Etiquetado: Huelga General

Podemos ser cualquiera (II)

Esta tarde del 28 de diciembre a las 18:00 hay una concentración frente a la Subdelegación del Gobierno de Burgos para reclamar la puesta en libertad de Alfon, detenido desde la Huelga General del 14 de noviembre. La defensa de Alfon ha manifestado que el joven vallecano es víctima de un montaje policial que le mantiene en la cárcel 45 días. Si todo esto no fuera suficiente, está detenido bajo el Régimen F.I.E.S., un régimen con unas condiciones de aislamiento mucho más férreas. Si quieres informarte del caso de Alfon, puedes comenzar por aquí y en este enlace puedes consultar el resto de convocatorias que hay en todas las localidades.

Porque podemos ser cualquiera. Porque no hay que ceder un centímetro de la contienda política a este gobierno fascista. Porque nos quieren recortar hasta el derecho a protestar. Porque no podemos mirar hacia otro lado mientras existan presos políticos. Porque no permitimos que nuestros compañeros de luchas estén entre rejas. ¡¡ALFON LIBERTAD!!

P.D.- Espero no echar en falta esta tarde a UGT y CCOO porque las huelgas de las que ellos se vanaglorian también se ganan porque mucha gente, como Alfon, que no está afliada a sus sindicatos, está batiéndose el cobre ese día desde el minuto uno.

Anuncios

Podemos ser cualquiera

El día de la huelga general Alfonso Fernández Ortega fue detenido a las ocho y media de la mañana, cuando salía de su casa junto a su pareja y se dirigía a un piquete informativo. Desde ese día hasta hoy se encuentra en prisión preventiva bajo régimen FIES, un régimen carcelario especial para presos supuestamente peligrosos. Su historia está bien contada aquí o aquí.

Han pasado 42 días en los que las vidas de Alfon, su familia y sus amigos han sido destrozadas por una aparato jurídico-político con comportamientos fascistas cuyo objetivo es amedrentar y silenciar la protesta social. El robo sistemático de nuestras vidas no se puede realizar sin represión. Esta represión combina la espectacularidad de la violencia policial en manifestaciones y protestas callejeras con la represión administrativa y penal, mucho más localizada e invidualizada, pero que se ha traducido en más de 200.000 euros en multas relacionadas con los derechos políticos en Madrid desde mayo del año pasado.

Este es el contexto en el que tenemos que entender la detención de Alfon. Un contexto de impunidad en el que la policía puede torturar porque sabe que será indultada; puede saltarse su propia normativa en las detenciones, porque sabe que sus mandos le protegen; y puede detener y organizar un montaje contra cualquiera, porque sabe que los medios que controlan a las mayorías están ahí para silenciar la realidad.

Alfon podemos ser cualquiera. Cualquiera organizado o movilizado. Y también cualquiera que, simplemente, pase por allí.

Supongo que estáis cansados de oírme hablar de la guerra que nos han declarado las clases dominantes. Aparte de un expolio de nuestros derechos y nuestras vidas, esta guerra tiene una violencia real y concreta sobre algunas de nosotras. No es casualidad que Alfon sea de Vallecas, el barrio obrero de Madrid por antonomasia. Mientras él y su familia pasarán estas fiestas separados, a un niño pijo del PP que cometió una imprudencia que mató a dos personas, Ángel Carromero, le será rápidamente concedida la libertad condicional.

Ellos son una clase, son conscientes y se protegen mientras nos roban. O nos protegemos o el siguiente detenido podemos ser cualquiera.

Ah sí, Feliz Navidad.

#14N Huelga General

Porque es un derecho laboral irrenunciable. Por todo lo que nos están robando como ciudadanos y como trabajadores. Por solidaridad. Por las desbordadas cifras de paro. Porque no podemos pagar la crisis los que no tenemos ninguna responsabilidad en haberla causado.

Porque es útil. Porque la derecha siempre la ataca. Porque Esperanza Aguirre la quiere prohibir. Porque hay muchos y poderosos intereses puestos en que salga mal. Por orgullo, por ideología, por principios. Por vencer el miedo que inoculan a los que la queremos hacer.

Porque los derechos se conquistan luchando. Porque, por muchas discrepancias que pueda haber con las cúpulas de las centrales sindicales, están en juego asuntos vitales. Porque las huelgas las ganan los sindicatos y las pierden los trabajadores, así que no podemos permitirnos el lujo de perder una batalla más en esta guerra entre ricos y pobres en la que nos están venciendo por goleada.

 

#29M Huelga General (II)

El domingo el periódico El País ayudaba a calentar motores para la Huelga con esta foto. Son el enemigo. Entre ellos están los dueños o directivos de las empresas más importantes de este país, incluyendo bancos, empresas de energía, constructoras o medios de comunicación. Son los que antes y durante la crisis han estado ganando todo el dinero que nos han expropiado a las clases populares.

