Etiquetado: Corrupción

Objetivo: parar la obra de la Plaza de Toros

Ayer se juntaron 300 personas en la Asamblea contra la Especulación con un objetivo muy claro: que Méndez Pozo no siga saqueándonos con una nueva obra a la medida de sus beneficios. Hoy, el Alcalde ha recibido a un grupo en representación de la Asamblea. Lacalle reconoce a la Asamblea como sujeto y decide escucharlo y la única razón es que tiene miedo. Por primera vez en mucho tiempo, un alcade de Burgos tiene miedo tanto del cacique como de la gente que lucha contra el cacique.

¿Y por qué tiene miedo? Tiene miedo porque en enero le ganamos. En enero, el cacique se tuvo que quedar sin su obra y sin nuestra riqueza por la respuesta organizada de la gente de Gamonal y de todo Burgos, esa gente a la que en el Ayuntamiento nunca escuchaban y que a base de perseverancia y unidad le reventó los tímpanos. Ganamos, y antes incluso de que tomasen la decisión ya sabíamos que habíamos ganado. En enero, en una de nuestras entradas durante la lucha contra el bulevar escribíamos

Hemos parado temporalmente las obras. Hay que decirlo en primera persona porque así es. El Alcalde no manda, mandamos el barrio y la gente que diariamente se ha juntado desde las seis de la mañana para parar las obras. Por lo tanto, nosotras y nosotros hemos parado las obras, no Lacalle.

Perseverancia y unidad fue lo que hizo falta en Gamonal y lo que hace falta esta vez. Podemos parar esta obra igual que paramos la del Bulevar. Esa debe ser la línea roja con el Ayuntamiento. Ante una obra que ya ha empezado contra la opinión de los vecinos, la obra debe pararse. Mientras no se pare: unidad y perseverancia. Seguiremos haciendo asambleas y movilizándonos contra la obra. Y recordemos, el Alcalde no manda, mandamos nosotros.

La estrategia del Ayuntamiento, ahora, es clara. Ganar tiempo, simular que nos escucha, que nos tiene en cuenta. Pero lo que allí tienen en cuenta son los intereses de Méndez Pozo, que cada vez que ve a 300 personas reunidas en la Asamblea contra la Especulación le recorre por el cuerpo un escalofrío. Sí, Antonio, empezaremos 300 personas reunidas en Asamblea y acabaremos muchas más mandando en Burgos. Y no para favorecer tus intereses. Por eso en las conversaciones con el Ayuntamiento no hay otra: “Lacalle, para la obra y empezamos a hablar”.

Pudimos en la Avenida Eladio Perlado. Pudimos en la Calle Victoria y podemos en la Plaza de Toros. Porque el poder hace mucho que ha dejado de tenerlo Méndez y su criado Lacalle. Porque Sí Se Puede.

PORTADA70

El Perdigón, como siempre, viéndolo claro.

Anuncios

Méndez y Lacalle nos quieren torear

Hola. ¡Cuánto tiempo sin encontrarnos por aquí! Sabemos que nos has buscado, que te has paseado por el blog de vez en cuando, que, de alguna forma, hemos estado en contacto por el facebook y el twitter difundiendo movilizaciones. Pero ya hace mucho que no dedicamos un ratito más largo a comunicarnos, a estar juntas, a escribir algo más largo. Ya avisamos en nuestra despedida que la rabia o la importancia de la lucha lanzaría nuestras huellas dactilares a las teclas del ordenador. Sí, esta vez es por la plaza de toros.

Lo corrupto: El Ayuntamiento de Burgos, de rodillas ante el cacique de la ciudad, ha vuelto a conceder una gran obra a través de irregularidades en el concurso. Para conceder la obra a Méndez Pozo, han tenido que valerse de los criterios subjetivos. Es decir, que han tenido que darle a dedo la obra, ya que de acuerdo con los criterios objetivos establecidos en el pliego del concurso la concesión no recaería sobre la Inmobiliaria Río Vena. ¿Qué intereses hay detrás de esos criterios subjetivos?

El Bulevar de Gamonal estaba presupuestado, en principio, en 8 millones de euros. Esta obra va a costar 6 millones, más lo correspondiente que vendrá en la segunda fase para solventar la chapuza actual. Ya sabemos de qué habló Méndez Pozo con Lacalle en la reunión de Santander en la que frenaron la construcción del Bulevar. Lo comido por lo servido. Conviene recordar que nos contaron que cerraban una guardería municipal porque no había 12.000 euros. Para guarderías públicas no hay dinero, para engordar las cuentas de Méndez Pozo ponen nuestros impuestos al servicio del cacique local.

