Etiquetado: Economía

El acoso inmobiliario de Caja de Burgos en Manuel de la Cuesta (2 de 5)

Otro escándalo protagonizado por esta entidad, más grave por las consecuencias que originó a decenas de personas, fue el acoso inmobiliario al que sometió a los inquilinos/as de las viviendas “sociales” de la Calle Manuel de la Cuesta, ya que quienes las habitaban disfrutaban de un alquiler bajo, de renta antigua, que la Caja no podía incrementar unilateralmente.
Eran los años, ya los últimos aunque casi nadie quería saberlo, de la fiesta inmobiliaria y de la orgía crediticia. Por ello, como dicen los cínicos de la guerra, todo parecía valer en la lógica de la acumulación de rentas tras su extracción al siguiente en el eslabón. En este caso la estrategia previsible de los directivos de la entidad no podía ser otra que el derribo de los hogares y la reinstalación forzosa de los damnificados, muchos de ellos de avanzada edad, en otras viviendas con alquileres notoriamente mayores.
A sabiendas de la oposición que se iban a encontrar, comienzan a desarrollar una serie de actuaciones encaminadas al deterioro progresivo e intencionado de los edificios desde el año 2007, con el fin de que sean declarados en ruina y que los inquilinos/as no tengan más remedio que abandonarlos. Un claro ejemplo de gentrificación de la que se habla en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona pero que parece pasar desapercibida cuando ocurre y ha ocurrido en nuestra propia ciudad y que también se ha reproducido en ciertas áreas de nuestro centro histórico muy apetecibles por la entrada de ayudas económicas e inversión pública. Podemos recordar el derribo de un bloque de viviendas en la Plaza Vega, que perjudicó irremisiblemente a una familia propietaria, a los dueños de una pensión y a personas que vivían en régimen de alquiler; actualmente es un solar vacío.
Los habitantes de esta barriada denunciaron que Caja de Burgos no realizaba las reparaciones que demandaban, sino que se encargaba de producir más daños deliberadamente. Tapiaba además las viviendas que paulatinamente iban quedando vacías con el fin de impedir que otras personas pudieran vivir en ellas, después de producir más destrozos en su interior. Finalmente, pese a las protestas, movilizaciones y solidaridad de numerosas personas, el Ayuntamiento permitió a Caja Burgos derribar esta barriada en 2010, dejando a muchas familias y gentes mayores sin vivienda social; algunas no tuvieron más remedio que aceptar ser realojadas en otras viviendas más caras; otras se negaron y abandonaron definitivamente toda relación con la caja…
Hoy día el solar es una herida más en el devastado cuerpo de la ciudad, una tierra en la que habitaba vida y ahora no es más que un yermo a la espera de nuevos vientos que conviertan las piedras y las hierbas en negocio.
Otro escándalo, relacionado con el anterior, es la compra del antiguo mercado de abastos de la Plaza San Bruno. Con la especulación urbanística como directriz, la Caja de Burgos paga a la empresa Arranz Acinas una cantidad de dinero que jamás podrá recuperar. De nuevo un mal negocio, pues no consiguen, si quiera, su reventa. ¿Cómo se deshace de este problema? Pues, como ya parece una práctica habitual, con la complicidad del Ayuntamiento. Éste permite a la Caja edificar más alturas en las futuras viviendas de Manuel de la Cuesta, por lo que si finalmente termina la construcción (hoy paralizada) y consigue vender o alquilar más viviendas en esa barriada podrá al menos hacer caja y recuperar su frustrada inversión en el mercado.
También es necesario explicar que, tras el derribo de la plaza San Bruno, una nueva herida se abre en una ciudad que supura caciquismo e impunidad en la misma proporción, y ésta queda cinco años abandonada, convertida en una explanada de gravilla. Sólo ahora, en época electoral, el Ayuntamiento ha decidido rehabilitarla; eso sí, sin someter su actuación al diálogo franco y la participación efectiva del vecindario. ¡Faltaría más!

DONDE LAS DAN, LAS TOMAN
CSR –GAMONAL

Apuntes estivales

Bárcenas

La mierda del Caso Bárcenas le está llegando al cuello a Rajoy y amenaza con seguir subiendo. Por si todo esto no fuera suficiente, el ex-tesorero del PP amenaza con tirar de la manta y contar toda la verdad. Para llevar a cabo esta labor cuenta con la inestimable ayuda del carroñero Pedro J. Ramírez, que tiene la potestad para darle la puntilla a este Gobierno zombi.

