Contaminación (II)

Dos miembros de la empresa de limpieza Aire Puro acaban de llegar a España. Van a desinfectar todos los ambientes contaminados que se encuentren en el país. Para ello recorrerán todos los ámbitos de la sociedad en busca de partículas infectadas y perniciosas.

Comienzan en un juzgado pero, en cuanto ponen un pie en el edificio, los niveles de franquismo se elevan hasta niveles 1.000 veces por encima de lo recomendable para una democracia. En todos los tribunales que investigan se encuentran el mismo problema. Incluso en la Audiencia Nacional les salta la alarma de “Tribunal Político”. Llegados a este punto, los dos operarios se miran y abandonan los juzgados sin dar crédito a lo que están observando.

En la política no encuentran muchas diferencias. El Congreso de los Diputados les da unos niveles de franquismo 500 veces por encima de lo permitido para cualquier ciudadano europeo. La oligarquía política tampoco escapa de esa contaminación que lo cubre todo de un ambiente viscoso e irrespirable. Detectan un partido con más de diez millones de votantes que alcanza cotas de hecatombe dictatorial.

Después de comprobar los elevadísimos niveles de contaminación deciden dirigirse hacia una escuela financiada con fondos públicos. La realidad les vuelve a escupir un panorama desolador. Los libros de texto, las reformas educativas y el profesorado registran una contaminación de franquismo muy por encima de los datos que deberían arrojar después de más de 35 años de aquella catástrofe. Finalmente, huyen del colegio porque observan niveles dañinos para la salud democrática al acercar el detector a un crucifijo que corona el aula.

Lo mismo les ocurre con los medios de comunicación. Incluso entre los ciudadanos toman nota de registros desconcertantes. Una señora que dice ser progresista y que nunca ha votado a la derecha tiene una contaminación franquista notablemente por encima de lo permitido por la Organización Mundial para la Salud Democrática.

Los dos limpiadores no dan crédito a los datos que les ofrecen los detectores, por lo que comienzan una investigación para encontrar el origen de estos brotes franquistas que no permiten un ambiente respirable en la sociedad española. Tras varios meses de investigación vuelven a su país de origen con las dos causas principales que generan estas atmósferas tan asfixiantes. El primer tema de la tesis se titula: FRANCISCO FRANCO: “TODO QUEDA ATADO Y BIEN ATADO”. Y el segundo y último tema de la investigación tiene por título: SACROSANTA TRANSICIÓN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s