Etiquetado: España

La bandera de España

Paseando ayer por la tarde me di cuenta de que algunos balcones lucían una bandera de España. Probablemente, hacían caso al cartel de la Nuevas Generaciones del PP, que animaban a que la gente luciese orgullosa los colores nacionales. Volvía algo cansado, con esa sensación de malestar difuso que creo compartimos todos últimamente y que contrastaba, supongo, con esa idea del orgullo nacional, este no tan difuso, de las personas que habían decidido colgar la bandera en el balcón de su casa.

Cualquiera que siga el blog es consciente que mi relación con el orgullo nacional es, por decirlo finamente, esquiva. Ya he escrito alguna vez que la nación española me importa entre poco y nada. Cualquier exaltación de la contingencia me resulta bastante estúpida. Además, soy una persona bastante desapegada de las pasiones, de todas, y entiendo que el orgullo nacional tiene un alto componente pasional o irracional.

Además, está el contexto. Si hay una palabra que defina bien qué implica lucir una bandera de España justo ahora, esa palabra sería ridículo. Lucir una bandera de España con orgullo hoy es hacer el ridículo. Pero es que, creo, uno de los estereotipos sobre los españoles que más cercano está a una realidad generalizada es nuestra capacidad para hacer el ridículo. Ridículo resulta Rajoy contándonos que ha engañado a Europa y ha conseguido 100.000 millones de euros regalados igual que ridículo resulta el rey pidiendo perdón por matar elefantes. Ridículo es este orgullo de bravuconada de bar. Orgullo que contrasta con cualquier realidad tangible, orgullo que es capaz de negar la evidencia del desastre y, sobretodo, la propia responsabilidad en el desastre.

Pero hay más. Todos hemos sentido vergüenza ajena alguna vez. Esa tristeza fría viendo como una persona que quieres pierde los papeles en una situación, comportándose como lo contrario de lo que es o de lo que sabes que quiere ser. Pues esta misma sensación me recorría el cuerpo volviendo a casa y viendo los balcones con sus banderas. Una sensación de vergüenza ajena triste. Muy triste.

Son sensaciones bastante desalentadoras. El sábado por la noche habría 250 personas en la Puerta del Sol protestando. Esa protesta continuada e irregular que, al menos desde hace un año, se ha mantenido de diversas maneras. En esa protesta, también percibí este malestar. Probablemente, desalentados porque los muchos gritos y los muchos esfuerzos chocan una y otra vez con una bandera de España de cemento, terca e inamovible en un orgullo estúpido que oculta las miles de debilidades en las que vivimos.

Razones para creer en una España ¿peor? (II)

¿Una España peor? Vamos a pensar en las razones para creer en una España mejor (todos los datos están extraídos del reportaje “Una año de pequeños y grandes logros desde las plazas”, Marta G. Franco, en la edición impresa de esta quincena del periódico Diagonal):

  1. Desde hace una año, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, colectivo de defensa ciudadana frente al latrocinio de los bancos ha conseguido frenar 230 desahucios y ha multiplicado su actividad. Además, ha puesto en la agenda pública el problema de los desahucios, ampliando su lucha a otros colectivos como los inquilinos. 
  2. Mientras que hace un año parecía que la política se reducía a lo de siempre, en este momento en muchos barrios de todo el país hay pequeños grupos de afinidad que, desde distintas perspectivas, están haciendo un trabajo capilar pero fundamental para plantear visiones políticas alternativas a la hegemonía capitalista.
  3. A partir de estas iniciativas, modelos de vida que explícitamente apuestan por escapar del modo de vida capitalista, como las cooperativas integrales, se están multiplicando, habiéndose iniciado procesos en esta línea en Madrid, Andalucía, Cabo de Gata, La Rioja, Valencia o Aragón. Además, modelos como la Banca Ética o las cooperativas financieras aumentan sus clientes y asociados aumentan día a día sus clientes y asociados.
  4. Por último, desde mayo del año pasado el número de participantes en manifestaciones ha aumentado (en total un 4,7% que no es mucho, pero en este tiempo se han producido algunas de las mayores manifestaciones desde el 78). Este año, por ejemplo, ha habido una media de 60 manifestaciones/protestas diarias en todo el Estado.

