Etiquetado: Diario de Burgos

Gamonal está muerto

Dice la prensa local que el movimiento de Gamonal está muerto. Que somos pocos, que protestamos por todo, que somos violentos. Con este comportamiento demuestran su vocación cobarde. Después de dos meses escondidos, Diario de Burgos, Ayuntamiento y Subdelegación sacan la cabeza vengativa para reprimir, asustar y dividir.

El Diario criminaliza, el Ayuntamiento sigue repartiendo nuestro dinero entre los constructores de la mafia local y la Subdelegación reprime multando. Dicen que estamos muertos. Desde luego han invertido todas sus fuerzas en enterrarnos pero, al parecer, este muerto goza de muy buena salud.

Sin ir más lejos, la semana pasada la Asamblea de Gamonal organizó una representación teatral que reunió a más de 200 personas, un espectáculo de circo que rebosó el Centro Social Recuperado de la calle Pablo Casals y la proyección de una película. Cosas de violentos.

Especialmente reseñable fue el éxito del circo. La brillante colaboración de varios grupos llenó hasta la bandera el Centro Social Recuperado, ¡y qué gente! Abuelas, carritos de niños, familias enteras,… La sala se colmó de risas, orgullo y solidaridad. En ese momento me llegó una peste a muerto insoportable, un hedor funerario. Rápidamente noté que procedía del edificio PROMECAL.

PRENSA-EN-BURGOS

Datos y gráficos: El Blog del Pelocho, http://elblogdelpelocho.blogspot.com.es/.

Desde 2007 hasta hoy Diario de Burgos ha perdido un 31,5% de ventas (de 14.000 ejemplares diarios a los 9.600 actuales). En solo seis años ha dejado de vender uno de cada tres periódicos.

Especialmente sangrante es el descenso de ventas registrado a partir del Efecto Gamonal. De diciembre a enero de este año Diario de Burgos perdió 400 ejemplares diarios de venta y de enero a febrero otros 100. El desplome es absoluto y no tienen manera de frenarlo. Ahora entendemos las ganas que nos tenéis.

Las visitas que os hicimos aquellos días de enero han hecho que muchos vecinos tomen conciencia de los intereses que hay detrás del Diario de Burgos y dejen de comprarlo. Sabemos que esa cabecera está manchada por los intereses del constructor Méndez Pozo. Y su interés no es el mismo que el de la gran mayoría de la gente que todavía compra su periódico.

Diario de Burgos 2014

Vendiendo cada vez menos, su capacidad de influencia se derrumba y surge una ciudadanía más libre y concienciada que no se informa a través de los cauces que interesan al poder. Esa es nuestra esperanza y ese es su miedo.

¿Quién decíais que estaba muerto?

Seguimos caminando

Pasó la gran victoria de Gamonal y, como después de todo triunfo que se precie, llega el silencio, la calma y la resaca. Que no aparezcamos en los medios no significa que se hayan dejado de hacer cosas. La asamblea sigue organizada y operativa. Hoy, como cada viernes, hay manifestación a las 19:00 desde la Zona Cero y los miércoles a la misma hora, asamblea. Puedes seguir su actividad en su cuenta de twitter, en la de Facebook y en el blog, aunque no hay nada como el calorcito de tu presencia física en todos los actos.

Mientras el Diario de Burgos sigue manipulando, mintiendo y esparciendo basura entre los que todavía se dejan, las ratas del Ayuntamiento, pasada la tormenta, poco a poco van saliendo de sus escondites. Hoy nos cuentan que pretenden cobrar un impuesto por tener una caseta en la Zona Cero. Ayer la basura promecalera anunciaba a bombo y platillo que el Ayuntamiento no se personará en el juicio, mientras que en la letra pequeña confirmaban que seguirá reclamando 70.000 euros a vecinos inocentes que pasan por situaciones muy precarias. Diario de Burgos y Ayuntamiento han cerrado filas y pretenden golpearnos más duro que nunca. Urgen grandes dosis de solidaridad para repeler estos ataques miserables.

