Etiquetado: Política

Cómo me gusta ¡la barbecue!

–    ¿Cómo va la cosa?
–    Va, que no es poco.
–    ¡Cómo huelen las salchichas!
–    ¡Mejor sabrán!
–    ¿Esos chorizos del final de la derecha no están un poco quemados?
–    ¿Un poco?
–    Vamos, que están calcinaos.
–    Cómo para no estarlo. Llevan aquí desde el 36…
–    Ya ves. Y estos de aquí no tienen mucha mejor pinta, ¿eh?
–    Estos estaban a la izquierda, pero se fueron hacia la derecha, hacia la derecha… Y mira, se han quedado bastante tiesos.
–    ¿Y aquella salchicha de la izquierda?
–    Pínchala, para que tire la grasa. Se ha acomodado ahí y tampoco hay quién la saque.
–    ¿En la izquierda se ha acomodado?
–    Siempre hay alguna que se queda rezagada.
–    ¡Menudo hamburguesón tienes ahí arriba! ¿Es del Buguer King?
–    ¡Hombre! Hoy nos comemos hasta la corona.
–    ¿Nos vamos a comer todo?
–    Nos ha jodido. Después de esta no puede quedar nada.
–    Vale, vale. ¿No anda un poco coja la barbacoa?
–    Es que tiene mucho trajín en el cuerpo ya. Después también la vamos a tirar. Los consensos del 78 ya no nos sirven.
–    ¡No jodas! ¿Y la próxima dónde la hacemos?
–    En otra barbacoa.
–    ¿En otra barbacoa? ¿Y de dónde la vamos a sacar?
–    La vamos a hacer nueva. Entre todos.
–    ¿Entre todos? No sé yo… Yo no tengo ni idea de cómo se hace.
–    No te preocupes. Entre todos nos ayudaremos. Hay que ponerla ruedas y hacerla profunda para que tenga más fuego y sea más fácil de limpiar. ¡Va a quedar fetén! Hazme caso.
–    Si te pones así, será verdad.
–    Ya verás cómo sí. No seas miedica. Aunque antes de hacer la nueva, nos tenemos que comer hoy todo. Avisa a esta gente que nos vamos a poner las botas. ¿Tienes hambre?
–    ¡No te puedes imaginar!
–    Pues no te lo pienses. Coge cubiertos, saca la cerveza de la nevera y ¡manos a la obra!

Anuncios

Magos contra la farsa

Leo en el suplemento dominical del periódico del que se ha largado Maruja Torres, después de que no le dejasen escribir columnas de opinión, un artículo de Luis Miguel Ariza titulado Magos contra la Farsa. El texto narra la historia de James Randi, un mago genial que ha dedicado parte de su vida a desenmascarar a los mentalistas que dicen tener poderes sobrenaturales.

Randi, maravilloso prestidigitador, realiza sus espectáculos sin esconder que hay truco, que cuenta con una destreza, velocidad, conocimiento o picardía que le hacen alcanzar retos como aguantar 104 minutos en un ataúd sellado y sumergido, superando el récord del mismísimo Houdini.

Randi, el mentiroso honesto, pone las cartas boca arriba. Su filosofía es: Venid a verme, os lo pasaréis bien, os gustará porque soy un mago cojonudo, pero, ojo, aquí hay truco. Yo no engaño a nadie. No soy ningún enviado de dios. No voy a curarte el cáncer, ni la ceguera, ni voy a entablar contacto con tu marido fallecido. Por eso, le revientan los videntes, psíquicos o curanderos que se dedican a estafar a la gente y tiene una fundación que ofrece un millón de dólares al psíquico que demuestre que tiene poderes sobrenaturales. “Nunca mi dinero ha estado en lugar más seguro”, bromea Randi.

Su historia comienza en 1943, cuando sólo tiene 15 años. Randi ya es un meticuloso aprendiz de mago y se encuentra en una parroquia de Toronto, por la que se pasa una cesta en la que los feligreses introducen sobres con sus nombres en el exterior y con sus peticiones a dios/preocupaciones/enfermedades en el interior. El sacerdote adivina las peticiones de todos sus parroquianos lucrándose de ese lugar privilegiado que le sitúa en contacto directo con el Altísimo. Todo va bien para él hasta que el joven Randi descubre el truco.

