Etiquetado: Policía

El grupo de apoyo a encausados denuncia “hostigamiento y abusos policiales” en Gamonal

El grupo de apoyo  a los encausados de la asamblea de Gamonal denuncia “el hostigamiento y los abusos” que están sufriendo las personas que participan en el movimiento hasta la actualidad. Con esta actitud por parte de la policía, “están dificultando la vuelta a la normalidad de las personas injustamente detenidas”.

El acoso policial a los vecinos de Gamonal no terminó con la marcha de los grupos de antidisturbios de Burgos. El último episodio de estas características se dio el martes 18 de febrero, cuando tras finalizar la reunión de encausados, varios agentes de la Policía Nacional siguieron a dos jóvenes que habían participado en la reunión hasta un local en el que se juntan con sus amigos. “Los policías accedieron al local sin orden judicial coaccionando a los chicos y amenazándoles con la causa que tienen pendiente de los disturbios de Gamonal”. El grupo de encausados señaló que “si no fuera por el daño que están causando, sería cómico lo que estamos viendo últimamente”, comentó haciendo referencia a la ominosa actuación policial de lo que se ha denominado ‘Operación Abertzándal’.

Además de las detenciones arbitrarias e indiscriminadas, apoyadas en los testimonios de los testigos, denunciaron “la actitud violenta y amenazadora de los agentes, cacheos, identificaciones, seguimientos continuados a las salidas de las reuniones”, cuyo objetivo es intimidar a los participantes y “criminalizar el movimiento”.

El grupo de apoyo a encausados de la asamblea denunció casos concretos de agresiones policiales documentados con partes de lesiones. “Hay una denuncia de dos chicas que fueron agredidas en un portal y lo han denunciado con el parte de lesiones correspondiente”, señaló uno de los portavoces. Aunque el caso más sangrante es el de un menor que, “una vez detenido y esposado, recibió una paliza dentro del furgón y no dejaron de pegarle hasta que con la fecha de nacimiento comprobaron que era menor”, señaló. Con respecto a ese mismo caso, “dos policías también han presentado un parte de lesiones, al que no damos crédito, de una clínica privada sin fecha ni hora, acusando de lesiones al menor que estaba esposado y por el que han estado cada uno de ellos veinte días de baja”, indicó.

Finalmente, solicitaron a las entidades que se han personado en el juicio para reclamar daños económicos a los encausados que se retiren de reclamar dichas cantidades a vecinos “inocentes”. Estas entidades son: el Ayuntamiento de Burgos, Caja Círculo, Clínica Recoletas, la aseguradora Plus Ultra, Telefónica y la UTE encargada de construir el bulevar, compuesta por Copsa, Arranz Acinas y la constructora propiedad de Méndez Pozo. También se pidió al subdelegado del Gobierno José María Arribas que cese su campaña de acoso y criminalización del movimiento, ya que recientemente señaló que tiene una lista de 40 organizadores de manifestaciones no comunicadas a los que se podría abrir expediente administrativo.

Los interesados e interesadas pueden colaborar poniéndose en contacto con el grupo de apoyo a través de su blog y aportando los testimonios de los hechos que presenciaron los días de los disturbios, así como participando en las actividades impulsadas por la asamblea.

————————————————————————————————————————————–

MARCHAS DE LA DIGNIDAD

El día 22 de marzo habrá una gran manifestación en Madrid, en la que confluirán las marchas llegadas desde todos los puntos del Estado. Si quieres desplazarte a Madrid, hay autobuses a 5 euros. Si no puedes, la gente que viene de caminata agradecerá tus ánimos en su llegada a Burgos la mañana del  martes 11 en la Firestone. Infórmate de rutas y horarios en el blog de las marchas o en su cuenta de twitter.