Tras la paralización de la obra, me parece oportuno hacer dos reflexiones:

          Lo que es una importantísima victoria de la lucha y la organización vecinal, tampoco hace excesivo daño a los culpables de las situaciones de injusticia que nos asolan actualmente. A pesar de paralizar la obra, aquellos mismos días de la calle Victoria Méndez Pozo, Copsa y Arranz Acinas (las tres constructoras beneficiadas) seguían ganando ingentes cantidades de dinero público, es decir tuyo y mío. Ese sabor agridulce me hace pensar que la lucha política debe estar en todos los frentes. En la calle, por supuesto, pero también desde las instituciones se puede gobernar para la gente y para que no nos saqueen desde una legalidad que han diseñado a tal efecto.

          Una de las formas en las que se embolsan dinero público Méndez Pozo y Arranz Acinas es a través de la concesión del Hospital Universitario de Burgos (HUBU). Esta empresa concesionaria que gestiona el hospital tiene un acuerdo con la Junta de Castilla y León, mediante el cual blindan anualmente unas ganancias del 7% de la inversión. Es decir, que si ganan más, se lo quedan ellos y si pierden, tú y yo amablemente les pagamos hasta ese 7% que han acordado con la Junta. Así son estos emprendedores que viven de expoliar las arcas públicas. Marca España lo llaman.

En esta concesionaria hay constructoras y entidades financieras. Tras la burbuja inmobiliaria, constructores y banqueros, con la inestimable ayuda de los políticos, van a seguir llenando sus bolsillos sirviéndose de nuestra salud. Sobre este asunto es muy clarificador leer este artículo del periodista burgalés Ignacio Escolar, al que traerá la asamblea de Gamonal el jueves 6 de marzo a la Casa de la Cultura a partir de las 19:00. Apúntalo en tu agenda. No te lo puedes perder.

Después de conocerse estas últimas informaciones, está cogiendo músculo la plataforma Sanidad Pública Sí. Se están organizando y haciendo una importante labor de difusión y movilización que tendrá como colofón la recuperación de todos los burgaleses del hospital. El hospital debe ser público, ya que lo financiamos todos nosotros, no privatizado para que se enriquezcan constructores y banqueros a costa de nuestra salud dando un servicio deficiente. La plataforma también tiene un blog y una cuenta de Facebook. No les pierdas de vista.

Como sabemos que cuando estamos organizadas y unidas, sí se puede, iremos paso a paso, pero que no tengan duda de que el hospital es nuestro y que lo vamos a recuperar de las garras de esos buitres codiciosos.

No te doy más la brasa por hoy. Otro día hablaremos de la exposición del carnicero ése de Badajoz con la que quieren manchar Burgos. Como se empeñen en hacerla, no nos quedará otro remedio que hacérsela comer con patatas al alcalde.

Mucho recorrido, mucho por delante, seguimos caminando.

Lacalle está desnudo

La victoria de la gente común sobre el Hay Untamiento de Burgos ha hecho que los medios de comunicación hayan colocado a Javier Lacalle en el disparadero. Los medios de comunicación que no son propiedad de Méndez Pozo o Ulibarri, claro. O sea, los medios de comunicación de fuera de Burgos.

Por un lado, eldiario.es está sacando a luz distintos problemillas de la vivienda de Javier Lacalle. Suponemos que el registro de la propiedad debe recoger exactamente las propiedades inmobiliarias. Más que nada, porque los impuestos los pagas a partir de lo que pone en el registro de la propiedad. En el caso de Lacalle esto no es más que una suposición, porque en su ático existen ciertas diferencias entre las dos habitaciones registradas y las tres realmente existentes. Ya sabéis, esos formularios insoportables que te hace rellenar el Hay Untamiento para cualquier cosa que quieras hacer, pues Lacalle no los necesita.

Porque claro, resulta que un alcalde tiene que hacer una declaración de sus bienes al llegar a la Alcaldía. Por eso de que si te haces muy rico mientras eres el alcalde, canta un poco. Lacalle, estamos seguros que de buena fe, se equivocó al redactar su declaración de bienes y como hoy nos cuenta Ignacio Escolar (recomendamos nuevamente escuchar su conversación con el director del Diario de Burgos Méndez en la Ser, que no tiene desperdicio) ha sido denunciado por falsedad documental. Falsedad documental es, sí, el mismo delito por el que una vez Antonio Miguel estuvo en la cárcel. Dios los cría y ellos se juntan.

