Reflexiones sobre el 15M

Tras más de cuatro meses desde que empezó la Revolución, se pueden hacer varias reflexiones:

  1. Cualquier movimiento social que aspire a transformar la sociedad debe adquirir una forma similar a la del 15M. Debe constituirse en red, con mecanismos de participación inclusivos y horizontales y debe actuar con la mayor transparencia posible. Además, debe rotar continuamente en las caras visibles y huir de la personalización de los liderazgos.
  2. A pesar de haberse convertido en un actor político, el 15M, en general, no está consiguiendo tener una agenda propia, sino que responde a los acontecimientos políticos que van creando otros actores, desde el Estado hasta la Iglesia. Aunque es evidente que es necesario resistir, una política meramente reactiva puede ser un peligro ya que produce muchísimo desgaste ir “derrota tras derrota”.
  3. Probablemente, el mayor acierto del 15M, entendido en un sentido amplio, haya sido visibilizar una lucha que, aún siendo previa, ha adquirido mayor dimensión. Se trata del problema de los desahucios. Es una acierto porque implica poner el foco en el conflicto clave del capitalismo contemporáneo autóctono: la financiarización de la economía y de nuestras vidas endeudadas.
  4. Las formas de represión del movimiento están variando. Si en un principio existió cierta tolerancia, se ha pasado por una fase de represión típica (violencia policial) que no ha dado sus frutos, fundamentalmente porque el 15M ha asumido la no violencia como un elemento esencial de actuación política  y porque en los momentos clave hemos podido hacer visible la violencia policial hasta deslegitimarla. Estamos entrando en un cambio de estrategia en el que las formas de represión tenderán a ser más sutiles, a través de multas y de la movilización del aparato judicial o de ordenanzas cívicas.
  5. Es muy complicado definir el 15M. Es desde un acontecimiento político construido mediáticamente hasta un movimiento social. Está claro que no podremos comprenderlo hasta dentro de unos años. Lo que creo que se puede afirmar es que, de alguna manera, ha supuesto un punto de inflexión en la reorganización de la lucha contra la hegemonía cultural de las clases dominantes. Aunque sigan por una temporada empobreciendo nuestras vidas, el 15M ha sido el símbolo de que las clases populares están inquietas. Esperemos que este sea el comienzo de su pesadilla.

  1. jose

    La horizontalidad implica que se acabó el tiempo de las vanguardias, de los mesías, de los lenins… Se acabó el tiempo en que “el partido” decide. El modo de organización va a ser mucho más flexible, mucho más participativo y mucho más horizontal.

    Y la razón no es porque esta forma de organización sea mejor ni peor, sino porque el “desarrollo de las fuerzas productivas”, vamos, el capitalismo de hoy en día, la sociedad en que nos socializamos, se organiza así.

  2. ERI

    No te lo crees ni tu que algo absolutamente horizontal, sin vanguardias, lideres y pacifista vaya a derrocar el actual sistema capitalista… De todas maneras soñar es muy bonito y confiar en la bondad del ser humano también. Yo cuando duermo también soy anarquista amigo Jose, pero luego suena el despertador, abro los ojos y me doy cuenta que un sistema horizontal en el que todo se decida por mayoría absoluta ES TOTAL Y ABSOLUTAMENTE INVIABLE… por lo menos en este estadío de la evolución humana.

    Eso si… viva la horizontalidad, Bakunin, Rudolf Rocker y la bandera negra de la libertad camarada.

  3. jose

    ERI, ¿dónde me he puesto yo anarquista? Deja de pensar con esas categorías que así no se entiende nada. Yo simplemente digo que las formas de organización clásicas no van a servir para transformar la sociedad. Cuando digo horizontalidad me refiero a organizaciones que se constituyan en red, que cada nodo de la red (colectivos, individuos) tenga mucha autonomía para operar políticamente y nunca deje de tener un poco de “potencia constituyente”, es decir, que siempre tenga un punto de innovación, de creación de nuevas formas de vida y de realidad. Eso, no es porque a mí me guste más o menos, eso es porque así es como funciona el núcleo de la acumulación capitalista, a través de redes mucho más difusas que escapan al control de los estados.

    En cuanto a la violencia. La violencia existe, está ahí, recibimos palos, el sistema afecta a nuestros cuerpos, nos deja ciegos por tener que estar en frente de un ordenador muchas horas, provoca la muerte por inanición… No se trata de que veamos la violencia como algo necesario para “derrocar el capitalismo” (habría que explicar qué quieres decir con eso) ni como algo no necesario, la violencia estará siempre en nuestra sociedad porque es una forma de relación social. Simplemente. La organización que “derroque el capitalismo” no va a “derrocar la violencia”, así que discusiones bizantinas sobre si tenemos que usar la violencia o no ahora mismo son absurdas. Lo que se trata es de visualizar todas las formas de violencia para empezar a llamar a todo violencia, entonces, quizá, conseguimos empezar a deslegitimar su violencia y a legitimar la nuestra, si la producimos. Pero esto es una batalla cultural, sobre las interpretaciones de la violencia, no sobre la violencia en sí misma.

    Y ya a lo de la bondad o maldad del ser humano y sobre los estadíos de la evolución no voy a contestar porque lo primero no tiene que ver con lo que yo he dicho y lo segundo es una chorrada del siglo XIX.