Anuncios

Tipos de gente

Ayer por la tarde en Madrid la policía detuvo a una persona, Alex, durante una concentración enfrente del SAREB. El SAREB es el banco malo, es decir, una empresa pública (pagada con dinero de todos, de ése que recortan en pensiones) que se ha hecho con todos los activos tóxicos de varias cajas de ahorros. El motivo de la concentración era que se celebraba la Junta de Accionistas del SAREB enfrente. Aquí un vídeo de la detención:

En este hecho hay tres tipos de gente:

  1. Alex (el chico de la camisa de cuadros) y el resto de personas concentradas. La concentración estaba promovida por la Oficina de Vivienda de Madrid y otros colectivos afines, que trabajan en torno al derecho a la vivienda. Durante la concentración hablaron personas que anteriormente tenían una hipoteca con Bankia que ahora ha pasado al banco malo y que desconocen totalmente su situación. También había desahuciados y activistas de distintos espacios. Alex, en concreto, participa en el Tribunal Ciudadano de Justicia, un proyecto para documentar y recopilar información sobre la estafa financiera que está arruinando las vidas de la mayoría de la gente.
  2. La policía. Que como se ve en el vídeo detienen a una persona porque repartía panfletos y se identifica. Lo único que hace es preguntar por qué le identifican (un derecho reconocido en las leyes). Además, le empujan contra el furgón y le arrastran para meterlo en el coche.
  3. Los directivos del Sareb. La presidenta ganó más de 30.000 euros el primer mes de trabajo (por gestionar un banco que, entre otras cosas, nos ha endeudado a todos los que habitamos este país de por vida). Entre estos directivos, Rodolfo Martín Villa: gobernador civil con Franco, ministro con Arias Navarro, ministro con la UCD, gerifalte de empresas privatizadas, tertuliano de la Cadena Ser y ahora directivo del banco malo. Vamos, la encarnación pura y dura del 1%.

Ahora, algo sencillo. Vinculad las siguientes palabras al grupo que creéis que le corresponde: dignidad, respetable, admirable; miserables, cobardes, mercenarios; indeseables, gentuza, enemigos.

Podemos ser cualquiera

El día de la huelga general Alfonso Fernández Ortega fue detenido a las ocho y media de la mañana, cuando salía de su casa junto a su pareja y se dirigía a un piquete informativo. Desde ese día hasta hoy se encuentra en prisión preventiva bajo régimen FIES, un régimen carcelario especial para presos supuestamente peligrosos. Su historia está bien contada aquí o aquí.

Han pasado 42 días en los que las vidas de Alfon, su familia y sus amigos han sido destrozadas por una aparato jurídico-político con comportamientos fascistas cuyo objetivo es amedrentar y silenciar la protesta social. El robo sistemático de nuestras vidas no se puede realizar sin represión. Esta represión combina la espectacularidad de la violencia policial en manifestaciones y protestas callejeras con la represión administrativa y penal, mucho más localizada e invidualizada, pero que se ha traducido en más de 200.000 euros en multas relacionadas con los derechos políticos en Madrid desde mayo del año pasado.

Este es el contexto en el que tenemos que entender la detención de Alfon. Un contexto de impunidad en el que la policía puede torturar porque sabe que será indultada; puede saltarse su propia normativa en las detenciones, porque sabe que sus mandos le protegen; y puede detener y organizar un montaje contra cualquiera, porque sabe que los medios que controlan a las mayorías están ahí para silenciar la realidad.

Alfon podemos ser cualquiera. Cualquiera organizado o movilizado. Y también cualquiera que, simplemente, pase por allí.

Supongo que estáis cansados de oírme hablar de la guerra que nos han declarado las clases dominantes. Aparte de un expolio de nuestros derechos y nuestras vidas, esta guerra tiene una violencia real y concreta sobre algunas de nosotras. No es casualidad que Alfon sea de Vallecas, el barrio obrero de Madrid por antonomasia. Mientras él y su familia pasarán estas fiestas separados, a un niño pijo del PP que cometió una imprudencia que mató a dos personas, Ángel Carromero, le será rápidamente concedida la libertad condicional.

Ellos son una clase, son conscientes y se protegen mientras nos roban. O nos protegemos o el siguiente detenido podemos ser cualquiera.

Ah sí, Feliz Navidad.

Democracia vs. Fascismo

Durante los últimos días estamos siendo testigos de una creciente aplicación de prácticas fascistas por parte de diferentes organismos del Estado a raíz de la manifestación del pasado #25S. Estas evidencias alejan a los diferentes poderes que las emplean de la democracia real y más profunda que demandan los manifestantes.

1. Criminalización de la convocatoria:

– Los convocantes de la manifestación fueron sometidos a un férreo control en las fechas previas a la misma. Se les tomaron los datos mientras tenían lugar las asambleas de preparación del acto en el Parque del Retiro, es decir, con luz y taquígrafos en un lugar público.

