Un archienemigo menos (II)

La primera potencia mundial, el país de la libertad, el territorio de las oportunidades y del sueño americano, el paradigma de la abundancia obesa, el paraíso del capitalismo aplica principios jurídicos propios de la Edad Antigua y de la Edad Media. Obama se ha sacado de la manga la antiquísima Ley del Talión para ajusticiar a Bin Laden a través del siempre pedagógico “ojo por ojo, diente por diente”.

EEUU ha asesinado a Osama Bin Laden extrajudicialmente mediante un acto evidente de terrorismo de estado. ¿Dónde están todos esos políticos occidentales que se llenan la boca cada día con las palabras Estado de Derecho? Os diré donde están. Felicitando a un Nobel de la Paz que va dejando un sospechoso rastro de sangre. ¿También Zapatero? ¿El que respetaba las normas del Derecho Internacional? ¿Zapatero el pacifista? ¿El que trajo a las tropas españolas de Irak? También. Del PP ni hablamos.

Lo triste del asunto es ver cómo cientos de norteamericanos se echan a las calles a celebrarlo. ¿A celebrar qué? ¿Que el mayor terrorista del planeta sigue viviendo en la Casa Blanca? Como no podía ser de otra forma, la popularidad de Obama está por las nubes. Pensaba centrar mis críticas en una clase dirigente que no respeta las normas que ella misma dicta, pero viendo la ciudadanía que les sustenta, quizás tengamos lo que nos merecemos.

La frase de Obama que ha llenado todos los titulares ha sido: “Hoy el mundo es más seguro”. Para a continuación elevar los niveles de alerta terrorista. Con tanto júbilo, pensaba que muerto Bin Laden, se acabaría el problema, pero el problema sigue ahí. Entonces, ¿para qué tanta celebración y tantas felicitaciones?

Si la Ley del Talión es de ida y vuelta, podría un grupo de Al Qaeda asesinar a Obama para después tirarle al mar y que cientos de personas lo celebrasen en países como Afganistán o Irak. ¿Nos deberíamos entonces indignar? O como señala la inteligente reflexión del profesor Juan Carlos Monedero: “Si la violencia viene de un lado es terrorismo, cobardía, vesania. Si viene de otro, bendita justicia y ponderado uso de la fuerza”.

  1. Lola

    No puedo estar más de acuerdo en todo. ¿Qué pasaría si a un presidente español se le hubiera ocurrido, solo ocurrido, matar a algún dirigente de ETA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s