Cuando el cura escoge el primer sobre, con el nombre de Mary, pregunta por un tal David entre el público, que en realidad es su compinche. Por supuesto, el predicador sabe de antemano la pregunta de su colaborador. Aprovecha la ocasión para abrir el sobre de Mary haciendo creer que es el de David y memoriza su contenido. Coge otro sobre y dice: “Este lo ha escrito Mary”, cuando en realidad pertenece a la siguiente. Y sigue la cadena hasta desvelar los contenidos de todos los sobres.

El aprendiz de mago sube al púlpito revelando las artimañas del sacerdote. ¿Qué ocurre? “Los que estaban allí se negaron a escuchar. Estaban indignados. Uno de ellos fue a buscar a un policía que lo llevó a comisaría”.

James Randi

El mago James Randi.

De la historia de este mago honesto podemos extraer algunas conclusiones muy valiosas:

1. Decir la verdad no siempre tiene recompensa. De hecho, decir la verdad puede meterte en problemas.

2. Hay mucha gente que piensa dentro de unos marcos que desde siempre han recibido y que no se cuestionan. Si se los cuestionas, en principio no van a aceptar tus argumentos por muy bien fundamentados que estén. Son muchos años empapándose de esos marcos a través de los medios de comunicación, la educación o la familia. Los parroquianos de Toronto no querían observar la verdad de Randi porque desde siempre habían confiado en la Iglesia y no estaban dispuestos a cuestionar esa institución.

3. Randi cuenta con una gran formación, experiencia, talento y astucia que le permiten descubrir a los farsantes a través de la realidad. Desde mi punto de vista, los movimientos sociales (hablando de forma genérica) cuentan con el conocimiento de las ciencias sociales, la experiencia, el talento y la astucia para descubrir a los farsantes de la sociedad actual señalando sus errores y ofreciendo soluciones.

4. ¿Dónde acaba la primera historia de Randi? En la comisaría. El sacerdote no convenció a Randi y a los parroquianos demostrando que tenía poderes sobrenaturales. La solución fue reprimirle utilizando las fuerzas policiales. En los últimos tiempos estamos viviendo muchos procesos de criminalización de los movimientos sociales. Como no son capaces de convencerles dialécticamente, la solución es mandar a la policía. Cinco anarquistas detenidos por pertenecia a grupo terrorista y enaltecimiento del terrorismo, mientras sólo se encuentran en los registros camisetas y pulseras con pinchos. Detenidos los miembros de Greenpeace que se subieron al tejado del Congreso para protestar contra la nueva Ley de Costas que pretende hacer crecer la economía a lomos del ladrillo y cargándose todos los recursos naturales del litoral. Un miembro del PSUV, el de Chávez y Maduro, detenido mientras se celebraban unas Jornadas Internacionalistas en la Universidad de Valencia. En Burgos también un joven fue detenido durante la última Huelga de Educación.

Los movimientos sociales, esos magos contra la farsa, siguen batallando para hacerle llegar a la gente la verdad de todas las triquiñuelas económicas con las que nos pretenden engañar. Mientras tanto, el poder del Régimen, tan poco creativo, les envía a la policía. Como dice el profesor Juan Carlos Monedero, “en nuestra democracia, pasar por la cárcel ya parece ser una cuestión de decencia”.

Podemos ser cualquiera (II)

Esta tarde del 28 de diciembre a las 18:00 hay una concentración frente a la Subdelegación del Gobierno de Burgos para reclamar la puesta en libertad de Alfon, detenido desde la Huelga General del 14 de noviembre. La defensa de Alfon ha manifestado que el joven vallecano es víctima de un montaje policial que le mantiene en la cárcel 45 días. Si todo esto no fuera suficiente, está detenido bajo el Régimen F.I.E.S., un régimen con unas condiciones de aislamiento mucho más férreas. Si quieres informarte del caso de Alfon, puedes comenzar por aquí y en este enlace puedes consultar el resto de convocatorias que hay en todas las localidades.

Porque podemos ser cualquiera. Porque no hay que ceder un centímetro de la contienda política a este gobierno fascista. Porque nos quieren recortar hasta el derecho a protestar. Porque no podemos mirar hacia otro lado mientras existan presos políticos. Porque no permitimos que nuestros compañeros de luchas estén entre rejas. ¡¡ALFON LIBERTAD!!