Pero es que claro, a perro flaco todo son pulgas y resulta que ahora la Comisión Europea está investigando al innombrable por algunas irregularidades en la gestión del Hospital Universitario de Burgos. Imaginamos que don Antonio Miguel, acostumbrado a llamar por teléfono al Hay Untamiento o a la Junta y que le respondan con un “sí, bwana”, tendrá más problemas para llamar a Bruselas y explicarles que eso de los sobrecostes y los dineros poco claros forma parte del saber hacer burgalés. Esperemos que su amigo Aznar interceda por él, porque de Lacalle ya sólo se puede esperar que redacte su carta de dimisión sin faltas de ortografía.

Aquí, Lacalle y Méndez Pozo cuando se reían. Ahora igual nos reímos nosotros.

Por el bulevar de los Méndez Pozo (III)

Méndez Pozo

A través de la figura de Méndez Pozo se explica la situación de crisis política, económica y social de la actualidad. Gran constructor que se sirve del poder político para trasvasar dinero de las arcas públicas a su bolsillo. Los empresarios como él que nos venden la quimera del emprendedor sólo saben hacer negocio y alcanzar dividendos saqueando lo público. Sus medios de comunicación sobreviven gracias a las inyecciones económicas de los gobiernos regional, provincial y municipal, mientras que las obras públicas sanean las cuentas de sus constructoras. De esta forma, sus empresas sirven de alquimia para convertir el dinero público que pagamos tú y yo en el beneficio privado que disfruta él.

En cualquier caso, no es el único beneficiado de la construcción del bulevar. Méndez Pozo ha realizado el proyecto por más de 200.000 euros, mientras que Arranz Acinas y Copsa serán las encargadas de la construcción del bulevar y de la posterior venta de las plazas de aparcamiento privado que se construyan (250, mientras desaparecerán 350 plazas de aparcamiento público en las calles).

Construyendo hegemonía

Gamonal está teniendo signos de madurez política muy notables. El más destacado fue la manifestación de ayer con parada en la sede del Diario de Burgos y de la empresa constructora de Méndez Pozo. Algo semejante hace un par de años hubiese sido impensable, por lo que ver cómo miles de personas conducían sus pasos hacia allí señalando a los culpables me pareció maravilloso. Aquellos vecinos estábamos diciendo: “Sabemos quiénes sóis los responsables de esto. Sabemos que los constructores mandáis en la ciudad. Sabemos que tenéis periódicos para defender desde sus páginas vuestros intereses y ya no os creemos porque somos conscientes de que no nos contáis la verdad. Ojito.”

La ruptura con el discurso oficial publicado en los medios y la clara vinculación constructor-dueño de periódico que manda sobre político títere son dos pasos fundamentales que hay que dar para ganar esta batalla y otras futuras que vendrán.

Detenidos

Tanto el viernes como el sábado se produjeron detenciones indiscriminadas y arbitrarias. La noche del viernes al sábado los incidentes se produjeron alrededor de las 23:00. Transcurridas tres horas y a la vista del cariz que estaban tomando los acontecimientos, la Policía Nacional tomó la decisión de detener gente. Se dedicaron a hacer encerronas en diferentes calles deteniendo a chavales que estaban simplemente protestando, observando el panorama o que pasaban por allí. Prueba de lo que digo es que ninguno de ellos tiene antecedentes. Por cierto, para los fetichistas de la kale borroka, todos son de Burgos y muchos de ellos menores de edad. Valiente, la policía. Estas detenciones lo único que han hecho es caldear más el barrio.

Si has sido testigo de alguna de estas detenciones, puedes ponerte en contacto con una persona de la asamblea, que se encarga de recoger todos estos testimonios, para que los chavales del barrio no paguen por cosas que no han hecho. Las asambleas siguen convocándose a las 12:00 y a las 19:00 en la Zona Cero. La lucha sigue su curso. El barrio está en pie. Ahora mismo, cientos de personas impiden la entrada de las máquinas a la obra.

Ayer dijo el alcalde que hará la obra. Nadie le escuchó. Esa decisión ya no está en su mano, ni en la de los constructores que pretenden enriquecerse a nuestra costa. Esa decisión es nuestra y tener en frente a un barrio consciente y empoderado tiene que dar mucho miedo.

Por el bulevar de los Méndez Pozo (II)

¿Quién se beneficia de esta obra?