Mañana hay una manifestación (Burgos, 12:30, de la Plaza del Cid a la Plaza Mayor) contra el expolio de los servicios públicos convocado por los sindicatos mayoritarios y muchos más colectivos, el martes es el uno de mayo con manis por todos lados y en dos semanas el #12M15M. Probablemente todas estas cosas que he dicho te parezcan nimiedades frente a las subidas del IVA, los recortes en sanidad o educación, el empobrecimiento generalizado de nuestras vidas o la facilidad de los políticos para escupirnos en la cara. Pero los cambios no se producen enseguida. La hegemonía neoliberal está asentada en las percepciones de toda esa generación que vivió y se socializó en la apariencia de riqueza del pelotazo. Pero conforme avance el tiempo, y muy en parte gracias a este trabajo capilar de muchas personas, que no parece tener resultados evidentes, iremos reconstruyendo alternativas y movilizaciones que nos lleven a una España mejor para las clases populares.

Mientras, siempre nos quedará Jesús Quintero.

Orlando Zapata vale más que Patricia Heras (II)

No creo que nos tengamos que sorprender de que los medios no hablen de la muerte de Patricia Heras. Al fin y al cabo no era más que una okupa, y ya sabemos que esa gente sólo importa en los medios si es para hablar mal de ellos. Son distintos, se atreven a intentar vivir sin hipotecarse 50 años por un piso, sin dejarse explotar en un trabajo de mierda y, lo peor de todo, quieren transformar la sociedad sin respetar el sacrosanto principio de propiedad.

En una sociedad de buenos y malos, donde la policía siempre está entre los buenos y los que se manifiestan, luchan, disienten o, simplemente, son diferentes son los malos, lo normal es que la gente como Patricia acabe en la cárcel. ¿No hay pruebas que demuestren que ninguno de los acusados (incluyéndola a ella) fue el que agredió al policía? Da lo mismo. Si aquí lo que se juzga es a una gente por ser como es, no por nada en concreto.

Cada día más desde el poder se criminaliza y se persigue al disidente. Aquel que no acepta la verdad revelada de la democracia representativa con una economía capitalista es perseguido hasta neutralizarlo. Imagínate que ocurriría si mucha gente pensase esto: que la sociedad es injusta y que podemos y debemos transformarla. ¿A cuántos se les acababa el chollo? Para eso están la policía y los medios, para que unos cuantos sigan manteniendo el chollo y el resto les aplaudamos como imbéciles.

Orlando Zapata vale más que Patricia Heras

Patrcia Heras se suicidó el martes en su casa. Estaba condenada por los acontecimientos que ocurrieron en San Pere Més Baix. Mientras que la guardia urbana barcelonesa intentó desalojar una casa presuntamente okupa, uno de sus miembros resultó gravemente herido quedando tetraplégico. En ese momento comenzó una rocambolesca investigación, en la que se cambió de versión en varias ocasiones, y merced a la cual se detuvo a Patricia Heras y a otras cuatro personas.

Patricia Heras siempre declaró su inocencia inclusó añadiendo que no se encontraba en ese lugar en el momento de los hechos. La condenaron a tres años de cárcel por lanzar una valla a miembros de la guardia urbana. Patricia se suicidó el martes en su casa cuando se encontraba ya cumpliendo el tercer grado de su condena y tan sólo tenía que desplazarse a la prisión para pasar las noches. Amnistía Internacional denunció el caso, así como las torturas y los malos tratos que recibieron los detenidos durante todo el proceso.

Para los oligarcas de la comunicación este acontecimiento no ha sido merecedor de saltar al primer plano del panorama informativo español. De hecho, ha pasado al segundo, al tercero o incluso se ha hecho invisible en casi todos los casos. ¿Para qué vamos a sacar a una guarra de estas que encima ha dejado a un policía vegetal? Además, se ha suicidado. Ella se lo ha buscado. Hasta aquí, todo normal. Dentro de lo anormal del sistema de los medios de comunicación españoles, sería lo normal porque es lo que estamos acostumbrados a ver todos los días. Pero vamos a echar la vista unos meses atrás.

A finales de febrero del pasado año moría el preso cubano Orlando Zapata en una cárcel cercana a La Habana. Zapata llevaba 85 días en huelga de hambre para solicitar en su celda una serie de comodidades como eran un teléfono, una televisión y una cocina. Según el Gobierno cubano, se trataba de un preso común que se encontraba cumpliendo condena por delitos ajenos a cualquier actividad política. Mientras que los medios internacionales señalaban que vivir de la ilegalidad, práctica muy extendida en la isla, convertía a muchos ciudadanos en potenciales delincuentes.

