Análisis del resultado electoral (II)

A parte de las consideraciones sobre la victoria del PP y la antidemocrática Ley Electoral, me parece interesante realizar algunos comentarios sobre el devenir político de nuestra sociedad a partir de este momento.

  1. Cosas que no cambian: como todos sabemos, el PP no nos va a sacar de la crisis. Por varias razones, primero porque las medidas de austeridad, bajada de impuestos y demás sólo sirven para agravar la crisis, como cualquiera que atienda a los hechos y no a sus dogmas sabe (y sí, todos esos expertos economistas de bancos centrales y think tanks son dogmáticos que no atienden a los hechos); segundo porque la crisis es, en primer lugar, del capitalismo global y, en lo que a nosotros nos afecta, del modo de inserción de la economía española en el capitalismo global (a través de la UE y de las peculiaridades de nuestro sistema productivo). Por lo tanto, hay cosas que se le escapan a Mariano. Y, sobretodo, en un nivel más profundo, porque a lo que asistimos es a una crisis de civilización, en todos sus aspectos, ecológica, económica, cultural y política y esto supera incluso al Estado en sí mismo.
  2. Así las cosas, el futuro político y social de España depende fundamentalmente de que ciertas decisiones políticas se tomen en Alemania. Concretamente, una de la que oiremos hablar bastante en los próximos meses: que Alemania acepte que el Banco Central Europeo emita eurobonos, o lo que es lo mismo, que la deuda no la venda cada estado por separado sino todos en conjunto, lo que haría que nosotros pagásemos menos intereses ya que nos avala Alemania. Esto, aunque parece que con muchas resistencias, es probable que termine ocurriendo. Fundamentalmente porque Alemania tiene más que perder si todo se va a la mierda (cosa probable sin eurobonos) que lo que tiene que ganar si no hay eurobonos. Si no ocurriese, se acaba el euro, probablemente la Unión Europea, entraríamos en una recesión y el gobierno del PP se iría al garete con todo el invento en dos o tres años (lo que no implica que venga algo mejor, podría ser peor ¡Arriba España!).
  3. Poniéndonos en el primer escenario, lo que probablemente haga el PP en economía sea: recortar el gasto para asumir los compromisos de reducción de déficit suicidas que tiene España; reducir los costes laborales bajo la cretina asunción de que eso hace que las empresas contraten más (sin que nadie explique qué variable hace que en algunos sitios como el País Vasco tengan tasas de desempleo europeas y en Canarias del 30% ¡CON LA MISMA LEGISLACIÓN LABORAL!); intentar inflar la burbuja inmobiliaria otra vez para generar sensación de riqueza; hacer políticas que ahonden en el endeudamiento para volver a generar la sensación de riqueza. Si al final sale adelante lo de los eurobonos y otras reformas a nivel europeo que permiten que podamos financiarnos a un 4% o 5% de interés, los bancos después de recibir un montón de dinero público acceden a dar algo de crédito y de alguna manera aumenta la demanda externa, es probable que no entremos en recesión y que disminuya un poco la tasa de desempleo (entre los 500.000 jóvenes sobradamente preparados que se van Alemania en 2012, los que se jubilen y no tengan recambio absoluto ya que se alarga el tiempo estudiando y, por lo tanto, disminuye la población activa y algún maquillaje estadístico, puede bajar un poco). Si esto ocurriese, la política económica del PP se nos vendería, otra vez, como la que nos ha sacado de la crisis. Para cinco años como mucho, porque tal y como está el capitalismo las crisis de todo tipo (con violencia incluída) van a ser cada vez más recurrentes. Y se acerca una crisis ecológica que nos vamos a cagar.
  4. Además entramos en un período de regresión social. A poco que la economía no se recupere el PP va a intentar poner en la agenda temas que generen tensión y les refuerce. El tema estrella: el conflicto vasco y la unidad nacional. Por ahí irán los tiros. Y teniendo en cuenta que es muy probable que el próximo gobierno vasco sea PNV + Amaiur y que tense la cuerda de la independencia, tendremos tema para rato.
  5. Por otro lado, conforme la crisis social se ahonde (más precariedad, más conflictividad social) el discurso neoconservador para el que todo son problemas de seguridad pública y no problemas sociales se irá haciendo hegemónico y, por lo tanto, se construirán más cárceles, habrá más policía, se endurecerán las penas y se expulsará a más migrantes.
  6. Y por último, lo que entendíamos que eran derechos sociales adquiridos e irrenunciables (sanidad, educación, etc.) serán puestos en duda a través de repago, privatización, dualidad en la educación, etc. Los discursos que justificarán esto serán por un lado el de la eficiencia y por otro el de las dos sociedades (una que trabaja y otra que vive de los que trabajan).
  7. Los puntos 3, 4, 5 y 6, partiendo de la base de que el euro se salve, lo que cada vez es menos probable. Mañana hablamos de qué ocurriría si no se salva el euro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s