En los primeros papeles que publicó El País aparecían 2 cobros de 650.000 pesetas en el año 1992 de Juan Carlos Aparicio. El ex-alcalde de Burgos y ex-ministro del PP negó que recibiese esas cantidades y la prensa local decidió pasar página. “Para mí hubiese querido esa pusilanimidad”, pensará el ex-concejal Villanueva en el destierro.

Está absolutamente cristalino que grandes empresarios y constructores sobornaban a los responsables políticos del PP mediante financiación ilegal para recibir favores. Pero no seamos tan igenuos de pensar que la corrupción la cometen cuatro manzanas podridas que hay que retirar del cesto. Corrupción y capitalismo son dos patas de un mismo cuerpo que necesitan una de la otra para avanzar en su ofensiva por empobrecernos. La corrupción es el sistema y el sistema es la corrupción.

Vamos a la playa, calienta el sol

Después de aprobar la última Reforma Laboral, el Gobierno establece el marco legal para seguir robando a los trabajadores. No se nos puede olvidar quiénes son los responsables de esta pérdida de derechos y de este latrocinio.

Mientras nos vendían las bondades de la última Reforma Laboral, que no ha dado más que resultados negativos, los empresarios burgaleses, con Miguel Ángel Benavente a la cabeza, siguen proponiendo soluciones como rebajas de sueldos de hasta el 30%. Ellos tienen muy claro que, para mantener sus privilegios, tienen que robar a sus trabajadores cada vez más. Para ganar la lucha de clases hacen política todos los días sirviéndose de la alfombra roja que les ofrecen los medios de comunicación. ¿Cuándo vamos a hacerlo nosotros?

No hay dinero

“Los recortes son algo obligado que tenemos que hacer porque no hay dinero. Sabemos que son medidas dolorosas. Ya nos gustaría a nosotros no tenerlos que hacer”. ¿Cuántas veces hemos oídos cacarear estas frases a los responsables políticos?

Siguen recortando por los eslabones más débiles de la cadena. En Burgos, la sanidad aparece en el 66% de las últimas denuncias por discriminación racial. Hablando claro, los inmigrantes irregulares y sin recursos están quedando fuera del sistema sanitario.

Mientras realizan recortes porque, según ellos, no hay dinero, el rescate a la banca ha costado, de momento, 850 euros a cada ciudadano.

Iglesia

¿Dónde está la vehemencia de los obispos para denunciar estos recortes racistas de la derecha?

Terrorismo

Una nueva persona ha sido hallada muerta en su vivienda en el momento de ser desahuciada. La entidad financiera, autora de la matanza, ha reconocido su autoría, aunque todavía no se ha detallado la sucursal desde la que el comando planificó el asesinato. Los miembros de la banda prepararon este acto violento concienzudamente, ya que su aparato de extorsión había amenazado a la víctima en numerosas ocasiones durante los últimos meses.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha publicado un comunicado en el que condenan este tipo de atentados terroristas y ha animado a todos los ciudadanos a que se sumen a las concentraciones de reprobación. Diferentes fuerzas de la lucha anticapitalista se han sumado a todos estos actos solidarizándose con las víctimas y pidiendo el “reconocimiento y reparación” de las mismas. Además, han alertado a la ciudadanía para que tome las precauciones necesarias ante este grupo terrorista “especialmente peligroso y agresivo”.

Desde el entorno de la banda armada han evitado condenar este tipo de sucesos violentos que se están recrudeciendo en los últimos meses. De esta forma, ninguna entidad financiera ha hecho ninguna declaración.

A su vez, el ministro del Interior ha ofrecido una rueda de prensa en la que no ha condenado lo ocurrido y ha afirmado categóricamente que “la justicia y la policía no están trabajando en la detención de los autores de este atentado”. De la misma forma, ha dado órdenes a la Interpol para que no se abra ninguna orden de busca y captura internacional contra los responsables de esta situación.

Razones para creer en una España peor

Si quieres ponerle música al mensaje, puedes pinchar aquí.

Basado en la situación real de la España actual de 2012.

Por cada elefante que mata Juan Carlos de Borbón, cientos de miles de periódicos se imprimen lavando la imagen del jefe del Estado. Por cada disparo en el pie que se da el hijo de Marichalar, más de diez millones de españoles viven por debajo del umbral de la pobreza.

Por cada país que quiere explotar sus propios recursos, miles de periodistas confunden los intereses privados de una empresa con los de la totalidad de los ciudadanos de un territorio. Por cada explicación que da el gobierno argentino, crece la desconcertante sombra del silencio del ejecutivo español. Cada vez que respira el presidente de Repsol, un juez interpreta la ley en favor del poderoso.