La crisis que empezó hace ya seis años tiene en España unas características propias. La manera en que en nuestro país se “movía” la economía antes de la crisis era a través de la realización de obras públicas, grandes eventos y construcción en general sin ningún tipo de sentido ni planificación con el único objetivo de mover el dinero entre las élites (económicas y políticas) y mantener los beneficios de esas élites. Esto ha sido el caldo de cultivo de multitud de casos de corrupción de los que en Burgos estamos bien enterados: por poner un ejemplo rápido, el dueño del Diario de Burgos, nuestro querido Méndez Pozo, ha estado en la cárcel por estas razones.

La economía debería perseguir los intereses comunes de la mayoría, no de una élite pequeña que la controla para su beneficio. Y cuando la economía funciona sólo en interés de las élites, los que no somos élites salimos perdiendo. Como en Burgos, siguen mandando los mismos que nos metieron en la crisis (que nos estafaron) siguen haciendo lo mismo que provocó la crisis con tal de mantener su beneficio. Este es el contexto del bulevar de la calle Vitoria. El bulevar se construye por las personas que están en el poder (constructores, sus periódicos y Ayuntamiento), porque las personas que están en el poder quieren y para beneficiar a las personas que están en el poder.

Sí, vale, ya lo sabemos, pero al menos hay inversión

Realizar un gasto, una inversión pública, implica dejar de hacer otro. Conviene que lo tengamos en cuenta cuando valoramos una inversión. En los presupuestos del Ayuntamiento pone que van a gastarse 8,5 millones de euros. Yo no me lo creo. Estoy seguro de que al final la obra va a costar mucho más dinero, lo que implica más deuda y más intereses y más cosas que se van a dejar de hacer. Sin tener en cuenta que, como esta es una obra que el barrio no quiere, tienen que utilizar otro recurso que pagamos todos (la policía) para “proteger” las excavadoras y la caseta.

Pero, aún así, veamos dos cosas que el Ayuntamiento ha dejado de hacer en los últimos tiempos:

-Han recortado en líneas de autobús. Digo yo que para mejorar la movilidad en una ciudad lo más importante es que haya buen y barato transporte público. Pues no, en vez de mejorar el transporte público e incentivarlo bajando el precio (lo cual son menos de 8,5 millones de euros) el Ayuntamiento va a dejar de de hacer esto para dar ese dinero a los constructores. Esto no va a hacer mejor la movilidad. La va a empeorar.

-Han cerrado escuelas infantiles. Una economía orientada al bien común y a los intereses de la mayoría debe dirigirse fundamentalmente a construir y conseguir una buena vida para la mayoría. El bienestar (y también la eficiencia económica) que implica una red fuerte y pública de escuelas infantiles es más que evidente. 8,5 millones de euros que podrían mejorar muchísimo la vida (y con ello la economía en general) de mucha gente a través de escuelas infantiles y servicios sociales que se van al bulevar a los beneficios de los constructores.

Conclusión: el bulevar y el tipo de sociedad que queremos

Las élites burgalesas ya se han posicionado con el bulevar. Ya nos han dicho lo que quieren para esta ciudad. Más obras, más empleo de mierda, más especulación urbanística, más imposición. Y menos servicios sociales, menos bienestar y una ciudad peor para vivir. Ellos quieren volver a lo que había antes de la crisis que les iba bien y se hacían ricos. El bulevar, también puede y debe ser una manera en que los que estamos abajo nos posicionemos y digamos que no queremos este tipo de ciudad.

Ya hay un proceso de movilización en marcha y no va a parar. Mañana a las 20:00 en la Iglesia de la Inmaculada, hay una Asamblea. Esto es un problema de toda la ciudad, ya que todos estamos inmersos en esta guerra entre sus beneficios y nuestros derechos. Y de estos procesos de movilización depende que los recursos se empleen en las cosas que nos benefician a las mayorías y no en lo que beneficia a los ricos.

Por el Bulevar de los Méndez Pozo

Nos informa el Diario de Burgos del comienzo inminente de las obras del Bulevar de la calle Vitoria. Un proyecto que va a costar, en su primera fase, ocho millones de euros y del que sólo sale beneficiada la constructora que realizará la obra, propiedad de Méndez Pozo, casualidades de la vida.

