Las elecciones vistas desde Gamonal

Pues vamos a hacer un análisis de las elecciones europeas. Voy a intentar lanzarlo desde la mirada de Gamonal, es decir, desde las maneras de ver la política local y el imaginario que rondaba en nuestras cabezas aquel enero que ganamos la batalla del bulevar. Como todos los análisis, es opinable y cuestionable, y sólo representa una posibilidad. Para eso están los comentarios.

1.- Golpe a las élites.

El bipartidismo cae. En todo el país y también en Burgos. Han perdido, atentos, 25.000 votos. 25.000 personas que en el año 2011 (las anteriores elecciones) votaron o al PP o al PSOE estas elecciones no lo han hecho. No vamos a decir si se han ido a otro partido o qué han hecho. El caso es que cada vez es más explícito que las élites gobiernan contra la mayoría.

Los días de la lucha contra el Bulevar herimos a las élites burgalesas. Y sobretodo, conforme era más evidente que ganábamos, las élites se vieron más acorraladas. No hay más que recordar a Lacalle balbuceando en la tele o a Briongos lloriqueando sin poder nombrar al capo Méndez Pozo. Ahora, el bipartidismo está roto, Rubalcaba ya ha dimitido y en el PP están bastante descompuestos.

2.- La novedad desde abajo.

Nadie esperaba que un barrio desconocido de una ciudad de provincias hiciese lo que hicimos a principios de año. Al menos nadie fuera de Gamonal. Y el caso es que lo hicimos. Estas elecciones ha pasado algo parecido. Nadie esperaba que una organización nueva, con cuatro meses, consiguiera más de un millón de votos y en Burgos se convierta en el tercer partido más importante. La referencia institucional para los de abajo y los que queremos echar a las élites es Podemos.

Por distintas razones han sabido tocar la tecla de las emociones. Al poco de empezar la lucha contra el bulevar se hacía más y más evidente que su paralización no dependía del alcalde, sino de nosotros. Y esa es la emoción que, en parte, Podemos ha recuperado. No depende de ellos, depende de nosotros. Ese es el tipo de emoción a la que apela Pablo Iglesias cuando dice en la tele que Floriano (uno del PP) hace bien en tener miedo.

La imagen más representativa del fin de semana.

3.- La izquierda patas arriba

Y bueno, lo que empezó en mayo de 2011 continúa con Podemos. La reconfiguración de la izquierda en España continúa. En izquierda meto también a los votantes y a la base social del PSOE (el aparato es élite y también hay que echarlos). Podemos ha demostrado que las formas de hacer política de la izquierda tienen que cambiar si quieren ganar.

IU, en un contexto totalmente favorable, no ha sido capaz de convertirse en herramienta política de las mayorías. En Burgos, se ha quedado quinta. En mi opinión, no es tanto por Podemos, sino porque tiene límites estructurales: un aparato que se ha convertido en un fin en sí mismo y  no en una herramienta para transformar la realidad y un imaginario que no les permite conectar con gente no identificada o incluso desconfiada de los mitos de la izquierda (ya sabéis, que si la bandera de la URSS, los póster del Ché, Lenin, etc).

Y en cuanto al PSOE. Es el partido sobre el que se ha construido el régimen del 78 y que ha representado, de alguna manera, a la mayoría social de este país desde ese año. Justamente lo que pretende Podemos, que las mayorías sociales de la crisis se identifiquen con ellos (de ahí la apelación a “la gente normal”). Si el proyecto político de Podemos triunfa, el PSOE va a convertirse en el Pasok griego. Y, de momento, Podemos lo está petando.

4.- ¿Podemos puede?

En el caso de Gamonal, fue el movimiento el que obligó a la institución a parar una obra injusta. Fue, genuinamente, una victoria popular. Si queremos ganar (es decir, echar y juzgar a las élites y construir un nuevo régimen político que asegure que todas las personas tenemos lo necesario para desarrollar una vida digna y autónoma y que podemos participar de las decisiones que nos afecten), necesitamos muchas victorias populares. Es decir, necesitamos una mayoría organizada (en Podemos y en muchos más sitios) y dispuesta no sólo a votar sino a ejercer el poder. Podemos no nos va a traer esta victoria popular. Pero al menos nos está haciendo soñar y creer que sí que se puede. El resto depende de nosotros.

Méndez, que sabemos que nos lees, tiembla.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s