Cada vez que un trabajador vota a la derecha, los especuladores financieros dan un nuevo mordisco a los servicios públicos esenciales. Cada vez que un habitante del Sur de Europa dice que no le importa la política, se relame un tiburón en Wall Street.

Cada vez que alguien pronuncia la palabra antisistema, un antidisturbio golpea impunemente a un ciudadano que se manifiesta en defensa de sus derechos. Cada vez que Rajoy se enciende un puro, el cerco de la opresión crea un nuevo preso político.

Hay razones para creer en una España peor.

Defrauda (II)

Que en España se defrauda es algo evidente. Diferentes estudios cifran en torno a 70.000 millones de euros el coste anual del fraude fiscal. Esa cantidad es el presupuesto del sistema sanitario español, para los que dicen que hay que recortar en sanidad y en educación porque no hay dinero.

Según un reciente informe de los técnicos de Hacienda, un 71% del total de este fraude lo producen las grandes fortunas y las grandes empresas, ese sector de la población al que nunca alcanzan las malditas tijeras de los sucesivos gobiernos.

En este cacho de tierra llamado por algunos España los billetes de 500 euros suponen más del 70% del dinero en circulación en todo el país, mientras que en el resto de Europa supera levemente el 30%. Los españoles nos las sabemos todas.

Para comprender este cúmulo de injusticias y despropósitos bastará repasar el currículum de los dos máximos responsables de las finanzas públicas en la actualidad. Como de todos es sabido, el ministro de Economía y Competitividad Luis de Guindos fue asesor para Europa de Lehman Brothers, esa compañía de servicios financieros que vendía a sus clientes paquetitos de mierda a precio de oro. A los de Lehman Brothers se les acabó el papel de regalo y la gente empezó a darse cuenta que aquello era mierda. Así se cayó la primera ficha del dominó que propició el actual tsunami económico.

Por cierto, los que causaron aquella quiebra estafando a la gente son los mismos que ahora especulan con la deuda de los países europeos empobreciéndonos y robándonos los servicios públicos fundamentales mientras se forran. Asqueroso.

Nuestro otro protagonista es Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas. Este ilustre caballero fundó ‘Montoro y Asociados’, especializados en asesoramiento fiscal. Es decir, especializados en decirte lo que tiene que hacer tu empresa para evadir impuestos y que aquí no se entere nadie.

Los delincuentes vigilando que no se cometan delitos. Brutal.

#29M Huelga General

Las excusas de los trabajadores que no van a hacer huelga son como el traje inexistente que creía lucir el emperador del cuento de Andersen. Ellos creen que van vestidos de unos argumentos que, según les han contado, son muy válidos, pero realmente, cuando pasean delante de mí, les veo absolutamente desnudos. Les han engañado y se pasean por la vida desnudos de argumentos.

Dicen que “igual que hay libertad de huelga debe haber libertad para poder trabajar”. Intentan mostrar un traje de inexistente libertad y salen desnudos mostrando todos los miedos que no les permiten ser libres. El miedo a perder el sueldo del día, el miedo a perder los pluses de ese mes, el miedo a perder el trabajo, el miedo a ser señalado. Si quieres sacudirte el miedo denunciando de forma anónima que tu empresa coacciona a los trabajadores para que no hagan huelga, puedes hacerlo aquí.

También indican que “la huelga no soluciona nada”. La huelga no es un instrumento para solucionar la situación económica actual. La huelga es un instrumento de presión de los trabajadores para reclamar los derechos que nos están robando. ¿Solucionarás algo tú trabajando el día 29? Tápate, que te estamos viendo desnudo.

“No estamos en momento de hacer huelgas, hay que arrimar el hombro”, añaden. ¿El hombro? Estamos cansados de arrimar el hombro los de siempre, mientras los tipos que se forraban a nuestra costa antes de la crisis, lo siguen haciendo ahora.

En este fango económico nos metieron las políticas económicas neoliberales y para salir del fango están utilizando las mismas recetas. La reforma laboral no es más que pérdida de derechos de los trabajadores y establecer medidas para que haya un trasvase económico de las capas populares de la población hacia los más ricos. Es decir, que para que ellos sigan mantiendo sus privilegios, nosotros tenemos que perder parte de nuestros derechos. Nos están robando y pretenden que arrimemos el hombro.

Una huelga es un pulso y las huelgas se ganan o se pierden. En esta huelga nos jugamos muchísimo porque, si el gobierno sale reforzado después del día 29, ya han hablado de reformar el propio derecho a huelga. Si después de las condiciones laborales que nos deja esta reforma, nos quitan el derecho a reclamar lo que es nuestro, no nos quedará nada. Dejando atrás todas nuestras divergencias, los que sabemos de qué lado de la trinchera estamos tenemos que estar juntos. ¡El jueves nos vemos en la Huelga!

