Sal a la calle. Crea otro mundo

Desde que comenzara la crisis, los rescates bancarios han comprometido 5,3 billones de dólares de los estados europeos, esto es, más de 4 veces el gasto público en educación y sanidad de todos los países de la Unión; cada año se defraudan 165.000 millones de euros en nuestro país según el sindicato de Inspectores de Hacienda; la inversión sanitaria es de alrededor de 65.000 millones de euros al año, bastante menos de lo que supone el fraude fiscal; desde 2008, en España 350.000 hogares han sido desalojados, mientras que en España hay 3,5 millones de viviendas vacías según la Plataforma de Afectados por la Hipoteca; poco más de 150.000 superasalariados cobran lo mismo que los tres millones de trabajadores que menos ganan en España; el 40 % de los asalariados españoles cobra 850 euros o menos al mes, y el 55 % no llega a los 1.100 euros.

Estas y muchas más son las razones para manifestarnos el sábado. El sábado se convoca la primera movilización global, en la que están convocados actos en el 40% de los países del mundo. La mecha está encendida y no podemos permitir que se apague. Porque tenemos que frenar antes de llegar al abismo hacia el que nos dirigen los que controlan el mundo. En el norte de África, en Estados Unidos, en todos los rincones del mundo, la historia la tenemos que hacer nosotros porque la historia es nuestra. Tenemos que crear otro mundo.

Un mundo en el que la política no sea un chollo para enriquecerse, sino un servicio a los ciudadanos. Un mundo en el que si una persona se hace rico empobreciendo al resto del mundo vaya a la cárcel, igual que si tú y yo nos ponemos a vender carne en mal estado. Un mundo en el que la reproducción de la vida (es decir la salud, la alimentación, la educación, la cultura y el espacio en el que vivimos) esté fuera de las manos de los poderosos, de esos 737 grupos empresariales que controlan el 80% de las participaciones de más que 40.000 multinacionales que controlan el mundo. Un mundo en el que las decisiones se tomen de abajo a arriba, en el que tú puedas participar del mayor número posible de decisiones que afecten a tu vida. En el que los que manden obedezcan. En el que la autoridad o la legimitidad se consigan con respeto, sin imponérsela a nadie. Un mundo en el que todos y todas se puedan sentir incluídos porque en él caben muchos otros mundos. Un mundo en el que todo sea para todos y todas. Ese otro mundo que no sólo es posible sino necesario.

Por todo eso y para todo eso hay que manifestarse el sábado. Para que los poderosos dejen de reírse de nosotros en nuestra cara. Por todo esto hay que participar, organizarnos, luchar. Porque sólo se consigue lo imposible si no sabemos que lo es.

Anuncios

  1. Pingback: Reflejo en la Sombra: 15 de octubre « Sombras en la ciudad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s