de que todo se va a convertir en Irán porque los musulmanes no valen para otra cosa y lo mejor es que Israel les controle a todos les voy a dejar de lado.

Democraoptimistas

Según estos análisis, provenientes de los sectores más progresistas de nuestra sociedad, las sociedades árabes han emprendido el camino de la libertad y la democracia y se han levantado en contra de la tiranía. Como consecuencia lo que vamos a encontrar son estados democráticos y justos donde antes había tiranías y sátrapas.

Demopesimistas

Para estos, aunque sería deseable que se convirtiesen en democracias justas y libres, estas dictaduras están sostenidas sobre instituciones (militares, policía, jueces, etc) que no es tan sencillo cambiar y que, por lo tanto, van a permanecer, sin grandes cambios.

Yo, repito, no lo sé, y nada de lo que he leído sobre el tema me convence sobre una cosa ni sobre la contraria. Tenemos que tener en cuenta que lo que ocurra depende de varias variables: la capacidad de resistencia de los pueblos para aguantar represión y violencia; la capacidad de las personas que están actualmente en el poder en los regímenes árabes para reciclarse en demócratas de toda la vida; la capacidad de las distintas organizaciones sociales árabes (islamistas, comunistas, democráticas) para terminar liderando la protesta (en Irán en el 79 los Ayatola terminaron liderando una protesta que no era sólo suya); la CIA, es decir, los intereses occidentales y su capacidad para influir en los nuevos regímenes.

El mayor cambio que se va a producir esté seguramente en mucha gente que ha visto, por primera vez, que luchando se consiguen cosas. El día que cayó Mubarak, en las entrevistas en directo que hacían a las personas que estaban en Tahrir, esto se podía palpar.

 

Y mañana:

3.- ¿Cuál es el papel de los gobiernos occidentales (EEUU y UE) en el mantenimiento de esos regímenes y qué pueden y deben hacer ahora?

4.- ¿Cuáles son las consecuencias de estas revoluciones en el “orden mundial”?

5.- Desde un punto de vista radicalmente de izquierdas y solidario con cualquier pueblo del mundo que luche por su libertad, ¿qué puedo hacer?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s