P.D.- Espero no echar en falta esta tarde a UGT y CCOO porque las huelgas de las que ellos se vanaglorian también se ganan porque mucha gente, como Alfon, que no está afliada a sus sindicatos, está batiéndose el cobre ese día desde el minuto uno.

Podemos ser cualquiera

El día de la huelga general Alfonso Fernández Ortega fue detenido a las ocho y media de la mañana, cuando salía de su casa junto a su pareja y se dirigía a un piquete informativo. Desde ese día hasta hoy se encuentra en prisión preventiva bajo régimen FIES, un régimen carcelario especial para presos supuestamente peligrosos. Su historia está bien contada aquí o aquí.

Han pasado 42 días en los que las vidas de Alfon, su familia y sus amigos han sido destrozadas por una aparato jurídico-político con comportamientos fascistas cuyo objetivo es amedrentar y silenciar la protesta social. El robo sistemático de nuestras vidas no se puede realizar sin represión. Esta represión combina la espectacularidad de la violencia policial en manifestaciones y protestas callejeras con la represión administrativa y penal, mucho más localizada e invidualizada, pero que se ha traducido en más de 200.000 euros en multas relacionadas con los derechos políticos en Madrid desde mayo del año pasado.

Este es el contexto en el que tenemos que entender la detención de Alfon. Un contexto de impunidad en el que la policía puede torturar porque sabe que será indultada; puede saltarse su propia normativa en las detenciones, porque sabe que sus mandos le protegen; y puede detener y organizar un montaje contra cualquiera, porque sabe que los medios que controlan a las mayorías están ahí para silenciar la realidad.

Alfon podemos ser cualquiera. Cualquiera organizado o movilizado. Y también cualquiera que, simplemente, pase por allí.

Supongo que estáis cansados de oírme hablar de la guerra que nos han declarado las clases dominantes. Aparte de un expolio de nuestros derechos y nuestras vidas, esta guerra tiene una violencia real y concreta sobre algunas de nosotras. No es casualidad que Alfon sea de Vallecas, el barrio obrero de Madrid por antonomasia. Mientras él y su familia pasarán estas fiestas separados, a un niño pijo del PP que cometió una imprudencia que mató a dos personas, Ángel Carromero, le será rápidamente concedida la libertad condicional.

Ellos son una clase, son conscientes y se protegen mientras nos roban. O nos protegemos o el siguiente detenido podemos ser cualquiera.

Ah sí, Feliz Navidad.

Terrorismo

Una nueva persona ha sido hallada muerta en su vivienda en el momento de ser desahuciada. La entidad financiera, autora de la matanza, ha reconocido su autoría, aunque todavía no se ha detallado la sucursal desde la que el comando planificó el asesinato. Los miembros de la banda prepararon este acto violento concienzudamente, ya que su aparato de extorsión había amenazado a la víctima en numerosas ocasiones durante los últimos meses.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha publicado un comunicado en el que condenan este tipo de atentados terroristas y ha animado a todos los ciudadanos a que se sumen a las concentraciones de reprobación. Diferentes fuerzas de la lucha anticapitalista se han sumado a todos estos actos solidarizándose con las víctimas y pidiendo el “reconocimiento y reparación” de las mismas. Además, han alertado a la ciudadanía para que tome las precauciones necesarias ante este grupo terrorista “especialmente peligroso y agresivo”.

Desde el entorno de la banda armada han evitado condenar este tipo de sucesos violentos que se están recrudeciendo en los últimos meses. De esta forma, ninguna entidad financiera ha hecho ninguna declaración.

A su vez, el ministro del Interior ha ofrecido una rueda de prensa en la que no ha condenado lo ocurrido y ha afirmado categóricamente que “la justicia y la policía no están trabajando en la detención de los autores de este atentado”. De la misma forma, ha dado órdenes a la Interpol para que no se abra ninguna orden de busca y captura internacional contra los responsables de esta situación.

Divisiones (II)

Habitualmente cuando se estudia el sistema de partidos español se lo caracteriza como un sistema que tiene dos tensiones o conflictos fundamentales: el eje izquierda-derecha y el eje centro-perifera. Es decir, se puede ser de izquierdas o de derechas y se puede ser nacionalista español o nacionalista periférico. En este sentido, el partido que mejor representa a España sería el PSOE, ya que tiene líderes de derecha, militantes de izquierda, nacionalistas españoles en Toledo e independentistas en Barcelona.