Víctimas del capitalismo

a) Leo una noticia que anuncia el estreno de la película “Si quiero silbar, silbo”. El argumento trata la situación de miles de familias rumanas, en las que alguno de sus miembros tuvo que emigrar a Italia o España en busca de la quimera de un futuro mejor. La quimera de un mañana holgado se transformó en la realidad de un presente de estrechez económica, educativa y social.

Los hijos de los migrantes que vinieron aquí a trabajar se desorientaron allí en el laberinto de la exclusión social y la conflictividad para acabar con sus huesos en centros de menores o en la cárcel. Cuando una sociedad hace pasar a sus miembros de la casilla de la exclusión a la de la cárcel, da carta blanca a la codicia y galopa hacia su propia destrucción.

b) La crisis económica ha elevado el número de suicidios. En España ya son la tercera causa de muerte, tras el cáncer y la mortalidad cardiovascular. En 2008 aumentaron un 8%. Estas cifras son atrasadas y difíciles de cotejar debido a que nuestras (siempre atentas) autoridades no quieren alarmarnos.

En vez de escondernos la realidad podrían preocuparse de proporcionarnos unas condiciones de vida dignas que no nos empujen por las alcantarillas del sistema. Esta sociedad enferma de competitividad y acumulación financiera nos conduce por caminos que desembocan en depresión, ansiedad y otros trastornos a los que también amenazan las tijeras de los recortes sociales de Rajoy.

c) Ayer murió el segundo indigente en las calles de Burgos en menos de una semana. El barco del capitalismo insaciable tira al mar a la parte de la tripulación que no le sirve. La socialdemocracia desorientada trata de tirar salvavidas a los náufragos. A mí me gustaría que todos fuésemos capaces de ir en el mismo barco, aunque fuese más despacio, sin marisco y sin orquesta amenizando la travesía. El problema es que hay inmorales dispuestos a perpetuar el actual orden establecido, atragantándose de manjares mientras otros nos caemos por la borda.

d) Un 13,2% de la población mundial, 920 millones de personas, sufren hambre y desnutrición según la FAO. No me voy a meter a analizar este dato porque no quiero hablar de guillotinas, Kalashnikovs, ni jurar en siete idiomas que el calendario dice que estamos en Navidad. Aunque, si te digo la verdad, no sé muy bien lo que será eso de la Navidad.

Los mercados (II)

Bueno, pues ya que la poesía es un arma cargada de futuro voy a ir poniendo las balas.

Los mercados son todo eso que tú dices. Pero yo no voy a hablar de lo que pienso de los mercados, sino de quiénes son los mercados. Para ello voy a usar los datos que he descubierto en una página fantástica, en inglés eso sí, que se llama “We are the 1%” (somos el uno por ciento).  Vamos a hablar de tres miembros de los mercados y después hablaremos de un estrella invitada autóctona, que representa mejor que nadie a la oligarquía burgalesa que también nos ha metido en esto.

Estos dos chicos tan guapetones, con esa pintita de frikis que compartían tardes jugando con el Spectrum son Larry Page y Sergey Brin, nada más y nada menos que los fundadores de Google. Parecen felices, ¿a que sí? Normal, después de haber evitado pagar 3.000 mil millones de dolares a la Hacienda estadounidense a través de la ingenieria financiera y los paraísos fiscales todos tendríamos esa cara. Como dicen en la página: “dominamos las búsquedas, te leemos el correo, analizamos cómo te comportas en internet y todavía confian en nosotros”. A ver si empezamos a desconfiar.

Este de aquí se llama Raoul Weil, alto ejecutivo del Banco suizo UBS antes de la crisis. Este, es uno de los culpables indirectos de que en Cataluña vayan a cerrar los quirófanos por las tardes. Sí, detrás de esa sonrisa, detrás de esa corbata, se esconde un criminal. Pero no acabará en la cárcel (de momento). La cárcel está pensada para los pobres, no para los verdaderos criminales, los del traje y la corbata.