Lo reincidente: Después de la paralización del Bulevar de Gamonal, en la que la gente demostró que no quería un modelo de ciudad basado en obras faraónicas, el alcalde hace oídos sordos y planea otra gran obra que le haga pasar a nuestra particular ‘Historia Municipal de la Infamia’. La inutilidad y la insensibilidad social de este Equipo de Gobierno no conoce límites. Tras el ridículo que hicieron hace tan sólo unos meses los ínclitos Ibáñez y Lacalle, parecen decididos a tropezar con la misma piedra.

Lo absurdo: Esta obra que nos venden desde las ominosas páginas del Diario de Burgos, propiedad del propio Méndez Pozo, es de una inutilidad supina. La reforma sólo consiste en cubrir la plaza de toros. Con esta primera fase de la obra terminada, no podrán celebrarse eventos deportivos porque la nueva instalación no tendrá ni vestuarios. Así que no cuenten milongas a los socios del Autocid. La nueva plaza de toros sólo tendrá utilidad para la semana de San Pedro, en la que tampoco suele haber lluvias torrenciales.

Los últimos estudios decían que los cimientos del coso taurino no estaban para muchas alegrías y no se les ocurre mejor idea que cargarles con más peso con una cubierta. No sería la primera vez que en este país la avaricia de un constructor desemboca en un accidente con muertos. Pero bueno, para eso tienen los indultos.

Lo opresor: Desde hace varias semanas los lunes a las 19:30 un grupo de ciudadanos se está reuniendo junto a la plaza de El Plantío para organizar la difusión de la información sobre la última chapuza municipal. En ningún momento se ha obstruído el tráfico ni se ha hecho nada que no sea hablar entre un grupo de personas. Pues bien, el subdelegado del Gobierno José María Arribas ha tenido a bien mandarnos todos los días un grupo de policías que se han dedicado a provocar con su presencia intimidatoria identificando a varios participantes en las asambleas.

Señor subdelegado, la policía, que pagamos entre todas, debería estar al servicio de toda la ciudadanía. La policía en una democracia merecedora de tal nombre no debería dedicar su tiempo a labores de tipo ‘político-social’ más propias de la dictadura franquista.

Asimismo, se echa en falta que alguien dentro de la policía muestre un ápice de dignidad. Es una vergüenza que se use a la policía de todas como si fueran seguratas al servicio de los intereses privados del cacique. Ahí se os van los recortes salariales y las condiciones laborales de las que luego os quejáis en las conversaciones privadas (sabemos que también sois fans del blog).

Lo bello: Lo bello eres tú, con tus ansiedades y tus miedos a cuestas. Con los golpes que te da este capitalismo despiadado. Pero también con tu dignidad. Tú sí que la tienes. Y con tus agallas y también tu alegría y tu fuego en los ojos. Tu palabra, tus pasos y tu decisión. Con todo eso nos juntaremos este jueves 25 a las 20:00 en la plaza de toros para bajar al Ayuntamiento gritando las verdades. Sonriendo y luchando. Parándoles de nuevo los pies.

Manifestación Plaza de Toros

CorruPPción

Leía este domingo una información de El País relacionada con la reciente confesión de Armstrong en torno al dopaje en el ciclismo. Más allá de las palabras del americano, que no encierran ningún misterio, reparé en las declaraciones del ciclista del Blanco, antiguo Rabobank, Juanma Gárate. Establecía tres grupos de ciclistas: los que están en la zona negra, que se dopan “asiduamente”, los que se encuentran en la gris, que lo hacen “de vez en cuando” y los que ocupan la región blanca, que estarían “limpios”.

El corredor guipuzcoano destaca que se ha producido un cambio en el pelotón de un tiempo a esta parte. Antes, la inmensa mayoría de los ciclistas se encontraban en la zona negra, por lo que disponían del poder suficiente para acallar y coaccionar a las escasas voces que hablaban en defensa de la limpieza del deporte. En la actualidad se ha invertido esta situación, siendo mayoría los corredores que se encuentran en la zona blanca, por lo que cuentan con mayor legitimidad y apoyo para salir en defensa de un ciclismo limpio de dopaje. A su vez, los cada vez menos que siguen poblando la zona negra se encuentran más solos y más acorralados.