  4. Ramón

    Si bien es cierto que participo en el movimiento del 15M, confieso que con más dudas que certezas sobre lo acertada de esta decisión, nunca me atrevería a calificar a este de revolucionario (me tomo la licencia de quitar la R mayúscula). A pesar de lo insólito que resulte en Burgos asaltar las plazas y calles con tanto desparpajo. Soy poco amigo de citar a Marx, salvo para criticarle, pero he de confesar que, en los momentos en que consigo tomar distancia de la vorágine de los acontecimientos, me pregunto si no volverá a hacerse válida aquella lectura que él ya supo, muy agudamente, hacer de los hechos en la historia:

    “Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se producen, como si dijéramos dos veces. Pero se le olvidó agregar: una vez como tragedia y otra vez como farsa”

    Junto a este punto me interrogo sobre si no estaremos ante un remake grotesco de lo que fue el movimiento asambleario y autónomo de los anos ´60 y ´70 en el Estado español. Es cierto que la crisis presente se plantea en términos que parecen mucho más profundos que la de aquellos años, pero también lo es que el actual movimiento del 15M es mucho más ingenuo de lo que fue aquel último rescoldo del movimiento obrero, y que la sociedad, en general, está terriblemente mucho más descompuesta.

    Sin embargo, en una realidad tan heladora, los clavos ardiendo casi templan. Tanto la aceptación de la horizontalidad como única vía de organización, como el cuestionamiento de la legalidad como un límite insalvable, son al menos dos apoyos donde poder pivotar en un panorama tan desolador.
    En cuanto a la horizontalidad, a estas alturas del cuento, lo incrédulo sería más bien pensar que una transformación radical de lo existente pueda venir de la mano de una relación basada en la dominación, en la jerarquía. Todas las grandes lecciones en positivo de los diferentes procesos revolucionarios, o tan siquiera históricos, han surgido desde la construcción de relaciones comunitarias horizontales y solidarias. Y por favor, que nadie levante el dedo para hablar de Cuba o del muro de Berlín, que nos ahorre el bochorno.

    Sin pasar por alto los enormes handicaps que presenta un movimiento real como este (es tan desalentadoramente fácil para los vendedores de mercachifles hacer sus negocios entre una inmensa mayoría formada políticamente al calor de la televisión), la asamblea es el único camino posible para por lo menos no cerrar la puerta a futuras propuestas más prometedoras de las que hasta ahora se están poniendo sobre la mesa.
    De todas formas no tengo la impresión de que la forma de funcionar se este poniendo en cuestión, por mucho que a unos cuantos les gustase reproducir aquí los viejos esquemas del ordeno y mando con los que tan cómodos se encuentran en sus capillas particulares y con los que poder pasar del rollo ese del aprendizaje colectivo.

    Como tampoco se está cuestionando aspectos que yo sí considero fundamentales y son alimento de mis dudas: al igual que el movimiento obrero se ha descubierto como un factor de modernización de capitalismo en la extinta sociedad de clases, ¿no sucederá lo mismo con el movimiento del 15M y su vano de ciudadanismo (monstruosidad ideológica allá donde las haya) en la sociedad de masas?

    Con esta pregunta colgada en el aire (eléctrico del ciberespacio) cierro un comentario en él que me ha sido difícil no extenderme.

    PD: Aunque es muy interesante, y daría para hablar largo y tendido, el hecho cierto de la recuperación por el Capital de la horizontalidad (incluso de la autonomía) para aspectos de su gestión y supervivencia, no es un argumento para apostar por este tipo de organización a la hora de combatirlo. Incluso antes de que esto ocurriese, para amplios sectores revolucionarios, su posición al respecto era clara. Además, José, quisiera remarcar que la forma de reproducción social actual es el Capital, el valor, que si bien encuentra su medio ambiente ideal en la democracia (de aquí lo absurdo de pedir más democracia), estructura la sociedad en relaciones de poder, en jerarquías.

    PD:No soy ningún fan de la (in)comunicación electrónica, lo cual no me resta ánimos que daros para que continuéis con esta página;…….. y a ti Eric, permíteme que dude que seas anarquista tan siquiera en sueños.

  5. ERI

    Las asambleas se han manifestado como un absoluto caos de propuestas salidas de tono, comentarios vanos e ilusos, reiteraciones de puntos absurdos que impedían el avance hacia el tratamiento de temas de capital importancia… Y lo más importante es que no han supuesto más que un rodillo que ha ido aplastando ideas y llevándose por delante a mucha gente válida y con ilusiones vetándolas directa o indirectamente de su participación en la supuesta horizontalidad. Resultado, la reducción a la mínima expresión de aquellas grandes manifestaciones de personas que salieron a la calle hace pocos meses.

    ¿Horizontalidad? por supuesto, horizontalidad ante la ley, la justicia, el reparto de las riquezas, la educación, la sanidad… pero yo pienso y a las pruebas me remito, que la asamblea no es un modelo organizativo válido para una sociedad si esta supera un reducido número de individuos.

    Otro punto que se podría atacar en tu discurso es donde dices que el capital se alimenta de la democracia, por tanto, es absurdo pedir más democracia. ¿Realmente el sistema capitalista se basa en una democracia? Otra cosa es que la hayan denominado como tal, pero para mi esto no pasa de ser un sistema dictatorial donde cada 4 años puedes cambiar de marioneta, eso sí, el titiritero no cambia nunca. ¿Democracia? pidamos democracia, pero una democracia radical y verdadera no esta pantomima de la que como bien dices se “alimenta” el sistema.

    En cuanto al punto en el que expresas que habría que pasar por alto o por lo menos cuestionarse “la legalidad como un límite insalvable”, nada que objetar. De hecho si esto no ocurre será que algo se está desarrollando mal. Eso si, como comentamos anteriormente en otros post quizás todavía no sea el momento de pasar ciertos límites ya que supondrían la estocada final del movimiento.

    P.D.: Anarquista ni en mis peores pesadillas, era solo una licencia narrativa.
    P.D.: por cierto Ramón es Eri no Eric (no pasa nada, la gente se suele equivocar).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s