A la luz de estas divisiones (izquierda-derecha y centro-periferia) se puede explicar, en parte, el resultado de las elecciones catalanas de ayer.

CiU, el partido que había lanzado un órdago convocándolas y el que más se jugaba, había planteado la cuestión en función de la segunda división, para lo que construyó la narrativa “España nos roba”. Con ésto, pretendía ocultar que durante estos años de gobierno se ha posicionado muy a la derecha en la otra división, habiendo sido pionero en los recortes y en la represión criminal de la ciudadanía.

El órdago le ha salido mal. Al final, los votantes han tenido tan en cuenta una división como la otra y si bien se han posicionado en líneas generales a favor del nacionalismo catalán (Ciutadans y el PP, lo que podríamos considerar nacionalismo español del bueno, tienen sólo una quinta parte de los votos mientras que CIU+ERC+CUP más del doble) se ha producido un desplazamiento hacia la izquierda en la otra división (PP+CIU+Ciutadans, que no es enteramente de derechas, han pasado de recibir un apoyo del 56 al 50% y ERC+PSOE+ICV+CUP tienen prácticamente el mismo apoyo, habiendo subido en doce puntos desde el 2010).

Se pueden hacer muchas más lecturas, pero a mí me interesa plantear una tercera división que, hasta ahora, no se tenía en cuenta y que, cada vez más, va a ser necesaria para entender el comportamiento político-electoral del Reino de España. Podríamos llamarlo la división “transición-postransición”. Tendríamos, por una lado, a los partidos que se forman durante la transición y que han apuntalado el régimen político español durante los últimos 30 años y por el otro a los partidos que plantean la necesidad de transformar este régimen. El PP+PSOE+CIU, partidos “transición”, han pasado de obtener casi el 80% de los apoyos al 56%.

Evidentemente, el mundo de los partidos “postransición” es heterogéneo, habiendo desde nacionalistas españoles a independentistas anticapitalistas. Pero, cada vez más, tenemos que entender esta división entre “partidos del régimen” y partidos “contra el régimen” como fundamental de la política española contemporánea.

#14N Huelga General (II)

Cualquier análisis de la huelga general convocada el miércoles debe partir de una premisa: la huelga en sí misma ya no es un instrumento de lucha idóneo para las condiciones de vida contemporáneas.

Ya hemos hablado en alguna ocasión de cómo, en el capitalismo contemporáneo, el trabajo asalariado con cierta estabilidad ha dejado de ser la forma mayoritaria de inclusión social, habiéndose multiplicado las formas de sostener la vida (becas, trabajo informal, autoexplotación como autónomo, prácticas, distintos subsidios y prestaciones públicas). Es decir, de alguna manera, la figura clásica del trabajador asalariado con un trabajo estable y perspectivas de estabilidad está despareciendo mientras que las “nuevas formas” del trabajo lo único que comparten es la precariedad vital que impide que la mayoría podamos hacer planes vitales a más de un año vista.

En este contexto, la huelga general, instrumento clásico de lucha de la clase trabajadora, deja de ser un instrumento válido para las personas inmersas en estas nuevas del trabajo. Desde el becario o precario cuyo contrato eventual elimina cualquier esperanza de tener un puesto de trabajo asegurado hasta los 6 millones de parados que, por mucho que se movilicen o protesten, no van a ser contabilizados como huelguistas.

La huelga del día 14 nos mostró, en este sentido, que los cambios en la estructura social del trabajo afectan ya directamente a las formas de protesta. Si bien, el piquete clásico, formado por trabajadores sindicados que se acercan a los centros de trabajo ha estado presente, se ha visto en igual medida (y de hecho, los medios lo han visibilizado más) una nueva forma de protesta, que podíamos llamar piquetes ciudadanos, formado por gente no sindicada y no asalariada que extendía la lucha a distintas formas de desobediencia. Del mismo modo, por la tarde vimos cómo la protesta en toda su potencia se trasladaba a las manifestaciones.

Nota romántica: bajar hacia el centro desde Gamonal el miércoles por la tarde hacía saltar las lágrimas viendo la riada de gente que desde el barrio obrero por antonomasia de la ciudad de Burgos bajaba hacia la manifestación. Obreros movilizándose. 

La plaza del Cid. De rojo.

