Nosotros y nosotras

Uno de los principales problemas que tiene el movimiento 15M para hacerse entender y entenderse a sí mismo es que no se ha podido construir (es imposible en dos semanas a partir de una movilización que tiene tanto de espontáneo) un nosotros claro. De hecho, la manera de trabajar que tiene el movimiento impide la posibilidad de construir ese nosotros.

Una de las principales características que debe tener un movimiento político es un posicionamiento claro en la dicotomía amigo/enemigo. Es decir, para poder avanzar y construir algo concreto, lo primero que tenemos qué definir es quiénes somos y contra quién luchamos. Ahí está la primera tarea que, como movimiento, deberíamos empezar a discutir.

No es fácil, requiere que hagamos una reflexión colectiva de por qué estamos luchando cada uno. A partir de ahí, requiere que sigamos haciendo reflexión colectiva para determinar qué nos ha unido a todos en la lucha. Seguido de esto, y una vez que empecemos a definirnos empezaremos a construir ese nosotros tan necesario, empezaremos a construir nuestro propio análisis colectivo sobre quién somos y por qué estamos como estamos.

Alguno pensará que esto no hace falta, porque él o ella ya saben qué nos ha movilizado y por qué estamos todos juntos. Por lo tanto, hay que dejarse de reflexiones y empezar a luchar. Pero esto no está tan claro. Las asambleas están llenas de gente que lucha por cosas distintas. Feministas, anarquistas, socialistas, animalistas. Para cada uno, los mínimos son distintos. A cada uno le ha llevado a luchar algo distinto y, en consecuencia, le da importancia a algo distinto. Incluso incompatible a veces. Es por ello que, una de las claves para que todo esto no se quede en nada, es que al principio cada uno participe, únicamente, con el objetivo de descubrir qué nos une. Ahí está la clave.

Todos sabemos lo que nos ha separado todo este tiempo. Hay muchos movimientos que llevan luchando mucho tiempo. Esos movimientos, además, tienen una presencia evidente en el movimiento. Es normal y legítimo. Pero también es evidente que, desde estos movimientos, nunca se consiguió la movilización que, de una manera involuntaria, consiguió un pequeño grupo de gente que convocó una manifestación por internet y que se quedó una noche a dormir en sol. Por eso, porque existe algo incomprensible en lo que ha pasado estos días, merece la pena que empecemos por ahí. Porque de ahí va a surgir la semilla que convierta en esto un movimiento que provoque un cambio para los de abajo.

  1. pataliebre is no law

    El problema surje cuando a ese movimiento se le agrega gente que pasa de todo y lo único que quiere es comida gratis y hacer talleres de Reiki y Rastas, desvirtuando todo por lo que empezó.
    La reivindicación y lucha puede seguir, pero lo de Sol a día de hoy mi me da hasta lástima.
    Mucha gente pasa de las asmbleas a día de hoy, sobre todo porque están controladas por 4 que acaban haciendo lo que ellos quiere hasta enontrar el consenso que a ellos les interesa. No me gusta nada lo que veo…
    Pero aún así, tenemos que reventar esta mierda de sociedad y sus mecanismos opresores…

    • jose

      Esto es según cómo se mire, porque una de las premisas del movimiento ha sido precisamente que cualquiera se le podría agregar. Nunca pusimos límites, así que cada cual se ha agregado en función de su película personal, algunas de las cuales tienen que ver con el reiki y las rastas. Esto hay que verlo como un proceso de aprendizaje y coger perspectiva sobre el tema, no hay que darle más vueltas.

      Por otro lado, en lo de las Asambleas y por lo que yo he podido ver, han aparecido relativamente pocos liderazgos, y los que han aparecido ha sido más porque, como iban todos los días, tenían más información. También ha tenido mucho que ver la confusión con la noción de consenso y cierta ingenuidad con la posibilidad de que todos estemos de acuerdo sin saber antes ni cómo nos llamamos. Pero vamos, esto es un proceso de aprendizaje político muy bello y eso ya tiene valor por sí mismo.

  2. Pingback: Nosotros y nosotras (II) « Sombras en la ciudad
  3. Manuel

    Los feministas creemos que cuadra muy mal en una frase “Feministas, anarquistas, socialistas, animalistas”.

    Quizás lo veríamos más claro en una sociedad en la que la mitad de la población fuese negra, yo creo que no veríamos a los y las antirracistas como otra “ideología”.

    Porque una cosa es cómo creemos que tenemos que articular las propuestas políticas para cambiar la sociedad, y otra son las apuestas por la no discriminación y la igualdad.

    Caemos muy fácilmente en considerar el feminismo una cuestión de no consenso. No os dais cuenta de que la denostación de la igualdad de derechos y de realidades es una de las máximas de los establishment contra los que nos indignamos. Quizás si hubiésemos escuchado tantos comentarios racistas como machistas en el 15M lo veríamos más claro.