Los 18 meses que pretenden que duren las obras serán un año y medio de quebraderos de cabeza para vecinos y comerciantes de la zona. Pero una vez transcurrido ese tiempo, no se preocupe que comenzará lo bueno. Desaparecerán las 350 plazas de aparcamiento que hay en la actualidad en la calle Vitoria, para pasar a tener 256 en un parking subterráneo privado al módico precio de salida de 19.225 euros cada una de ellas. Deje de pestañear. No me he equivocado con las cifras.

Llegado ese momento usted dirá: ¿podremos circular por el flamante Bulevar? ¿Mejorará el tráfico? Tampoco. Sólo habrá un carril por cada sentido y sólo podrán circular por su exclusivo asfalto taxis, autobuses, ambulancias y vehículos de carga y descarga. Maravilloso.

Este Ayuntamiento, que pone de excusa el déficit municipal para cerrarnos guarderías o para no pagar a proveedores, no parece reparar en gastos cuando la cosa trata de sanear las cuentas de Méndez Pozo con su dinero y el mío. Con la explosión de la burbuja inmobiliaria el dueño del Diario de Burgos necesita de la inestimable ayuda de las instituciones públicas para seguir haciendo negocio a nuestra costa. El escándalo del concejal Eduardo Villanueva fue la cabeza de caballo sanguinolenta que ‘Il Padrino burgalés’ metió en la cama del alcalde Javier Lacalle para darle un aviso. Si no hacía lo que Méndez Pozo quería, podría disparar hacia arriba desde las páginas del Diario hasta hacer caer al actual Equipo de Gobierno.

La solución de la derecha para sacarnos de la crisis pasa por repetir el modelo de los pelotazos urbanísticos. Más de lo mismo. Dosis extra de virus para el enfermo que agoniza.

Con Méndez Pozo presionando, la opinión de los vecinos de Gamonal importa muy poco en el Ayuntamiento. Ya sabemos que todos somos iguales pero unos más que otros. Así que la única oportunidad de parar esta obra pasa por organizarnos y luchar. Este miércoles día 6 a las 20:15 hay una asamblea de vecinos en la Casa de la Cultura de Gamonal para tratar el asunto. Tenemos otra oportunidad de bajar la Política de los despachos a la calle, ese lugar donde se le incendian los ojos de justicia y se muestra, vestida de pueblo, con toda su belleza desbordante.

Actualización: Mientras que la empresa de Méndez Pozo realizará las obras del Bulevar, Arranz Acinas y Copsa llevarán a cabo las del aparcamiento subterráneo y la posterior venta de las plazas al precio señalado arriba. Esto se hará a pesar de que la rival en el concurso, procedente de Cantabria, demostró mayor solvencia económica y un presupuesto de urbanización 260.000 euros más barato, así como un precio por plaza de parking 1.800 euros más barata que la adjudicataria. Más de lo mismo.

Se me ocurren tres preguntas a las que no tengo respuesta. ¿Cuántos pisos tiene vacíos Arranz Acinas? ¿Cuánto debe a sus trabajadores? ¿Cuántos despidos ha realizado en los últimos años?

Lo llaman democracia y no lo es

De un tiempo a esta parte se está haciendo cada vez más evidente la necesidad de un cambio político que deje atrás los consensos del Régimen del 78. Lo que durante tres décadas se vistió de seda libre y democrática, hoy se ve como una mona rancia, obsoleta y antidemocrática. Más allá de lo poco democrático que es tener un Gobierno-títere de poderes económicos que nadie ha votado, como la Troika, podemos observar el déficit democrático en decisiones mucho más concretas del ámbito local y provincial burgalés. Veamos dos recientes ejemplos en los que las autoridades políticas están dando la espalda a las mayorías sociales.

Recortes de líneas de autobús urbano: El Ayuntamiento de Burgos, siguiendo la línea de recortar todo lo recortable, va a reducir el número de rutas de autobuses municipales pasando de 32 a 15 escuálidas líneas. Como si esto fuera poco, desaparecen 60 paradas, dejando barrios como Río Vena o San Juan de los Lagos completamente incomunicados.

Las consecuencias de esta decisión serán: un transporte público deteriorado sin la capacidad de poder ofrecer un servicio digno, un mapa de líneas raquítico que te impide coger el autobús para completar muchos itinerarios dentro de la ciudad, gran cantidad de ciudadanos sin poder comunicarse a través de la red de transporte público,… En definitiva, esta medida del Ayuntamiento no beneficia absolutamente a nadie. Estos gestores ejemplares destrozan las condiciones de vida de los burgaleses, mientras engordan la cifra de déficit local.