– Diferentes estamentos, gorbernados por el PP, se han encargado de expandir mil y una mentiras sobre la convocatoria. Desde que había dentro grupúsculos de extrema derecha, hasta que era un golpe de Estado. Con lo que sabe la derecha española de golpes de Estado, no entiendo cómo les cuesta tanto identificar uno.

– Varios autobuses que llegaron a Madrid desde diferentes ciudades fueron detenidos para realizar “controles rutinarios”, en los que se tomaron los datos de todas las personas que se desplazaban. Esas listas negras que apestan a fascismo y que le gustan tanto a la delegada del Gobierno en Madrid.

– La criminalización sigue tras la manifestación, ya que la propia Delegación del Gobierno ha informado de que pretende responsabilizar de todos los desperfectos a la persona particular que puso su nombre para formalizar la convocatoria.

2. Policías infiltrados entre los manifestantes:

– Cualquiera que se dé un paseo virtual por las redes sociales observa que había policías infiltrados entre los manifestantes. Lo curioso es que estaban donde comenzaron las cargas más violentas y cuando comenzaron las detenciones, lo que hace pensar que ellos mismo pudieron estar detrás de esas provocaciones previas.

– Es curioso el miedo con el que grita este policía infiltrado que es “compañero” a los antidisturbios en este video. Si realizasen detenciones normales, una vez que estuviese apartado del foco de la violencia, bastaría con decírselo tranquilamente, pero consciente de los métodos que utilizan sus “compañeros”, lo grita desesperadamente antes de que empiece a llevarse un saco de golpes gratuitamente.

– A pesar de haber portavoces de sindicatos mayoritarios de policía reconociendo que hay infiltrados en las manifestaciones, los responsables políticos, ajenos a la vergüenza, siguen negándolo.

3. Violencia:

– En esta manifestación, como en cualquier otra, podría haber minúsculos grupos violentos. Tan insignificantes como para que el resto de los manifestantes les controlase sin necesidad de intervención policial alguna.

– Dicho ésto, es obvio que casi toda la violencia la dispensó la policía, que, lejos de actuar con el compromiso que les otorga ser los representates de las fuerzas del Estado, fueron los responsables de los desórdenes que se dieron en la Plaza de Neptuno. Los perros de presa del sistema económico neoliberal, que les acaba de congelar los sueldos una vez más, dejaron a un lado palabras como prudencia, moderación o proporcionalidad, para dejar imágenes de una policía represora propia de dictaduras del siglo pasado. ¿Qué diría la prensa española si llegasen imágenes parecidas de Cuba o Venezuela?

– Los medios de comunicación han vuelto a ir un paso por detrás de la ciudadanía, ya que, para informarse de lo que realmente estaba ocurriendo allí, han sido más útiles las diferentes plataformas digitales. Gracias a ciudadanos anónimos que grabaron videos como éste hemos sentido en nuestras propias carnes lo que es la vergüenza ajena.

– No hay que ser un lumbreras para observar que las detenciones y las cargas fueron indiscriminadas. Es decir, que comenzaban a golpear a diestro y siniestro como si no hubiese un mañana y a detener al primero que pasaba por allí, dos características que identifican a una policía súper-híper-mega-chupi-democrática.

– A pesar de ser ilegal, ningún antidisturbio iba con su número de identificación a la vista y si se lo pedías, como hace con gran valentía este chico, te respondían con golpes y más golpes, demostrando ser involuciones de gorilas, con perdón para los gorilas.

– Una manada de estos agentes entró a la Estación de Atocha atemorizando a la gente junto a los andenes por los que transcurren trenes, golpeando a trabajadores que ni habían estado en la manifestación o rompiendo material periodístico de los testigos que estaban tomando imágenes del atropello, como demuestra este video.

4. Detenciones:

– Los 35 detenidos (podrían haber sido 56 o 27, aquello era un bingo y si te tocaba, al furgón) han denunciado que durante los dos días que han estado detenidos han sufrido insultos y maltrato. Incluso se les ha negado la asistencia médica.

– La incompetencia de los diferentes estamentos del Ministerio del Interior ha vuelto a ponerse de manifiesto cuando el juez Pedraz ha rechazado la competencia de la Audiencia Nacional para juzgarles, dejando sus casos en manos de la justicia ordinaria.

Y todo esto en dos días con el presidente del Gobierno fumando puros en Nueva York. Si con todas estas actuaciones, no son necesarias movilizaciones reclamando más democracia como la de mañana día 29 en numerosas ciudades, que baje Marx y lo vea.