En cualquier caso, la muerte de Orlando Zapata saltó a todas las portadas de los medios de comunicación españoles. Ocupó valiosos espacios informativos, dio lugar a numerosas columnas de opinión, tertulias, entrevistas,… En todo momento se trató a Orlando Zapata como a un disidente dando por hecho que su huelga de hambre tenía fines políticos. Se puso en tela de juicio la calidad de las cárceles cubanas y se volvió, una vez más, a la redundancia informativa tratando aspectos de la política cubana desde la desinformación y la descontextualización.

En estas líneas no quiero establecer ninguna comparación entre las muertes de Patricia Heras y Orlando Zapata, a pesar de que evidentemente tengo una opinión sobre cada una de ellas. Aquí quiero dejar constancia de la hipocresía, la desinformación y el doble rasero al que nos someten diariamente los medios de comunicación en función de intereses políticos y económicos. ¿No vale lo mismo la muerte de Heras que la de Zapata? ¿Por qué utilizan más vehemencia para criticar las condiciones de un país que se encuentra a miles de kilómetros que al suyo propio? ¿Por qué mienten? ¿Por qué nos ocultan información? Es necesario no creerles, ponerles continuamente en tela de juicio, buscar información por nuestros propios medios para construir un panorama informativo creible, real y cercano a cada uno de nosotros.

————————————————————————————————————————————————-

Ayer murió el terrorista Orlando Bosch que colaboró con Luis Posada Carriles, que también vive en libertad en Miami, en la planificaión y ejecución de un atentado terrorista contra un avión comercial que en 1976 mató a más de 70 ciudadanos cubanos. Esos planes de la CIA de sembrar Cuba de muerte tampoco serán portada en El País ni en El Mundo.

Contaminación (II)

Dos miembros de la empresa de limpieza Aire Puro acaban de llegar a España. Van a desinfectar todos los ambientes contaminados que se encuentren en el país. Para ello recorrerán todos los ámbitos de la sociedad en busca de partículas infectadas y perniciosas.

Comienzan en un juzgado pero, en cuanto ponen un pie en el edificio, los niveles de franquismo se elevan hasta niveles 1.000 veces por encima de lo recomendable para una democracia. En todos los tribunales que investigan se encuentran el mismo problema. Incluso en la Audiencia Nacional les salta la alarma de “Tribunal Político”. Llegados a este punto, los dos operarios se miran y abandonan los juzgados sin dar crédito a lo que están observando.

En la política no encuentran muchas diferencias. El Congreso de los Diputados les da unos niveles de franquismo 500 veces por encima de lo permitido para cualquier ciudadano europeo. La oligarquía política tampoco escapa de esa contaminación que lo cubre todo de un ambiente viscoso e irrespirable. Detectan un partido con más de diez millones de votantes que alcanza cotas de hecatombe dictatorial.

Después de comprobar los elevadísimos niveles de contaminación deciden dirigirse hacia una escuela financiada con fondos públicos. La realidad les vuelve a escupir un panorama desolador. Los libros de texto, las reformas educativas y el profesorado registran una contaminación de franquismo muy por encima de los datos que deberían arrojar después de más de 35 años de aquella catástrofe. Finalmente, huyen del colegio porque observan niveles dañinos para la salud democrática al acercar el detector a un crucifijo que corona el aula.

Lo mismo les ocurre con los medios de comunicación. Incluso entre los ciudadanos toman nota de registros desconcertantes. Una señora que dice ser progresista y que nunca ha votado a la derecha tiene una contaminación franquista notablemente por encima de lo permitido por la Organización Mundial para la Salud Democrática.

Los dos limpiadores no dan crédito a los datos que les ofrecen los detectores, por lo que comienzan una investigación para encontrar el origen de estos brotes franquistas que no permiten un ambiente respirable en la sociedad española. Tras varios meses de investigación vuelven a su país de origen con las dos causas principales que generan estas atmósferas tan asfixiantes. El primer tema de la tesis se titula: FRANCISCO FRANCO: “TODO QUEDA ATADO Y BIEN ATADO”. Y el segundo y último tema de la investigación tiene por título: SACROSANTA TRANSICIÓN.