Los vecinos han comenzado a movilizarse, sabedores de que sus “representantes públicos” gobernarán contra sus intereses. ¿Qué tiene de democrática esta medida? ¿Por qué no consultan a los burgaleses afectados? ¿Afectan estos recortes a los concejales que toman estas decisiones? ¿Cuántos concejales del PP viajan en autobús urbano diariamente?

La ofensiva del Fracking que no cesa: Trofagás, empresa impulsora del fracking en España, tiene previsto instalar su sede social en Burgos. Después de que les cerrasen las puertas en Galicia y Cantabria, estos depredadores de nuestros recursos naturales han advertido la tibieza de las autoridades castellanas y llegan dispuestos a hacernos comulgar con su rueda de molino.

La semana pasada estuvo en Burgos el ministro de Industria José Manuel Soria que, con la inestimable ayuda del Diario de Burgos, siempre dócil con el poderoso, nos vendió las bondades del fracking. Una vez más, políticos tomando decisiones de espaldas a la voluntad popular. Como esta ofensiva no cesa y están dispuestos a llenar de mierda nuestras tierras a costa de llenarse ellos los bolsillos, tendremos que seguir dando la batalla hasta que echemos a estos cerdos de aquí. Habrá que recibir en tierras burgalesas a los de Trofagás como se merecen. ¿Por qué las grandes empresas tienen tanta influencia en la política cuando sólo buscan su propio beneficio?

Y sobre todo, ¿por qué lo siguen llamando democracia cuando gobierna una casta política y económica contra el pueblo?

Construyendo hegemonía

Antonio Gramsci es la figura más destacada que dio el marxismo en el siglo XX. Uno de sus legados más valiosos es su teoría de la hegemonía. El pensador sardo, a grandes rasgos, dice que el poder, para no valerse siempre de la coerción (violencia, policía,…), crea una serie de consensos sociales para legitimarse. Estos consensos los construye a través de la religión, la educación o los medios de comunicación. De esta forma, los dominados vemos la composición de nuestra sociedad como “natural” neutralizando nuestra capacidad de querer cambiar las cosas.

Antonio Gramsci.

Gramsci también observa que el pensamiento hegemónico no es perfecto por lo que se generan movimientos de respuesta articulados a través de luchas contrahegemónicas. Estas luchas erosionan el consenso de la hegemonía y tratan de ofrecer una alternativa en la que los dominados sean los dueños de sus propias decisiones.

Igual estás pensando (con toda la razón del mundo) ¿por qué este tío me está metiendo semejante chapa? Pues porque este sábado Teatrería denuncia representó Ubucracia en Alimaña, una obra de teatro que cuestiona el discurso hegemónico que nos quieren hacer tragar. El grupo de teatro contó con los medios de comunicación “alternativos” locales para publicitar el acto (Burgosdijital, Diario de Vurgos, Radio Ondaexpansiva, la Asamblea de Gamonal, El Perdigón o este mismo blog). Es decir, las respuestas contrahegemónicas burgalesas que están menoscabando el discurso dominante. Por el contrario, no salió nada publicado en la gigantesca fábrica de pensamiento hegemónico de la ciudad, el Diario de Burgos. Ya sabemos que en Burgos lo que no sale en el Diario no existe.

Con este panorama todo indicaba que la representación, llevada a cabo por actores amateurs, registraría una entrada humilde. Pues nada más lejos de la realidad, la Casa de la Cultura de Gamonal llenó sus casi 450 butacas teniendo que quedarse gente sin poder pasar a ver el espectáculo. Todo esto, coincidiendo con la manifestación de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y con las jornadas feministas Acorralando al Patriarcado.

¿Qué significado tiene este hecho? Que el erosionado dique hegemónico del Diario de Burgos a duras penas frena las cada vez más desbordantes aguas contrahegemónicas, construídas desde los citados blogs o desde colectivos culturales como Teatrería. El sordo trabajo que llevamos a cabo los dominados para construir nuestro propio discurso va dando sus frutos.

Me imagino a Gramsci mirando con sonrisa condescendiente a un Méndez Pozo desubicado y, como dijo Isabel de Burbón y Ginebra el sábado sobre las tablas, “me llena de orgullo y satisfacción”.