//

Policía y revolución

A raíz de los últimos ataques a las clases populares llevados a cabo por el Gobierno, que Rajoy balbuceó la semana pasada, hemos asistido a varias concentraciones-manifestaciones de funcionarios, uno de los sectores más atacados por las últimas medidas, en el contexto del empobrecimiento generalizado de nuestras vidas para mantener los privilegios de los de arriba.

En estas acciones han aparecido miembros de la policía que se manifestaban como tales. Esto ha coincidido además, con distintos comunicados, tanto de sindicatos policiales, como de uniones de militares, que empiezan a sentir en sus carnes el expolio de nuestras vidas. En ciertos grupos de gente de los movimientos sociales que ya se venían movilizando frente al expolio, esto ha generado ciertas controversias. La tensión fundamental, como es fácil suponer, está en torno a la veracidad de estas protestas (en el sentido de que serían meramente corporativistas) y en el papel que juega la policía que hasta hace dos días se dedicaba a ésto y a esto otro.

A mí me parece un debate complejo. El Nega, cantante de los Chikos del Maíz escribió un artículo en Kaos en la Red en el que fundamentalmente nos venía a avisar, cual poseedor de la verdad revelada, de que la policía son malos per se. Si bien no va a ser este un blog en el que se defienda a la policía, sí que me parece que el análisis conviene hacerlo un poco más complejo.

Efectivamente, la policía, sobretodo por sus cuerpos de intervención, aunque no sólo, es la responsable de la mayor parte de la violencia que se produce en manifestaciones y en general en la sociedad. Esta violencia es doblemente grave, ya que se lleva a cabo en un clima de impunidad facilitado por las autoridades políticas mezclado con esa actitud chulesca que produce en la policía esta impunidad. Cualquiera que haya intentado ejercer algún derecho frente a algún policía (preguntar por qué es identificado o pedir al policía que se identifique) ha experimentado algo que va desde la risa en tu cara, pasando por una hostia, a una detención.

Policía y revolución

Pero claro, el capitalismo es una máquina que necesita acumular y en este proceso no tiene en cuenta lo que se lleva por delante.  Hasta ahora la miseria de dos tercios de la población mundial. Y ahora, en este momento, la burbuja de bienestar en la que nosotros, los de nuestra generación, hemos vivido. Y en la que también estaban los miembros de las fuerzas de seguridad, es decir la policía. Y que muchos creían defender.

De momento los bancos se van a llevar por delante a la democracia. Y con ello la función policial va a cambiar. Y la pelota se ha pasado al tejado de la policía. Son ellos los que ejecutan la violencia en nuestra sociedad. Y son ellos los que van a tener que decidir contra quién la ejecutan ahora que va a ser mayor. Es una decisión dura, difícil. Puede conllevar sanciones, desobediencia. Pero, repetimos, el mundo en que crecimos y hemos vivido hasta ahora se acaba. Para todos. Y ahora llegan las  revueltas, esa guerra de baja intensidad que ya vivimos. Y como decíamos hace tiempo, nos va a tocar tomar partido a todos.

PD, para el que tenga tiempo, recomiendo ver este programa de La Tuerka, sobre la represión.

Ahí están. Ya se ven. ¡Los fascistas del PP!

No. Las calles no son tuyas. Las calles son vías por las que transitan vehículos que tratan de engordar una economía tísica. Tú no puedes manifestarte en la calle. ¿Qué te has pensado? Las plazas no son de la ciudadanía, están, como todo, al servicio del poder. Tú, calladito. Y de casa al instituto y del instituto a casa si no te quieres comer unas buenas hostias.

A ver la tele y a pensar lo menos posible. No vayas a desarrollar un mínimo de pensamiento crítico y te des cuenta de lo que estamos haciendo con tu vida. Menos manifestaciones y menos chorradas que estás todo el día con el botellón y de fiesta por ahí. ¿Qué sabrás tú? Si estás manipulado por los antisistema que son los que provocan todos los disturbios.

Si estudias en un barracón o en tu clase no hay calefacción, te jodes. Es lo que hay. No tienes derecho a quejarte. Consideramos que es más importante la asignación a la Iglesia Católica o proveer de porras y gases lacrimógenos a la policía para que los usen en la puerta de los institutos de ciudades como Valencia.