Por otra parte, esta mañana me preguntaba Jose, compañero de fatigas en este blog, si había leído el twitter del concejal del PSOE en Burgos Antonio Fernández Santos. Fernández Santos afirmaba en su cuenta de la red social: “¿Si pudieras trincar 22 millones de € y te protegiera y amparara una PPartido político, lo harías? ¿Cogerías la Pasta? PUES ESO” (sic). Para posteriormente añadir: “Trato de hacer reflexionar sobre que los políticos son una representación del pueblo que les vota y les elige. Hay de todo” (sic).

Jose estaba indignado por cómo un representante público daba carta de normalidad y con sus palabras casi justificaba los recientes casos del corrupción aparecidos en el PP. Más allá de la lógica crítica de Jose, por una vez y sin que sirva de precedente, daré parte de razón a un miembro del PSOE.

Como ya hemos dicho por aquí, en esta colonia alemana, antes llamada España, nos encanta eso de la picaresca, ir de que somos los más listos de la clase y evitar en lo posible pagar impuestos, cada uno a su nivel, por supuesto. Es decir, que la gran mayoría de la sociedad está en la zona negra de la que hablaba Juanma Gárate y en la que se escuda Fernández Santos. Como un altísimo porcentaje de nosotros estamos en la zona negra, nos reímos de los pardillos que están en la franja blanca pagando sus impuestos y alejados de los sobres de dinero negro. Cuando se invierta esta situación y se poble de ciudadanos responsables y concienciados la zona blanca, la indignación surgida no permitirá ni un segundo las prácticas de Bárcenas, las vergonzosas explicaciones de Cospedal y los silencios ominosos de Rajoy. Hasta entonces, que siga el saqueo, que mientras los “listos” se llevan cuatro migajas, las grandes fortunas y las grandes empresas hacen lo suyo.

Caciquismo burgalés (II)

Voy a contar una experiencia personal. No ha ocurrido en Burgos pero muestra muy bien cómo funciona el caciquismo en este país. Los protagonistas son la otra pata del PPSOE, del régimen por el que Peces Barba se partió el pecho, que cada vez está más claro que debe ser totalmente destruido si queremos construir un sistema político parecido a lo que imaginamos cuando pensamos en una democracia.

Por razones laborales he estado viviendo en distintas ciudades de Castilla-La Mancha, con cierta relación laboral con las Diputaciones de Guadalajara y Ciudad Real. Yo trabajaba gestionando un proyecto de sensibilización sobre las causas de la pobreza en estas ciudades, para el que teníamos apoyo de las Diputaciones. Como casi todos los proyectos de sensibilización, se trataba de hacer talleres con niños en edad escolar. Pues bien, la Diputación de Guadalajara financiaba a los colegios de distintos pueblos de la provincia el viaje hasta la capital para asistir a los talleres. Cada uno de los grupos de alumnos que vino se tuvo que hacer una foto con la Delegada de Educación de la Diputación (un cargo político). El objetivo de esta foto, como comprenderéis, es político, se trata de visibilizar que los niños han ido a la capital pagados por la Diputación. Esto implica dos cosas: que la realización de las actividades del proyecto se ralentizaba porque había que esperar a que la señora se hiciese la foto y que se estaba haciendo una utilización política de lo que es su trabajo. Ellos están para eso, no es un regalo que la Diputación haga a los niños, graciosamente, sino que una de las funciones de una diputación debe ser, supongo, igualar a los ciudadanos de la provincia con menos acceso a ciertos servicios que los de las capitales o ciudades grandes.

En Ciudad Real más caciquismo, aunque de otro modo. El lugar dónde se realizaban los talleres era un museo donde habíamos instalado todo el material. El Museo era propiedad de la Diputación. Allí trabajaban en torno a 15 funcionarios. No voy a entrar en si trabajaban mucho, poco o la mitad ni si eran necesarios. Lo curioso no era eso. Uno de los días que yo estaba allí trabajando, en torno a las ocho de la noche, cuando yo ya me iba, había algún tipo de recepción o acto del anterior presidente de la Junta de Castilla-la Mancha, Jose María Barreda (amigo de un insigne burgalés, por cierto). Todos los funcionarios le esperaban y todos iban a saludarle. Y con todos iba a hablar y preguntar por la familia. Todos y cada una de los funcionarios y las funcionarias del Museo conocía personalmente a Jose María Barreda. Todos le conocían porque el Señor Barreda “cuidaba mucho las relaciones personales y les había ayudado personalmente muchas veces”. Había toda una red clientelar creada en torno al poder político.