La reforma laboral es sólo un paso más en la dinámica de la estafa monumental que llaman crisis. Ya lo hemos dicho muchas veces: o ellos o nosotros. Mañana va a ser más verdad que nunca. Desde hace unos años, para que su beneficio no pare de aumentar (éso es lo que les importa a ellos, el beneficio) hace falta que la mayor parte de la población vea reducidos sus derechos. Cuando ACS, la empresa de Florentino Pérez, ve que su beneficio construyendo rascacielos disminuye necesita diversificar el negocio. Y para ello, nada mejor que unas élites políticas, en este caso las de la Comunidad de Madrid, dispuestas a construir hospitales y subcontratar la gestión con ACS. Aquí, el negocio ya no es el ladrillo. El negocio está en tu salud. Y quien dice salud, dice vida. El negocio, su negocio, está en nuestras vidas.

La reforma laboral está inmersa en la misma dinámica. La tasa de beneficio no se mantiene si no es haciendo vidas más flexibles. Personas prescindibles. Cualquiera de nosotros y nosotras no somos más que un factor en la ecuación Trabajo + Tierra  + Capital. Y así, nuestras vidas no son más que un elemento perfectamente cuantificable: somos costes laborales. Costamos dinero. Nuestra vida, nuestra estabilidad, la posibilidad de crear un espacio vital estable para buscar algo similar a la felicidad desaparece de nuestro horizonte. Porque somos un número del engranaje controlado por señores de traje como los de arriba. Y a veces, como ahora, sobramos para la generación de beneficio.

Es frente a ellos frente a los que hay que hacer la huelga. Una, dos, tres. Las que hagan falta. No podemos parar de movilizarnos. La huelga general, la huelga de cuidados, la huelga de consumo, la huelga social. En fin, la desobediencia a unas leyes diseñadas para empobrecernos. Y van a estar haciéndolo mientras se lo permitamos.

Esto no es sobre un derecho al trabajo que no tienes. Tampoco sobre una crisis que no es tal, sino el robo sistemático de las clases dominantes a la riqueza generada por las mayorías sociales. Esta huelga hay que hacerla por tener una vida digna. La vida digna que nos están robando.

#29M Huelga General

Las excusas de los trabajadores que no van a hacer huelga son como el traje inexistente que creía lucir el emperador del cuento de Andersen. Ellos creen que van vestidos de unos argumentos que, según les han contado, son muy válidos, pero realmente, cuando pasean delante de mí, les veo absolutamente desnudos. Les han engañado y se pasean por la vida desnudos de argumentos.

Dicen que “igual que hay libertad de huelga debe haber libertad para poder trabajar”. Intentan mostrar un traje de inexistente libertad y salen desnudos mostrando todos los miedos que no les permiten ser libres. El miedo a perder el sueldo del día, el miedo a perder los pluses de ese mes, el miedo a perder el trabajo, el miedo a ser señalado. Si quieres sacudirte el miedo denunciando de forma anónima que tu empresa coacciona a los trabajadores para que no hagan huelga, puedes hacerlo aquí.

También indican que “la huelga no soluciona nada”. La huelga no es un instrumento para solucionar la situación económica actual. La huelga es un instrumento de presión de los trabajadores para reclamar los derechos que nos están robando. ¿Solucionarás algo tú trabajando el día 29? Tápate, que te estamos viendo desnudo.

“No estamos en momento de hacer huelgas, hay que arrimar el hombro”, añaden. ¿El hombro? Estamos cansados de arrimar el hombro los de siempre, mientras los tipos que se forraban a nuestra costa antes de la crisis, lo siguen haciendo ahora.

En este fango económico nos metieron las políticas económicas neoliberales y para salir del fango están utilizando las mismas recetas. La reforma laboral no es más que pérdida de derechos de los trabajadores y establecer medidas para que haya un trasvase económico de las capas populares de la población hacia los más ricos. Es decir, que para que ellos sigan mantiendo sus privilegios, nosotros tenemos que perder parte de nuestros derechos. Nos están robando y pretenden que arrimemos el hombro.

Una huelga es un pulso y las huelgas se ganan o se pierden. En esta huelga nos jugamos muchísimo porque, si el gobierno sale reforzado después del día 29, ya han hablado de reformar el propio derecho a huelga. Si después de las condiciones laborales que nos deja esta reforma, nos quitan el derecho a reclamar lo que es nuestro, no nos quedará nada. Dejando atrás todas nuestras divergencias, los que sabemos de qué lado de la trinchera estamos tenemos que estar juntos. ¡El jueves nos vemos en la Huelga!

Cuando el miedo secuestra la libertad

Yo no voy a hacer la huelga convocada para mañana. Trabajo en una empresa, en la que he entrado gracias a un familiar. Apostaron por mí y ahora no puedo hacerles esto. No puedo permitirme el lujo de perder ese día de sueldo. Esos 80 euros son muy valiosos para pagar la hipoteca. Para colmo de males, mi mujer se quedó en el paro, así que la economía doméstica no pasa por su mejor momento.

Además, ya me advirtió el jefe que fuese a trabajar el día 29 si quería volver el 30. Perder el trabajo significaría la ruina. Si con esto de las huelgas no se consigue nada. Sólo les interesa a los vagos de los sindicalistas que siempre están con sus historias comiendo la cabeza a la gente. Ya les he dicho que yo paso de la política. Son todos iguales.

Aunque lo que no me parece bien es lo de los piquetes, que meten miedo para que no podamos trabajar. Que nos dejen libertad. Tenemos derecho al trabajo, que para eso somos ciudadanos libres.

Firmado: un ciudadano cobarde, mediocre y alienado.