Sí. Beneficiamos la educación de los centros privados y concertados. ¿Te crees que me importa que un inmigrante o el hijo de un obrero reciba educación de calidad? Esos miserables serán la mano de obra a la que explotarán mis hijos que, por cierto, estudian en un colegio privado y religioso.

En lo único que tienes un poco de razón es en lo de los policías.  Son miserables. No se dan cuenta de que sólo son los perros de presa que sostienen la pirámide de nuestros privilegios.  Cuando vemos que os ponéis tontos, os les soltamos a que os den de hostias y, los pobrecitos, no se dan cuenta de que nuestro latrocinio les prejudica a ellos tanto como a los que están reventando la cabeza a porrazos.

Te dejo que no tengo tiempo que perder. Todavía tengo que hacer unas transferencias a un banco suizo, que una cosa es ser español y otra es ser gilipollas. Luego me encenderé un puro y a ver unos videos de antidisturbios cargando contra quinceañeras. Sólo falta que renueven el consejo de Radio Televisión Española y vuelvan a echar toros por televisión para que España vuelva a ser España. ¡Bendito país!

Un valiente agente de la Policía Nacional en el momento de detener este peligroso delincuente que se le ocurrió manifestarse en favor de la educación pública.

Racistas (II)

Sé de buena tinta que el sábado que viene la policía va a entrar al Santiago Bernabeu y va a detener al sudaca de mierda de Di María y al mono mulato de Marcelo. También, en el Nou Camp van a ir a por el negro de mierda de Keita. Y no detienen a Xabi Alonso, le tienen tres días incomunicado y le pegan unas buenas hostias, no por falta de ganas sino porque el Ministerio de “Apaga la Cámara” Camacho no lo ha metido en el cupo.

Es que esto va así. Tenemos unas fuerzas de seguridad del estado muy tolerantes, en las que la xenofobía y los extremismos no abundan. Por eso, la policía del Ministerio de Interior del Gobierno que dirige el Partido Socialista Obrero Español, recibe órdenes de detener a tantos migrantes sin papeles a la semana para que el gobierno pueda sacar pecho delante de la otra mafia que dirige el régimen y decir que “con nosotros han salido más migrantes”.

Y joder, por falta de ganas de echar a los pobres migrantes no será. Si hasta les ponemos un avión, les pagamos un hotel de cinco estrellas durante 60 días y les facilitamos todo para que durante esos 60 días vean a su familia. De hecho, en esto de los vuelos de la vergüenza, lo estamos haciendo mejor que Aznar, que ni sedamos a los negros para meterles en el avión.

Su delito: ser pobre

Luego están esos rogelios que hacen fotos a los agentes de la ley mientras siguen las órdenes del ministerio del candidato del PSOE al gobierno. Y es que estos, ¿qué se han creído? ¿Que pueden ir por ahí molestando al estado para luego publicarlo en esos panfletos que no controla Botín? Nada, les metemos a juicio y que se caguen.

Así que nada, el próximo fin de semana, mientras veamos el fútbol en el bar con los parroquianos de siempre, tenemos que estar atentos, que en cualquier momento vamos a ver una de las razzias habituales protagonizadas por los chicos de azulón persiguiendo a esos delicuentes. A ver si nos vamos a pensar que es que van a por los pobres en vez de a por los de fuera.

Porque como nos pongamos a asociar podemos llegar a la conclusión de que, si ahora van a por los pobres de ahora, en un futuro irán a por los pobres del futuro. Y esos, amiguitos, vamos a ser todos muy blanquitos.

En España se tortura (II)

En España se tortura cada vez que se retira a una persona el subsidio por desempleo de 426 euros. En España se tortura a los más de cuatro millones que quieren trabajar y no pueden. En España se tortura cuando un empresario usa la coartada de la crisis para mandar a la cola del paro a unos cuantos trabajadores más. Cada vuelta de tuerca de un gobierno para estrechar los derechos de los trabajadores supone una tortura más en España. En España se tortura cuando pierden poder adquisitivo los asalariados y los jubilados mientras se sostiene con dinero público el jolgorio de los más poderosos. Cada minuto que se mantiene el sistema capitalista en España, se está torturando.

En España se tortura cuando a un enfermo le dicen los meses que tardarán en operarle. En España se tortura en cada pasito que se da hacia la privatización de la sanidad. En España se está permitiendo la tortura cada vez que un médico no quiere operar a un enfermo durante su jornada ordinaria de trabajo para hacerlo por la tarde en la consulta de la clínica privada correspondiente.

