Necesitamos más políticos

¿Es el presidente de Goldman Sachs un político? ¿Son los tipos del IBEX-35 que periódicamente se reunen con Rajoy o con el cazador de elefantes políticos? ¿Son los profesores de universidad que construyen las teorías económicas que justifican las políticas públicas políticos? ¿Es el periodista o no periodista que escribe editoriales en un periódico para influir en las decisiones de un partido político un político?

Últimamente se oye bastante hablar de que nos sobran políticos. Ayer, el artículo más comentado en twitter fue uno que escribió un tal César Molina explicando que, en España, los políticos se habían transformado en un grupo con intereses propios interesado en el mantenimiento de las estructuras institucionales (a través de las cuales obtenían rentas) que impedirían el óptimo rendimiento de la economía y, en consecuencia, salir de la crisis. El otro día, Cospedal, menos dada a las ínfulas teóricas, propuso dejar de pagar a los diputados. Todos los días, en todos los bares, el español medio comenta, entre cerveza y cerveza, que la culpa es de los políticos y que son todos unos ladrones, y no sé qué cosa más, y lo otro…

Todo esto, además, aderezado con la exaltación del tecnócrata tipo Monti. Personas a las que se dibuja apolíticas, alejadas de esas sucias luchas partidistas y de las gilipolleces estas de la democracia, la legitimidad o el consentimiento de los gobernados.

Pero hay que decir que lo que hacen falta ahora son muchos más políticos. No nos sobran políticos, nos faltan políticos. Hace falta abrir las estructuras políticas a mucha más gente. Hace falta que cada uno de nosotros empecemos a pensar políticamente. Es decir, empecemos a ver de qué manera queremos vivir, cómo queremos relacionarnos con los demás, qué entendemos por libertad y cómo podemos asegurarla.

Porque que no nos engañen. Botín es un político. Y el director de El País es un político. Y Pedro J. es un político. Y, por supuesto, Monti y Draghi son políticos. Y Milton Friedman era un político. Y cada uno de los brokers que especula diariamente con la deuda española y determinan así la capacidad del Estado para realizar políticas públicas son políticos.

Hace falta que echemos a todos estos políticos. Nadie les ha escogido. Nadie les ha votado. Pero gobiernan mucho más que los políticos que se sientan en el parlamento. Tenemos que echarles y tenemos que ocupar sus puestos. Hace falta que democraticemos la vida. Las empresas, los medios de comunicación, las instituciones. Hace falta que nos politicemos.

El problema no es que sobren políticos. El problema es que falta democracia.

Anuncios

Un Comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s