    Desde luego, se está avanzando en el 15M en visión feminista, y curiosamente lo comparten tanto comunistas, anarquistas, socialistas, animalistas, y personas que no se pondrían ningún -ista.

    • jose

      Entiendo lo que dices, pero creo que tendrías que ir más allá. En esos cuatro términos hay por los menos tres relaciones de dominación que cada grupo plantea como la fundamental (de clase, de género y de especie). Mi idea es que, antes que explicar cada grupo cuál es su lucha, deberíamos plantearnos qué nos ha traído aquí.

      Por ejemplo, si le preguntas a los anti-especistas que hay por sol, te dirán que antes que luchar contra el patriarcado hay que luchar contra el especismo, que está en el origen del resto de dominaciones. Por lo tanto, para ellos es más importante que haya alimentación vegana que el lenguaje inclusivo. No lo estoy juzgando, simplemente estoy visualizando el hecho inaudito de que personas con luchas diversas y muchas veces opuestas se hayan juntado para luchar. Éso es lo inaudito y sobre éso es sobre lo que deberíamos pensar.

      Evidentemente, cuando empecemos a caminar sabiendo quiénes somos llegará el momento para incluir todas las luchas. Y, seguramente, en ese momento empezaremos a separarnos, debido a la pluralidad de luchas y a la pluralidad de objetivos. En ese momento, y en lo que a mí respecta, la lucha contra el patriarcado será fundamental.

      Pero, por ejemplo, aquí en Madrid hay grupos de trabajo específicos sobre medio ambiente. El grupo de medio ambiente está lleno de personas que pertenecen a las organizaciones ecologistas punteras de España. En esos grupos, esas personas, se pasan horas escuchando opiniones y propuestas de otras personas que nunca habían militado y que tienen muy poco trabajo previo. Ver a personas que han escrito libros sobre ciertos temas y que tienen una posición clara y definida y perfectamente argumentada escuchar a cualquiera hablar de esos temas sin pretender dar lecciones de nada (aunque podrían darlas) requiere un nivel de humildad que es clave para hacer de esto algo duradero.

      Es ahora donde creo que, por un momento, deberíamos dejar nuestras luchas previas para escuchar a los que nunca han luchado y preguntarles por qué ahora se han puesto a luchar. De ahí llegarán los cambios reales.

  4. Manuel

    Tu argumento tiene una falacia: mientras que tras tres días había muchas personas que creían que había un machismo inasumible, ninguna animalista lo había planteado. Y mientras que hay otras cuestiones que las personas en las plazas se pueden cuestionar (también soy ecologista, y entiendo que hay cuestiones que pueden no ser de consenso) que tiene que haber igualdad de oportunidades y realidades entre sexos no ha sido rebatido por ninguna ideología. De hecho, todo lo que hemos planteado la gente que estamos por la igualdad, ha sido asumido sin ningún problema. Todo el mundo ha entendido que ese machirulismo es algo a combatir.

    Estoy de acuerdo en que escuchar a quien no opina igual es fundamental: pero quien argumenta contra la igualdad de las personas por cuestiones de sexo, ha de ser rebatido con argumentos que todo el mundo puede entender. Si alguien entiende que la igualdad de sexos o la igualdad de etnias es algo que diferencia, tiene una enfermedad al menos: xenofobia o machismo.

    Por lo que veo, el silogismo con la discriminación racial no lo has tocado… por lo que denoto que te vendría muy bien una formación en género que doy por hecho que no tienes. Ponerse unas gafas violetas viene muy bien, especialmente a los hombres.

    • marcos

      No conozco a ningún hombre tan feminista como jose. Con ese discurso en vez de convencer a gente, creo que causas rechazo, cosa que no creo que te interese. En la vida se puede ser de todo menos “pesao”.

    • jose

      El silogismo entre racismo y machismo no lo he tocado porque no he expresado mi opinión en toda la respuesta, pero si es lo que quieres la expreso:

      Para empezar aclaremos que no hay un sólo feminismo. Si tú te quedas en que el feminismo es apelar a la igualdad entre hombres y mujeres como lo puede hacer Rajoy y ponerlo en todas las declaraciones muy bien por ti, seguramente todo el mundo esté de acuerdo y nadie lo cuestione. Pero mi feminismo va un poco más allá. Yo pienso, como Angela Davis, que “el feminismo eficaz tiene que luchar contra la homofobia, la explotación de clase, raza y género, el capitalismo y el imperialismo”

      Como ves empezamos a meter más dominaciones que están vinculadas. Si yo me pusiera crítico y participase desde mi punto de vista político en este movimiento me habría pirado en cuanto en Madrid arrancaron una pancarta que ponía que la Revolución será feminista o no será o cuando veo que este puñetero movimiento no hace ni una referencia a la clase social. Porque no la hace. Pero aquí sigo.