Esto no es ilegal. Igual que lo del Ayuntamiento de Burgos probablemente no lo sea. Pero esto implica otra cosa, implica una antropología concreta, una manera de ser y de comportarnos con lo público, con lo político, con lo que debería ser más importante, y que tolera toda esta serie de chanchullos y de apaños. El problema no es sólo que conozca a tal o cual persona que me haga favores con los recursos públicos. La clave del problema está en que aceptamos que esto sea así, en que nos parece bien si a mí me beneficia, en que no vemos en lo que es de todos algo nuestro, sino algo que le pueda quitar a los demás.

Caciquismo burgalés

Érase una vez dos personitas que vivían en Burgos. Una era un chico que se llamaba José Antonio Antón y la otra una señora que se llamaba Ana Lopidana. Esas dos personitas tenían una empresa que se dedicaba a la organización de eventos de ocio y tiempo libre, Alojan S.L.

Esta empresa dependía de las instituciones públicas que eran las que manejaban los presupuestos para la organización de este tipo de eventos. Para obtener los contratos para realizar estos actos estaban muy bien relacionados con un partido político que mandaba en la ciudad. ¿Sabéis cuál es niños y niñas? ¿Sabéis cuál es que no os oigo niños y niñas? ¡¡Sí!! ¡Muy bien! ¡El Partido Popular! A través de sus contactos en el Hay-untamiento conseguían dinero para su empresa.

Hasta que llegaron las elecciones municipales de 2011. Y, ¿qué partido ganó las elecciones en la ciudad en la que vivían José Antonio y Ana niños y niñas? ¡Eso es! ¡El PP! En ese momento el agradecido alcalde Javier Lacalle decidió hacerles concejales, a Ana de servicios sociales y a Antón de festejos. Entonces en el Diario de Burgos salía todos los días que eran muy buenos, muy guapos y lo hacían todo muy muy bien, ¡requetebien!

Al ser José Antonio el nuevo concejal de festejos ya dependía directamente de él el reparto de esos contratos de eventos de ocio y tiempo libre. Pero claro, nuestros amiguitos Ana y José Antonio no podían figurar como los dueños de la empresa, por lo que pusieron para que figuraran los nombres de unos amiguitos suyos. Así, su empresa podría seguir contando con los jugosos ingresos municipales.

Al final, como los periódicos de la ciudad estaban comprados, los burgaleses no se enteraban de ninguna de estas cosas que ocurrían en el Hay-untamiento y en las elecicones de 2015, ¿sabéis quién ganó las elecciones con más mayoría absoluta niñitos y niñitas? ¡¡¡¡Sí!!! ¡¡El PP!!

La moraleja de este cuento niños y niñas es que teniendo unos medios de comunicación vendidos que desinformen a la población se puede ser concejal corrupto en tu ciudad y además tener buena reputación. Así que ya sabéis, desde pequeñitos afiliaros al PP y comprad el Diario de Burgos para que en un futuro podáis saborear todos los manjares de la corrupción. Muchas gracias.

De momento, nos sigue gustando el fútbol (II)

Nos sigue gustando el fútbol a pesar de toda la mafia maloliente que lo rodea. Nos gusta lo que ocurre dentro del terreno de juego, como ya hemos dicho otras veces, porque lo de los despachos es para ponerse a temblar. Tráfico de influencias, millones en maletines de acá para allá, navajazos por los contratos televisivos, pelotazos urbanísticos, compadreo con el poder político que permite todos estos desmanes,…

Lo de Mourinho la verdad que cada día me da más igual. De hecho, hace tiempo que no sigo a qué dedica sus estrategias en las ruedas de prensa. Durante un tiempo me hacía cierta gracia verle abriendo frentes por todos lados. Proyectaba cierta fascinación esa imagen de triunfos que le precedía, pero la sobreexposición en los medios le han convertido en uno más. Nadie tiene fórmulas secretas de la victoria. Lo malo de todo esto es que, en esta sociedad materialista y cortoplacista, como Mourinho gane la Champions tendremos que oír por todos lados que es un fenómeno y como no gane nada se le echará encima esa jauría insaciable compuesta por prensa y afición.

Jaume Roures.

No creo que Roures se meta en los entresijos de la competición hasta desvirtuarla. No creo que se meta en decidir los horarios de los partidos con la intención de perjudicar al Real Madrid. Para lo que sí que tiene poder es para negociar los contratos multimillonarios de los derechos televisivos de los clubes. Directa o indirectamente decide la cantidad que da a cada club. Así que, en gran medida, es el responsable de que la Liga esté compuesta por dos súperequipos y dieciocho mediocres. Los presupuestos determinan la calidad de las plantillas y en este caso Madrid y Barça se llevan casi todo el pastel dejando las migajas para los demás.

