Crueldad (II)

El Toro de la Vega es una celebración cruel, una celebración obscena, una celebración innecesaria. No entiendo por qué una fiesta tiene que acabar con un toro desangrado en una dehesa por una turba enfurecida. Las dehesas a las afueras de los pueblos pueden utilizarse al amanecer para actividades mucho más reconfortantes.

Compartiendo tu opinión en lo referente al salvajismo que observamos en numerosas fiestas, creo que hay que puntualizar una serie de cosas que has señalado en tu post y en absoluto comparto:

1. No entiendo que mezcles el Toro de la Vega con el trato que da el hombre a los animales para su alimentación, deleznables en gran medida por cierto. Otro día podemos hablar de las salvajadas que se cometen todos los días en granjas cercanas a nuestras viviendas o cómo se producen los huevos que nos comemos todos los días, pero creo que son dos asuntos que están en diferentes planos.

2. En la naturaleza sí que existe el asesinato por diversión. Cuando un zorro entra a un corral, es posible que se lleve una gallina, pero antes se pasa a todas por el filo de su afilada sonrisa.

3. Los toros, como ejemplo de animales herbívoros, no se limitan a pacer. Los toros mantienen enconadas contiendas entre ellos por la hegemonía dentro del grupo o por tener el dominio de las zonas en las que brota la hierba más verde o el agua más clara. Los toros pueden llegar a matar y su bravura genética les diferencia de otra especies similares.

4. El toro, cuando está a punto de morir, no busca la salida de la plaza. Se acerca a las tablas para permanecer de pie ocultando su debilidad a través de su bravura y desde luego que, en función de la sensibilidad de cada uno, puede resultar doloroso ver morir a un toro.

En cuanto a las corridas de toros (eludiendo la coña fácil) no estoy ni a favor ni en contra. Me parece un tema muy en segundo plano lo de preocuparnos mucho de los animales cuando tenemos tantos frentes abiertos entre las personas. Será difícil verme en una manifestación antitaurina, igual de difícil que verme en una plaza de toros. Pero permíteme que, desde mi paletismo, pueblerinismo cerril, catetismo, elitismo progre, crueldad, inmoralidad y demás insultos, observe notables diferencias entre lo que hace José Tomás en una plaza y el Toro de la Vega.

    • marcos

      Según el diccionario de la RAE la primera acepción de deleznable es: “despreciable, de poco valor”. Quería utilizar la palabra en ese sentido, aunque probablemente no haya estado muy certero en la elección del adjetivo, quizá con “vergonzosas” hubiese sido más nítida la intención que quería darle al texto. Muchas gracias por la corrección.
      En cuanto a que mi concepto de justicia es absolutamente antropocéntrico, no puedo más que darte la razón. La concepción antropocéntrica de la vida impregna muchas de mis ideas. Un abrazo.

  1. Guest

    ¡Curioso! Te parece cruel torturar a un animal, pero enlazas a gentuza que defiende a los socios de los asesinos de personas. ¡Se te ve el plumero!

    • marcos

      Supongo que lo dirás por los presos políticos en Euskadi. Lo hago para denunciar una situación de excepción que evidencia las contradicciones de los que se llenan la boca con democracia y libertad de expresión. No comparto las ideas de Arnaldo Otegi, pero si viviésemos en un régimen verdaderamente democrático, una persona como él nunca estaría en la cárcel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s