Contaminación

España es un país muy contaminado. Está lleno de contaminación franquista. Hay contaminación franquista en los dos grandes partidos. Pero mucha. Sobretodo en uno claro, que es un producto compuesto totalmente del CO2 franquista. Pero también en el PSOE, que tras 30 años compartiendo sitio en el poder con el PP se ha contaminado bastante. La contaminación franquista les lleva a querer impedir que personas de partidos legales que no han estado condenadas por nada y que condenan la violencia se presenten a las elecciones. Que ya sabemos que esto de las elecciones es meter aire limpio en el sistema, y eso no es bueno para la contaminación franquista.

Aquí la contaminación es muy perjudicial para la salud.

Pero no sólo hay contaminación entre los políticos, hay mucha también entre los jueces. Jueces contaminados hay muchísimos, tantos que habría que impugnar toda la Audiencia Nacional. A parte de porque eso de los tribunales excepcionales rompe con un principio básico de un estado de derecho como es la Unidad de Jurisdicción, también porque la mayoría de sus jueces actúan, no en función de los hechos  delictivos probados que hayan cometido los ciudadanos que son juzgados allí, sino en función de la opinión subjetiva que tienen sobre esos ciudadanos, saltándose gran parte de los principios fundamentales que deberían regir en un estado de derecho (irretroactividad, interpretación más favorable al derecho fundamental, etc.). El caso de de Juana Chaos es paradigmático de esto. 

Aunque no sólo la Audiencia Nacional está contaminada, también el Tribunal Constitucional y el Supremo (cuyo presidente cree que la justicia última es la divina) están muy contaminados de franquismo. A veces hay discusiones, puesto que hay jueces que llevan mascarilla para intentar evitar la contaminación, pero el hedor tóxico franquista acaba imponiéndose. Es cierto que a veces se dejan las ventanas abiertas en alguno de estos tres tribunales y nos sorprenden, pero muchos pensamos que lo que habría que hacer es tirar todos los edificios y construir unos nuevos, de estos ecológicos e inteligentes que reciclan ellos solos el aire y nunca hay que abrir las ventanas.

Lo peor de esto es que tengo la sensación de que cada vez el aire en estos lugares está más contaminado. Tendrá que ver conque el cristal a través del que miramos estas instituciones está lleno de mierda. Los medios de comunicación en este país no ayudan a limpiar el aire. Algunos, casi la mayoría, inyectan todavía más dióxido de carbono franquista en la atmósfera. Otros, supongo que debido al humo o a la tos, no son capaces o no quieren llegar hasta las ventanas para abrirlas. El caso es que el conflicto vasco ya lo han conseguido llenar tantísimo de aire sucio que hay gente capaz de celebrar que a una serie de ciudadanos (tan ciudadanos como tú, como yo o como Mayor Oreja) no puedan participar en unas elecciones. A este paso, acabaremos celebrando que, directamente, prohíban tener cualquier ventana abierta para que nada parecido a una democracia quede en este país.

La final de la Copa del Rey de España(II)

Esta noche se juega la final de la Copa del Rey. Mi opinión es que se está creando una gran cantidad de ruido alrededor de este partido. Porque al final, por mucho que nos guste, sólo es un partido o veintidós tipos en calzoncillos corriendo detrás de una pelotita que, en función de donde entre, se repartirán los papeles de héroes y villanos.

Estamos muy acostumbrados a que antes de un ‘Real Madrid-Barça’ se esté durante días avivando polémicas ficticias. Hay que vender periódicos, hay que hacer programas de radio, hay que rellenar informativos de televisión, pero también podemos mostrar el tedio que generan estas situaciones.

Que si Piqué les dijo a los “españolitos del Real Madrid” que les iban a “ganar la Copa de ‘su’ Rey” (como Piqué es muy moderno y súperguay lo ha desmentido en su twitter). Que si Pepe escupió a los jugadores del Barça (conociendo a Pepe quizás sea su forma de mostrar cariño, tampoco deberían ofenderse, les ha hecho cosas peores). Que si van a poner el himno de España a un volumen para que se escuche hasta en Pacoima y que no se oigan los abucheos de los barcelonistas. Que los del Real Madrid van a llevar banderas de España. Que si el equipo de los fachas. Que si el representante de la sonrojante burguesía catalana. Se me quitan las ganas de ver el partido.