Y a este de aquí, pues ya le conocemos, es nuestro querido Antonio Miguel Méndez Pozo. Realmente muchos pensaréis que no está a la altura de la criminalidad de los de antes. Además este estuvo en la cárcel en su tiempo. Puede ser que no haya una relación directa. Tampoco sabemos su situación fiscal. Pero a su manera, este es culpable de la crisis. Y lo es porque es el prototipo de la oligarquía española, esa llena de constructores y concejales de urbanismo bien huntados por las Cajas de Ahorro locales que se enriqueció con la burbuja inmobiliaria y que construyeron esa ilusión de enriquecimiento (fundamentalmente sobrevalorando la vivienda) que hizo que tanta gente se endeudara. Deuda que gente como el señor Weil de más arriba vendía y con la que se enriquecía.

Evidentemente hay muchos más culpables. Y puede que todavía con más culpa que estos. Pero los mercados son personas. Y esas personas tienen cara, nombre, vida. Y esos son los criminales a los que hay que perseguir. Y después de estos, a los políticos que en cuanto dejan la política son contratados por estos mismos señores. A esos políticos que desde los años 70 han desregularizado sistemáticamente el mercado financiero global y han tolerado que la política (y por lo tanto la moral) esté al margen de la actividad económica. Son muchos y nos va a costar mucho trabajo, pero Islandia ya les están mostrando el camino de la cárcel. Ese es el ejemplo.

Los mercados

Chorizos, vampiros, engominados,

golfos, sinvergüenzas, miserables,

gorrones, incultos, interesados,

mezquinos, obtusos, irresponsables,

miopes, garrapatas, atracadores,

mercachifles, invisibles, mezquinos,

urracas, egoístas, impostores,

cobardes, cleptómanos, asesinos.

En New York los bancos de tiburones

pescan en río revuelto dinero.

Los Rastani sonríen abusones,

si agachan la cabeza los corderos.

Y al marcar un gol nuestras ilusiones,

sacan al campo a todos sus maderos.

Algo personal (II)

Nos han vuelto a meter otro gol y desde mayo de 2010 ya no sabemos ni los que van. No sé si, vistas las circunstancias, será mejor intentar la remontada o que acabe el partido cuanto antes. Esos tiburones encorbatados llamados mercados nos están dando una paliza a los ciudadanos de a pie con la inestimable ayuda de una clase política que ha decidido arrodillarse ante el poder económico. Y como diría Serrat: entre esos tipos y yo hay algo personal. Si no lo hubiera, no podría mirarme al espejo.

El panorama político previo a las elecciones del 20N no podría ser más descorazonador. Con un PSOE tan derechizado en lo económico no sé con qué cara va a salir Rubalcaba a contarnos que por el mar corren las liebres y por el monte las sardinas durante la campaña electoral. PSOE y PP han aprovechado los últimos coletazos del mes de agosto para pactar una reforma constitucional que asesta un golpe más a lo que quedaba del Estado del bienestar.

Y han decidido que van a hacerlo sin aprobarlo a través de un referéndum porque lo ha dicho el Banco Central Europeo porque, ¿quiénes somos los españolitos de a pie para decidir sobre nuestra propia constitución si están las instituciones económicas mundiales para dictarnos lo que debemos hacer? A esto, el PSOE y el PP lo llaman democracia. Como dice Ramón Lobo, si no quieren mi voto ahora estos “demócratas”, que no lo esperen el 20N.

Ya que se ponen a cambiar la Constitución que lo hagan en profundidad. Podrían empezar por los dos primeros artículos porque después de esta reforma no queda nada de ese Estado social y democrático de Derecho con valores superiores como la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. El artículo segundo dice que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”. Podrían reformularlo diciendo que “la soberanía nacional reside en el Banco Central Europeo, el FMI, Moody’s y los especuladores financieros, de los que emanan los títeres del Estado”. Al menos se ajustaría más a la realidad.

Y el sátrapa de Chávez consultando al pueblo las reformas más relevantes a través de referéndum… No se había enterado que en las verdaderas y sacrosantas democracias europeas las reformas constitucionales se hacen por la puerta de atrás y sin consultar a la gente. ¡Qué sabremos nosotros de la forma de gobierno que queremos!

Pero bueno, no me preocupo demasiado porque habrá mucha gente celebrando este avance de la dictadura capitalista. Me alegro por todos esos trabajadores que ni se aproximan a ser mileuristas y que el 20N votarán a la derecha. Estarán encantados con tener que pagar por la sanidad o por que sus hijos vayan a un colegio en el que se masifican las aulas. Estarán encantados con la idea de que se estrechen los derechos de los trabajadores (que son los suyos propios) o con que jueguen con el dinero de sus pensiones en el casino. Con todos esos ignorantes que perpetúan este sistema esclavista también brindo yo, pero ni con cava ni con champán, lo haremos con gaseosa que, aunque estamos muy contentos, la cosa está muy jodida.