La economía machista (II)

Debemos aspirar a otra economía porque excluye a las mujeres, pero no sólo a las mujeres. Medir el crecimiento de la economía de un país a través del crecimiento del PIB es un error que se ha señalado en numerosas ocasiones. Pero hoy no quiero hablar de economía, otro día hablaremos de economía y de toda la mierda que nos hace tragar el capitalismo. Hoy es 8 de marzo y el sol ilumina los rincones de la ciudad. Ilumina el mundo para guiar el paso de las mujeres valientes, de las mujeres brillantes y revolucionarias.

Hoy el sol ilumina a Luzmila que lleva dos años trabajando en un club de carretera. Vino de Brasil engañada soñando una Europa de oportunidades y bienestar y se topó con la espalda de un sistema hipócrita y decadente. El sol despierta el sueño de Mirta que dejó el Cono Sur en busca del dinero que abriese las puertas de las oportunidades a sus hijos. Mirta se deja el alma y la espalda en una residencia de ancianos, pero mira a la vida de frente. Con cada euro que envía a sus hijos se carga de razón y de futuro.

Este sol también es de Sonia que lleva desde las seis de la mañana en una nave de un polígono industrial. Sonia comparte trabajo y carcajadas con sus compañeros y compañeras haciendo que la vida no sea tan cuesta arriba. Natalia se ha quedado sin paro hace unos meses y ha visto cómo se ha estrechado su horizonte, pero se ha aliado con el sol primaveral para dar la vuelta a esta puta racha que la tiene frita.

Mari Carmen tiene 69 años, pero nadie lo diría al ver el reflejo del sol en sus ojos cuando mira a sus nietos. Se encarga de ellos todas las tardes para que su hija pueda completar su jornada de trabajo. Tamara salta del autobús y entra a la facultad pisando una alfombra de rayos de sol. Lleva la mochila cargada de libros y de sueños.

El sol limpio de hoy es de todas ellas y de ti también y de mi madre y de la tuya y de las abuelas. La luz de hoy es vuestra por toda la luz que nos devolvéis el resto del año. Si no os tienen en cuenta los economistas, ellos se lo pierden. El sol y yo tenemos muy claro que, sin todas vosotras, nada de esto tendría sentido.

  1. JOSE

    GRAN RAZON TIENES.
    POR MUCHO QUE DISCUTAMOS CON ELLAS,QUE A VECES NO LAS ENTENDAMOS…SIEMPRE ESTAN AHI ESPERANDONOS PARA REGALARNOS UNA SONRISA,UNA CARICIA O ESPERANDONOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS PARA CUIDAR EN MUCHAS DE LAS VECES MEJOR QUE NOSOTROS A NUESTROS HIJOS COMO LA “MARI CARMEN” DE TU ESCRITO.
    DE VEZ ENCUANDO,UN EJERCICIO DE MEMORIA NO NOS VENDRIA MAL,PARA PODER VALORAR TODO LO BUENO QUE TENEMOS AL LADO Y QUE POR LAS PRISAS,EL ESTRES O TODO LO QUE EN ESTE MUNDO PRODUCIMOS PARA QUE NOS PREOCUPEN OTRAS COSAS,EN REALIDAD NO NOS DEJAN VER LO IMPORTANTE….ELLAS.

    • marcos

      Las prisas y el vértigo que nos impone esta vida actual nos impide, en ocasiones, pararnos a reflexionar sobre lo más importante de la vida y ellas, como bien dices, son el núcleo de todo eso.

  2. Pingback: Reflejo en la Sombras: Efemérides « Sombras en la ciudad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s