      Aquí en Madrid, dentro de la asamblea de feminismos, hubo una escisión, y la peña queer se salió y creó su propia asamblea transmaricabolloqueer. Yo, si tuviera que tomar partido “teórico”, sería totalmente queer. Pero claro, me parece que no es el momento para ponerme a plantearle a la gente que pasa por ahí que están equivocados, que la idea de hombre y mujer es una construcción social que ha moldeado nuestro cuerpo y que, como tal, podemos “políticamente” cambiarla. Tampoco me parece el momento para explicarle a la gente que eso de homosexual o heterosexual es una construcción que no tiene más de 150 años y que la heteronormatividad es una pantomima. Y mira que en Burgos se puede intentar aprovechar a Beatriz Preciado cuando venga a visitar a sus padres.

      Pero no lo veo, no veo que sea el momento para que empiece a hablar de mi feminismo, igual que no encuentro el momento para hablar de cómo creo que podríamos generar antagonismo desde un punto de vista de clase, igual que todavía no ha llegado el momento para cuestionar un movimiento hecho casi en exclusiva por españoles en una sociedad de tantos colores y visiones como la nuestra (porque, no te engañes, no hay comentarios racistas porque no hay casi negros o latinos o árabes que se presenten y reivindiquen su negritud y latinidad).

      En fin, probablemente esté equivocado, y nos estamos pasando con la búsqueda de inclusividad. Pero yo sigo perplejo por la cantidad de gente que se movilizó la primera semana y, antes de plantear mis opiniones políticas, prefiero escuchar las de los demás para ver por qué, antes de esto, no éramos capaces de movilizar tanto.

      Sin más, seguramente estemos en una trinchera parecida, así que no le veo el fuste a seguir debatiendo sobre esto. No voy a volver a contestarte.

  5. Manuel

    Desde luego, con una visión de lucha de clases y queer, estamos en la misma trinchera.

    Quizás he planteado la cuestión de una forma muy localista-burgalesa. Al menos en Burgos, hubo tal cantidad de machismo que muchas personas vimos que era necesario intervenir de alguna manera. Lo hicimos mediante un taller y una reflexión conjunta de la cuestión. Se acordó no invisibilizar a las mujeres en escritos o pancartas, no utilizar expresiones machistas, etc. No me parece poco. Desde luego, han sido consensos absolutos en la asamblea de Burgos, a lo que no se ha opuesto nadie. Por eso criticaba que se plantease en el artículo como una cuestión de disenso.

    Es cierto que aún continúan algunas cuestiones homófobas… habrá que trabajarlo.

    Yo tengo mi ideología respecto a las transformaciones sociales, bastante marcada, y en esa cuestión transijo mucho, creo que es en lo que hay que avanzar más lentamente.

    Pero en las cuestiones discriminatorias no. Aunque pudiese entender que la no lucha de clases es otra discriminación. No se puede comenzar un movimiento abierto e inclusivo desde la discriminación.

    Ójala hubiese en el 15M un colectivo magrebí, chino, negro o latino importante. Si hubiese habido xenofobia del tipo que hubiese sido, creo que habría sido el primer tema a tratar.

    ¿Cómo vamos a construir un movimiento que transforme la sociedad si partimos desde discriminaciones que ya penaliza nuestra retrógrada legislación? ¿Criticamos el modelo actual, y partimos de su peor cara?

    Estando bastante de acuerdo con el sentido general del post, y de los comentarios posteriores, no me cuadraba el feminismo entre esas ideologías excluyentes o limitadoras del consenso.

    Por último: estoy seguro de que ha habido pancartas que te han cuadrado menos que “la revolución será feminista o no será”😉

    • jose

      Que estamos en la misma trinchera es evidente. Y yo hablo desde mi punto de vista, que no es más legítimo ni menos que el de los demás. Yo también creo que el antipatriarcado es una lucha que está ahí y también entiendo la necesidad de visibilizar los feminismos (que son muchos y contradictorios entre sí).

      Lo que me refiero es que esto es una lucha nueva y muchas veces, mucha gente, antes de preguntar al de delante qué ha venido a hacer a la acampada, se ha puesto a contarle su lucha particular. Que son muy legítimas evidentemente. Pero, al principio (porque estamos al principio), antes que empezar a consensuar mínimos o máximos o formas de lucha o lo que sea, joder, construyamos un sujeto colectivo (y lo nombramos en femenino), pero pongámonos a construirlo. Sino, la capacidad de movilización que demostró ese sujeto colectivo (que es inherente pero no llegamos a comprender) se va a esfumar.

      Y claro que hay mil carteles que cuadran mucho menos. Esto está lleno de conspiranoicos que te vienen a contar la verdad soy la muerte de Manolete y les dejamos poner su cartel. Así que tú me dirás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s