Isabel de Burbón y Ginebra lanza su discurso ante la presenccia de Padre Ubú, Madre Ubú y Manuel.

Isabel de Burbón y Ginebra lanza su discurso ante la presenccia de Padre Ubú, Madre Ubú y Manuel.

La #TarifaGigantilla y el Diario de Burgos

No hay otra conversación en Burgos. Como ya habrás leído, visto o escuchado, el concejal Eduardo Villanueva se gastó 207.ooo euros desde su línea de teléfono móvil durante un mes en plena campaña de las elecciones municipales de 2011. Eso, a ojos de cualquiera, es un abuso de proporciones inmensas. Tanto el concejal como el PP deben dar todas las explicaciones que sean necesarias para aclararlo y deben asumir todas las consecuencias que se deriven del asunto.

Dicho ésto, me está haciendo mucha gracia ver sacando pecho al Diario de Burgos dándose un ridículo autobombo y erigiéndose en garantes de la democracia en Burgos. Me desorino que diría aquélla. ¿El Diario de Burgos garante de qué? Las cosas en su sitio. El Diario de Burgos está muy lejos de ser un cuarto poder que se encarga de equilibrar los excesos de los otros tres, más bien es el primer poder de la ciudad. Debido a ésto, hace y deshace a su gusto y, como no tiene ningún contrapoder que le controle, comete desmanes una y otra vez.

De la misma forma, el Diario de Burgos es una empresa con unos intereses detrás, los de su dueño Antonio Miguel Méndez Pozo. Este peligroso personaje es el amo de Burgos y su medio de comunicación le sirve para llevar adelante todas sus fechorías. La información de #TarifaGigantilla no sale ahora por casualidad. En el citado periódico no se dedican a publicar los casos de corrupción del Ayuntamiento, sino que juegan con la información de la que disponen para presionar al Consistorio en beneficio propio.

Méndez Pozo está avisando a Lacalle y a su equipo de Gobierno. Los ingresos por publicidad bajan, la privatización del Servicio Municipal de Aguas de Burgos está en el aire, más todo lo que ignoramos que hay debajo de la mesa. Villanueva sólo ha sido una primera víctima. Si el alcalde no toma las decisiones “correctas”, conocerá lo peligroso que es en esta ciudad enfrentarse al Padrino.

El Diario de Bulos toma partido (II)

Cualquier cosa que se salga de su normalidad será condenada y combatida. Su normalidad, esa en la que unos pocos deciden por los demás. Ésa en la que la gente se queda sin casa. Ésa en la que los políticos pueden seguir ad eternum con sus chanchullos. Ésa normalidad caducada. Tan caducada como el Diario de Burgos.

Como un yogur cuando se caduca, esta normalidad sienta mal a la salud. Y nos hemos dado cuenta. Nos hemos dado cuenta de que su normalidad caducada nos estaba haciendo daño. Nos impedía muchas cosas, pero sobretodo nos impedía soñar. Nos impedía imaginarnos a nosotros mismos dentro de 10 años. Nos impedía crear a la persona que seremos dentro de diez años.

Hemos repetido muchas veces aquí por qué. Porque la tasa de beneficio de las clases dominantes sólo se puede mantener a través del endeudamiento y la economía financiera, lo que nos está matando. Porque el poder político forma parte de esas clases dominantes y, por lo tanto, legislan en beneficio suyo.  Y porque los medios también son clase dominante y, por lo tanto, van a construir la realidad a su medida.

Nosotros y nosotras somos algo nuevo. Estamos construyendo la democracia. Porque la democracia se construye. Lo que hace cien años se llamaba democracia no lo consideramos ahora democracia. La democracia es una construcción histórica que se ha hecho con las luchas de los pueblos. Y nos ha llegado el turno.

Esto quizá no lo entienda el que escribe los editoriales del Diario de Burgos. O quizá sí, pero está muy asustado. Si su normalidad cambia, si enseñamos a la gente que lo que es normal no ha sido normal siempre y no tiene por qué seguir siéndolo en el futuro igual se le acaba el chollo. Ya sabes, publicidad institucional, compadreos, esas comidas tan ricas… Tiene mucho por lo que estar asustado. Yo por mi parte no voy a parar de luchar para que se les acabe. Y cada vez somos más.