En España se tortura apoyando a la educación católica y privada. En España se tortura permitiendo la existencia de universidades que cobran de matrícula más de 6.000 euros. Cada crucifijo que hay en un aula es una tortura de dimensiones insospechadas. En España se tortura mucho cuando conocemos la asignación anual a la Iglesia católica obviando su compromiso de autofinanciación.

En España se tortura cuando sale Botín diciendo lo que ha gando su banco el último año, o el del BBVA, o el de Zara, o el de ACS, o Cristiano Ronaldo. En España se tortura cuando conocemos lo que gana un ex-presidente del gobierno cuando deja su cargo. En España se tortura permitiendo a los diputados pasarse a la empresa privada a ganar millonadas para que les devuelvan los favores prestados.

El ciudadano está a merced de los poderosos.

En España se tortura a los inmigrantes porque no tienen cómo defenderse. Se les hostia porque es divertido, porque se acojonan y no saben cómo reaccionar. ¡Qué risas! ¡Qué machotes somos! ¡Toma hostia! ¿Tienes miedo a la policía? ¿Por qué tienes miedo a la policía? ¿Has hecho algo malo? ¡Hostión! ¡Cómo nos lo pasamos! Somos la monda lironda. ¿Qué nos va a hacer el inmigrante ilegal de turno? Sin papeles y sin nada. Anda, no seas bobo, toma la porra y entra tú ahora. En España se tortura cuando hay connivencia de los mandos policiales para que no se conozcan estos hechos. En España se tortura a los inmigrantes, a los miembros de los movimientos sociales, a los terroristas,…

Bueno os dejo que llega mi hijo de violín y como no me toque bien todo lo que ha aprendido en clase le voy a pegar unas hostias que le voy a poner morado. El otro día le rompí un diente, ¡para que vaya aprendiendo!

En España se tortura

Amnistía Internacional es una de las organizaciones sociales más importantes del mundo. Desde hace más de 40 años se dedica a denunciar abusos de los derechos humanos cometidos por los estados y a proteger a activistas en los lugares donde no son lo suficientemente protegidos por el Estado o directamente son encarcelados o asesinados. Otra de sus luchas más importantes es la lucha contra la tortura. O contra la pena de muerte.

En España, oímos hablar de Amnistía Internacional en los medios sobretodo cuando hacen algún informe sobre Cuba o Irán. Así, los medios se pelean por denunciar la represión en Cuba o en Irán y hay pocos documentos tan fiables como los informes de Amnistía Internacional. Es importante denunciar los abusos de derechos humanos allí donde se produzcan, sea el que sea el gobierno o por mucho que simpaticemos con un proceso político.

Lo que no oímos tanto en España son los distintos informes que elabora Amnistía Internacional sobre otro país que está todavía más próximo… España. Efectivamente, España también es objeto de estudio y análisis por los activistas de Amnistía Internacional y, habitualmente, no son nada benevolentes. Es importante resaltar en este punto, que los informes de Amnistía Internacional suelen hacerse desde fuera del país que tratan. Es decir, los informes sobre España no los realizan españoles, ya que no serían objetivos sobre ciertos temas que suelen ser sensibles. Puede parecernos increíble teniendo en cuenta a nuestros medios de comunicación, pero los fenómenos políticos también se pueden analizar.

Hace unos años AI publicó un informe titulado Sal en la herida. En él se trataba el tema de los malos tratos de la policía. Fundamentalmente, más

Durante una manifestación en las que, inocentes, se exigía el derecho constitucional a una vivienda digna.

allá de constatar la existencia de malos tratos por parte de la policía a ciudadanos (la portada del informe es suficientemente explícita) se resaltan tres hechos especialmente graves: la impunidad que existe en España con respecto al fenómeno, principalmente mantenida por una aparato judicial y político que sistemáticamente ignora las denuncias de tortura y malos tratos; la existencia de resquicios legales como la incomunicación o los espacios no filmados en algunas comisarías, que crea las circunstancias físicas más favorables a la tortura y los malos tratos; la indefensión de muchos colectivos con muy pocos derechos, especialmente migrantes sin papeles y colectivos en exclusión social, muchos más expuestos a malos tratos.

