Divisiones (II)

Habitualmente cuando se estudia el sistema de partidos español se lo caracteriza como un sistema que tiene dos tensiones o conflictos fundamentales: el eje izquierda-derecha y el eje centro-perifera. Es decir, se puede ser de izquierdas o de derechas y se puede ser nacionalista español o nacionalista periférico. En este sentido, el partido que mejor representa a España sería el PSOE, ya que tiene líderes de derecha, militantes de izquierda, nacionalistas españoles en Toledo e independentistas en Barcelona.

A la luz de estas divisiones (izquierda-derecha y centro-periferia) se puede explicar, en parte, el resultado de las elecciones catalanas de ayer.

CiU, el partido que había lanzado un órdago convocándolas y el que más se jugaba, había planteado la cuestión en función de la segunda división, para lo que construyó la narrativa “España nos roba”. Con ésto, pretendía ocultar que durante estos años de gobierno se ha posicionado muy a la derecha en la otra división, habiendo sido pionero en los recortes y en la represión criminal de la ciudadanía.

El órdago le ha salido mal. Al final, los votantes han tenido tan en cuenta una división como la otra y si bien se han posicionado en líneas generales a favor del nacionalismo catalán (Ciutadans y el PP, lo que podríamos considerar nacionalismo español del bueno, tienen sólo una quinta parte de los votos mientras que CIU+ERC+CUP más del doble) se ha producido un desplazamiento hacia la izquierda en la otra división (PP+CIU+Ciutadans, que no es enteramente de derechas, han pasado de recibir un apoyo del 56 al 50% y ERC+PSOE+ICV+CUP tienen prácticamente el mismo apoyo, habiendo subido en doce puntos desde el 2010).

Se pueden hacer muchas más lecturas, pero a mí me interesa plantear una tercera división que, hasta ahora, no se tenía en cuenta y que, cada vez más, va a ser necesaria para entender el comportamiento político-electoral del Reino de España. Podríamos llamarlo la división “transición-postransición”. Tendríamos, por una lado, a los partidos que se forman durante la transición y que han apuntalado el régimen político español durante los últimos 30 años y por el otro a los partidos que plantean la necesidad de transformar este régimen. El PP+PSOE+CIU, partidos “transición”, han pasado de obtener casi el 80% de los apoyos al 56%.

Evidentemente, el mundo de los partidos “postransición” es heterogéneo, habiendo desde nacionalistas españoles a independentistas anticapitalistas. Pero, cada vez más, tenemos que entender esta división entre “partidos del régimen” y partidos “contra el régimen” como fundamental de la política española contemporánea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s