Los mismos discursos cruzados de nacionalismos victimistas que se repiten machaconamente. Al final ruido, ruido y más ruido. Ruido como el del himno, ruido como el de los abucheos, ruido como el que nos hace perder el foco de lo importante. Esperemos que ese ruido no nos despiste de lo verdaderamente relevante, de lo crucial que se juega esta noche, de lo vital que se disputa en el terreno de juego de Mestalla, de lo más trascendental: veintidós tipos en calzoncillos corriendo detrás de una pelotita. Pero veintidós tipos muy buenos, ojo.

La final de la Copa del Rey de España

Mañana es la final de la Copa del (heredero del) Generalísimo. Los dos equipos más ricos de España se enfrentarán en Valencia para lograr el trofeo. Dicen que en el fútbol no hay política, pero por si acaso lo que dicen no es verdad, la Federación Española de Fútbol ha decidido instalar un sistema de megafonía para que el himno suene rozando el umbral del dolor. Hace dos años, los seguidores del Barcelona y el Athletic cometieron el grave delito de pitar mientras sonaba el glorioso himno y el Borbón entraba en el estadio. Para que esto no vuelva a ocurrir, la Federación ha decidido meter el himno en vena. Frente a la libertad de expresión, metemos el himno, y así no tenemos que prestar atención a la realidad.

Bien pensando es lo que llevamos haciendo mucho tiempo: ante el hecho de

"Les vamos a meter el himno hasta que les duela a esos catalufos", pensaron en la Federación.

que una parte de los catalanes y los vascos ni quieren ni se sienten españoles (las razones, si estas son buenas o malas, dan lo mismo ahora) pues nosotros no intentamos comprenderlo y configurar un sistema político integrador, sino que subimos el volumen del himno, esta vez en forma de gritos y rasgadas de vestiduras porque se nos rompe la patria, y aquí ya no se puede hablar de nada.

Que no te oigan decir que parte de los catalanes o de los vascos no se sienten cómodos y que, por lo tanto, algo pasará o algo habrá que hacer. Si lo haces, multitud de voces te cantarán el conocido himno de “es que los catalanes son unos tacaños”, “los vascos viven muy bien y son unos racistas”, “lo tienen todo”, “Madrid está peor”. Todo muy interesante, pero no resuelve nada y, sobre todo, no resuelve el hecho fundamental: España es un concepto discutible y, sobretodo, discutido, sería mejor que en esta discusión todos hablásemos e intentásemos llegar a algún punto en común.

Porque al final corremos el riesgo de pensar que esto es como la final de la Copa del Rey (con Mourinho haciendo de Aznar y Guardiola de Pujol). La diferencia es que en la final de la Copa del Rey unos ganan y otros pierden y en el Estado en el que, se supone, deberíamos vivir todos (o no, no es tan grave) deberíamos jugar en el mismo equipo.

¿#graciasZP? (II)

Es de bien nacidos ser agradecidos, y no voy a ser yo el que no le de las gracias a ZP. Hay tres cosas en las que, de una manera u otra, ZP ha hecho las cosas más o menos bien. La primera de ellas es la televisión pública. El simple hecho de quitar la publicidad o de convertir la televisión pública en algo que (salvo algún programa de La 1) no dé vergüenza ajena por su manipulación y ranciedad es algo digno de alabar. Por otro lado, a través de la reforma del Código Civil que permitía el matrimonio entre personas del mismo sexo, el gobierno visibilizaba un asunto que el nacional-catolicismo congénito español negaba, como es la existencia de personas que (¡oh, horror!) aman y sienten de otra manera y no con el objetivo único e irrenunciable de procrear.

Pero, aún con esto, lo que más podemos agradecer a Zapatero es que nos ha permitido ver las cuerdas con las que el franquismo dejó esto atado y bien atado. Efectivamente, los intentos de reforma que ha llevado a cabo ZP, han dejado bien claro cuáles son las líneas rojas que el régimen del 78 no permite traspasar: la indisoluble unidad de España y todo lo que ella conlleva (estatuto catalán, negociación con ETA, reforma del Senado de la que ya no se acuerda ni el tato); construcción de una memoria política alternativa sobre la guerra, el franquismo y la transición (la Ley de Memoria Histórica, que fue algo así como un coito interruptus o el procesamiento de Garzón dejando bien claro quién manda aquí); España como la reserva espiritual de Occidente (los propios matrimonios homosexuales, cruzada antifeminista emprendida por los “hombres de verdad” de la derecha a raíz de la Ley del Aborto y de cualquier avance progresista en la igualdad de género).

