Policía y revolución

A raíz de los últimos ataques a las clases populares llevados a cabo por el Gobierno, que Rajoy balbuceó la semana pasada, hemos asistido a varias concentraciones-manifestaciones de funcionarios, uno de los sectores más atacados por las últimas medidas, en el contexto del empobrecimiento generalizado de nuestras vidas para mantener los privilegios de los de arriba.

En estas acciones han aparecido miembros de la policía que se manifestaban como tales. Esto ha coincidido además, con distintos comunicados, tanto de sindicatos policiales, como de uniones de militares, que empiezan a sentir en sus carnes el expolio de nuestras vidas. En ciertos grupos de gente de los movimientos sociales que ya se venían movilizando frente al expolio, esto ha generado ciertas controversias. La tensión fundamental, como es fácil suponer, está en torno a la veracidad de estas protestas (en el sentido de que serían meramente corporativistas) y en el papel que juega la policía que hasta hace dos días se dedicaba a ésto y a esto otro.

A mí me parece un debate complejo. El Nega, cantante de los Chikos del Maíz escribió un artículo en Kaos en la Red en el que fundamentalmente nos venía a avisar, cual poseedor de la verdad revelada, de que la policía son malos per se. Si bien no va a ser este un blog en el que se defienda a la policía, sí que me parece que el análisis conviene hacerlo un poco más complejo.

Efectivamente, la policía, sobretodo por sus cuerpos de intervención, aunque no sólo, es la responsable de la mayor parte de la violencia que se produce en manifestaciones y en general en la sociedad. Esta violencia es doblemente grave, ya que se lleva a cabo en un clima de impunidad facilitado por las autoridades políticas mezclado con esa actitud chulesca que produce en la policía esta impunidad. Cualquiera que haya intentado ejercer algún derecho frente a algún policía (preguntar por qué es identificado o pedir al policía que se identifique) ha experimentado algo que va desde la risa en tu cara, pasando por una hostia, a una detención.

Policía y revolución

Pero claro, el capitalismo es una máquina que necesita acumular y en este proceso no tiene en cuenta lo que se lleva por delante.  Hasta ahora la miseria de dos tercios de la población mundial. Y ahora, en este momento, la burbuja de bienestar en la que nosotros, los de nuestra generación, hemos vivido. Y en la que también estaban los miembros de las fuerzas de seguridad, es decir la policía. Y que muchos creían defender.

De momento los bancos se van a llevar por delante a la democracia. Y con ello la función policial va a cambiar. Y la pelota se ha pasado al tejado de la policía. Son ellos los que ejecutan la violencia en nuestra sociedad. Y son ellos los que van a tener que decidir contra quién la ejecutan ahora que va a ser mayor. Es una decisión dura, difícil. Puede conllevar sanciones, desobediencia. Pero, repetimos, el mundo en que crecimos y hemos vivido hasta ahora se acaba. Para todos. Y ahora llegan las  revueltas, esa guerra de baja intensidad que ya vivimos. Y como decíamos hace tiempo, nos va a tocar tomar partido a todos.

PD, para el que tenga tiempo, recomiendo ver este programa de La Tuerka, sobre la represión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s