Además de este informe, la poco revolucionaria Naciones Unidas, a través de la figura de su Relator Especial para la Erradicación de la tortura, ha realizado varios informes denunciando una y otra vez la existencia de multitud de casos sobre este tema que no se investigan así como la sistemática negación de torturas en el caso de miembros de ETA, favorecidas, otra vez, por una legislación antiterrorista de excepción. Existen también organizaciones autóctonas que denuncian las torturas y los malos tratos a través de informes y documentos. Especialmente, la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, que el año 2009 contabilizó 242 situaciones en las que se produjeron torturas o malos tratos, contra 604 personas. En estos números no entran todas las denuncias, ya que de muchas no existe información contrastada ni se contabilizan las situaciones de malos tratos o torturas que nunca se denuncian (personas sin papeles o personas presas agredidas por los funcionarios de prisiones). El informe completo.

Para los ciudadanos que nunca hemos sido maltratados por la policía más allá de dos pelotazos en una manifestación, puede parecernos este tema una exageración. Al fin y al cabo, dirán muchos, son terroristas que se lo merecen o putos moros que no deberían estar aquí. Como ya dijimos en una entrada anterior, la legitimidad última del Estado, lo que le hace digno de obediencia, es que es el único actor social, el único ente, que puede ejercer la violencia en nuestra sociedad. Es decir, los únicos que, llegado el caso y si las circunstancias lo exigen, pueden pegar un hostia a otro individuo son los policías. Esto implica que cualquier hostia que den sin que las circunstancias lo exigiesen es un maltrato y, sobre todo, deja en evidencia a todo un Estado, a toda la legitimidad que en teoría tiene este Estado. Y sobre esta legitimidad descansa nuestra obligación de obedecer sus leyes. Cuanta más legitimidad pierda, como en una dictadura, menos obligación (o ninguna) tenemos de obedecer sus leyes.

La banalidad del mal (II)

-Ya le has oído al jefe, ¿no? ¡Pon dos cortados!

-Ya, ya.

-Pues ya sabes lo que toca ahora. Extranjero que veamos, extranjero al que pedimos la documentación para comprobar en qué situación se encuentra.

-A cualquier extranjero, ¿no?

-Sí, sí. A todos.

-A los que tengan pintas de extranjeros. A los negros o sudamericanos, ¿no? Porque sino, ya me dirás tú cómo vamos a saberlo.

-Claro, claro. Negros, sudacas y los moros que veamos también.

-El que esté ilegal, le detenemos y al CIE, claro. Y allí a saber…

-Eso ya no es cosa nuestra. Lo que ocurre allí, yo ni lo veo, ni me voy a preocupar de saberlo. Ojos que no ven corazón que no siente.

-Ya, si está claro. Nosotros vamos a hacer nuestro trabajo y les vamos a detener que para eso nos pagan.

-Eso es.

-Pero vamos, con la de hijos de puta que hay por ahí que tengamos que andar haciendo esto…

-Esto también es nuestro trabajo. Con el paro que hay ahora, esa gente en España no hace nada más que delinquir.

-Ya, tienes razón. Aunque bueno, realmente no han delinquido. Bien clarito le acabas de escuchar al jefe, como no tengan su situación en orden, ya sabemos lo que hay.

-Pero que no te comas la cabeza. ¡Joder! Vamos, lo hacemos y punto que para eso estamos.

-Es verdad. De lo malo, malo, contigo y conmigo no les va a pasar nada, pero los que pillen el Óscar y el Márquez… que se preparen. Alguna vez ya han sacudido a alguno.

-Ya estamos. Preocúpate de lo que vamos a hacer tú y yo. ¿Qué sabemos nosotros de lo que van a hacer ellos?

-Por lo que han hecho otras veces decía.

-Otras veces, otras veces. Yo no tengo ni puta idea de cosas de esas.

-Pues yo vi un día que se llevaban a uno de comisaría…

-¡Joder macho! ¿Y qué hacemos nosotros?

-Nada, nada. Si yo no digo nada. Lo de los CIEs también es la hostia. Luego decimos de Guantánamo o sale el Follonero en Arizona en las cárceles aquellas, pero aquí…

-Anda, déjate de Arizona ni hostias. Paga los cafés que nos vamos. Si ya te lo digo yo, ‘Fran’. ¡Que no hay que leer tanto! ¡Que al final te pasas de vueltas! Y la vida no es tan complicada joder.