En estos temas, cualquier cosa que ha hecho ZP en sus siete años de mandato ha sido respondida por las fuerzas vivas como si la esencia de España (cualquier cosa que sea eso) o de la sociedad misma se fuese al garete. Lo peor de ZP ha sido, precisamente, que se ha vuelto atrás; se acobardó en vez de sacar pecho con valentía y ambición, explicando las cosas y “cueste lo que cueste” (como dijo en mayo con los recortes sociales) elaborar un programa de reformas del régimen, una especie de segunda transición que pusiera los cimientos de una democracia avanzada en este país, no para alcanzar el socialismo ni algo parecido (económicamente hablando, ZP no hizo más que recoger los frutos que sembró el PP desde el 96, sin cambiar absolutamente nada y jactándose de lo buenos que eran, hasta que, a partir de la crisis, ha descubierto que los frutos estaban podridos) sino para, por lo menos, que el panorama político no sea tan decadente y triste como es ahora en España.

Lo mejor de ZP ha sido que nos ha mostrado que esto no da más de sí, que la

Atado y bien atado.

Constitución del 78 y las clases dominantes de nuestra sociedad (políticas, económicas, mediáticas) tienen muy claro cuales son los límites. Sabemos después de estos años que la alternativa política en España no puede estar en ninguno de los partidos que deglute el régimen, sino que tenemos que buscarla fuera, en los margenes de los parlamentos, de los periódicos y de las empresas. A partir de ZP tenemos la certidumbre de que la decadencia del régimen político en que vivimos solo puede ser superada a partir de la articulación de un movimiento sociopolítico que proponga un nuevo proceso constituyente que supere el orden de cosas actual. Lo mejor que ha hecho ZP, al final, es fallarnos.

Cierta institución totalitaria (II)

¿Qué institución aplica ideas de siglos atrás al tiempo en el que vive?

¿Qué asociación ha tejido durante la Historia madreselvas de miedo e ignorancia en los cerebros de la gente?

¿Por qué las catedrales son tan grandes?

¿Quiénes han desatado más odio y más guerras a lo largo de la Historia?

¿Qué asociación privilegiada recibe anualmente del Estado Español 6.000 millones de euros de los cuales sólo 240 son de sus seguidores que ponen la X en la declaración de la renta?

¿Por qué Fraga no ha tocado un condón en su vida?

¿Por qué tipos que, SUPUESTAMENTE,  no practican sexo se permiten decirnos a los que lo practicamos cómo tenemos que hacerlo y con qué fines?

¿Qué sentido tiene que le cuente a un señor mayor metido en una caja las pajas que me hago, si mi fe se resquebraja o si me apetece follarme a la vecina del quinto?

¿Por qué cuanto más culta y libre es una sociedad más vacías están sus iglesias?

¿A quién le interesa mantener una población ignorante y temerosa?

¿Qué función cumple un crucifijo en el aula de un colegio?

¿Cuándo hay Fumata Negra en la Capilla Sixtina para la elección de un papa quiere decir que el Espíritu Santo estaba despistado y no ha influido correctamente en el Cónclave?

¿Quién es el papa para nunca equivocarse?

¿Por qué hay papas que rectifican a otros papas? ¿Quién de los dos se equivoca?

¿Qué sentido tienen todos sus rituales?

¿Por qué se empeñan en ir contra el arte y contra la ciencia si es una batalla que tienen absolutamente perdida?

¿Qué tipo de gente les defiende cuando hay una obra de teatro contraria a sus postulados?

¿Por qué un general de Ferrol que era “Caudillo de España por la Gracia de Dios” estuvo 40 años entrando a sus lugares de culto bajo palio?

¿Por qué esas ideas trasnochadas tienen que influir en las políticas de estado de una democracia?

¿Por qué cuentan con medios de comunicación que se dedican a inundar de bilis e ignorancia a sus seguidores?

¿Tan débil ha sido el hombre como para inventar en su cerebro este tipo de creaciones artificiales para explicarse los fenómenos circundantes?

¿Cuando acaba de dar misa Rouco Varela se cambia de disfraz y se va a dar conciertos bajo el seudónimo de Paco Clavel?

¿Son Rouco Varela y Paco Clavel la misma persona?