Los integristas del Marca, el Mundo Deportivo y demás dirán que tienen tanto dinero porque lo generan. Esa sería otra discusión de la que también se podría discrepar, pero bueno hoy no estoy demasiado belicoso.

¿Quién quiere ver un Sporting Mallorca que no sea de esos equipos? Sólo atraen el Madrid y el Barça. Al tener peores audiencias el resto de equipos tienen menos ingresos. A su vez, esos ingresos bajos no les permiten fichar mejores jugadores, lo que les hace seguir inmersos en la mediocridad y no atraer nuevo público. La pescadilla que se muerde la cola.

Auguran los entendidos que se va a acabar el fútbol en abierto para obtener más ingresos, así que dentro de poco habrá que pagar para ver cualquier partido. Eso lo defiende también ahora Roures que antes abogaba por el fútbol en abierto cuando abrió la guerra contra PRISA. Al final cada uno arrima el ascua a su sardina y como en Wall Street, siempre gana la banca y perdemos los ciudadanos.

De momento, nos sigue gustando el fútbol

Esta mañana en el bar he escuchado que Mourinho se ha quejado. No jodas, he pensado, ¿y eso? ¿cuándo se ha quejado Mourinho? El caso es que el “técnico madridista” (algún día deberíamos recolectar todas las paráfrasis verbales absurdas que escriben los periodistas) se queja porque dice que el que hace el calendario perjudica al Real Madrid. Resulta que la semana que viene el Real Madrid descansa (no juega) sólo dos días, y el Barcelona esta semana cuatro.

Parece cierto, ¿no? Pero es extraño, ¿alguien relacionado con el fútbol perjudica al Real Madrid? ¿En España? ¿Puede esto ser posible? Me he puesto a buscar por Internet quién es el que decide el horario de los partidos de la Liga y, entonces, lo he visto claro: un catalán. Un tal Jaume Roures. No sabía quién era, el nombre me sonaba poco. He seguido investigando y he caído. Jaume Roures es el jefazo del fútbol, es quien tiene los derechos de los equipos de fútbol y, por lo tanto, es quien decide a qué hora se juega y esas cosas. Pero no queda ahí la cosa: resulta que el tal Jaume Roures ha contratado al hermano de Guardiola (Pere) en una empresa de algo así como representación deportiva y negocios inmobiliarios (como he ido yendo del Marca al Sport al final no me he enterado bien). El caso es que lo que Mourinho quiere decir es esto: Jaume Roures hace un calendario que perjudica al Madrid para beneficiar de alguna manera a Guardiola (Pere o Pep, da lo mismo). Acabáramos.

Aquí ya sí que no me lo creía: ¿chanchullos deportivo-empresariales en España? Aunque sea en la anti-España, que es como nuestra némesis, comparte la misma esencia chanchullera de España, que allí lo llaman seny, pero es nuestro principal enemigo.

Pero hoy me he caído del guindo: resulta que sí, que en nuestro fútbol el Fair Play se termina en la misma línea de banda y lo que resta de estadio es una especie de pudridero de mafiosos enmierdados con magnates de la comunicación hasta las trancas o encamados con políticos recibiendo favores. Hay chanchullos para regalar: peleas entre grupos de comunicación progresistas por los derechos de emisión del nuevo opio del pueblo; especulación con la antigua ciudad deportiva del Real Madrid para construir los cuatro penes esos que hay en el final de la Castellana y salvar al club; corrupción de esa desgracia de este país que fue Jesús Gil entre Marbella y el Atleti y el Atleti y Marbella; negocios entre el Barcelona y los equipos de los dictadores sanguinarios de Uzbequistán a mayor gloria del Garibaldi catalán (léase Laporta); Ruíz Mateos y el Rayo,… Y sólo he citado de memoria. ¿Méndez Pozo no estará en algo de esto también?

Y todo esto, ¿para qué? ¿Para una mierda de Liga en que un equipo juega de ensueño lo gana todo, otro juega de ensueño a veces y lo gana casitodo y 18 desconocidos  no sabemos bien cómo juegan porque sólo les vemos jugar con los otros dos? Y que aún así nos guste el fútbol.

¿Pero qué fútbol nos gusta?