De la capacidad de ir articulando las luchas de los que hemos abandonado toda esperanza de vida estable con las personas que todavía se identifican con las formas clásicas del trabajo asalariado dependerá nuestra capacidad para frenar el expolio de nuestras vidas y ganar la guerra a las clases dominantes. En este sentido, más allá de cifras concretas, la huelga del miércoles fue un buen paso en ese camino de confluencia y construcción de una nueva conciencia de clase.

Algún buen análisis de la huelga:

En rebelión, grande Rafael Reig y la huelga ha sido un éxito

Y sobre nuestra policía:

Sus salvajadas. Contra la impunidad.

#14N Huelga General

Porque es un derecho laboral irrenunciable. Por todo lo que nos están robando como ciudadanos y como trabajadores. Por solidaridad. Por las desbordadas cifras de paro. Porque no podemos pagar la crisis los que no tenemos ninguna responsabilidad en haberla causado.

Porque es útil. Porque la derecha siempre la ataca. Porque Esperanza Aguirre la quiere prohibir. Porque hay muchos y poderosos intereses puestos en que salga mal. Por orgullo, por ideología, por principios. Por vencer el miedo que inoculan a los que la queremos hacer.

Porque los derechos se conquistan luchando. Porque, por muchas discrepancias que pueda haber con las cúpulas de las centrales sindicales, están en juego asuntos vitales. Porque las huelgas las ganan los sindicatos y las pierden los trabajadores, así que no podemos permitirnos el lujo de perder una batalla más en esta guerra entre ricos y pobres en la que nos están venciendo por goleada.

 

Romper la ignominia

Ignacio Escolar contaba el lunes en su columna la historia del diputado de las Cortes de Castilla y León, Raúl de la Hoz. Este tipo, aparte de hacer política en las Cortes de Castilla y León, también la hace en sus ratos libres, ejerciendo como abogado de bancos y esta clase de sinvergüenzas. En el ejercicio de su actividad, el señor de la Hoz pidió el embargo del subsidio a una mujer que ya había sido desahuciada, demostrando de esta manera la catadura moral de quienes, ya sea haciendo leyes o a través de sus prácticas, están destruyendo esta sociedad.

La avanzadilla en la destrucción de lo que hace una sociedad decente (sanidad gratuita y universal, educación gratuita y pública, justicia gratuita y accesible, etc.) es el gobierno de la Comunidad de Madrid. Ahora se dispone a desmantelar el Hospital de la Princesa. Ésto, dentro del contexto de la privatización generalizada de la sanidad pública convertida en un negocio para los amigos de los que gobiernan en la Comunidad. El Hospital de la Princesa es un centro puntero en especialidades como neurocirugía. Ésto es fruto de una inversión social, que hemos sufragado todas y todos para sostener nuestras vidas.

Este lunes en Barcelona cinco personas han comenzado una huelga de hambre solidaria con un compañero de trabajo al que Telefónica despidió después de seis meses de baja. Bueno, no le despidió por eso, le despidió por ser un trabajado activo y defender sus derechos a través de un sindicato. El caso es que, tras un tiempo de procesos judiciales, no se ha conseguido la readmisión.

Estos tres hechos son fragmentos de la ignominia. Están conectados por un hilo casi invisible pero afilado y desgarrador. Un hilo que nos ata y nos exprime poco a poco, hasta que, una vez vaciados, inservibles, nos desecha. Muchos llaman a este hilo capitalismo.

Pero frente al hilo de la ignominia, frente a la secuencia de desgracias sin sentido en que se está convirtiendo nuestra sociedad, hay un hilo mucho más fuerte. El hilo de solidaridad que se manifiesta en las luchas que, cada vez más, se oponen a la ignominia planificada.

Es esa solidaridad la que hace que cinco personas apuesten su vida por un compañero despedido. Solidaridad que no podemos dejar de admirar. Son las ganas de lucha que hace que los trabajadores de la mayor parte de los hospitales de la Comunidad de Madrid se encierren para evitar su expolio por las clases dominantes. Ese hilo que vincula todos los Stop desahucios y todas las okupaciones de sucursales bancarias que, como ésta del centro de Madrid, demuestran donde están los dignos y donde los indecentes (además de conseguir victorias concretas).

Es esa solidaridad la que, al fin y al cabo, nos va a permitir romper su ignominia.

Sobre la justicia y otros mitos (II)

En 1999 Eduardo Galeano escribió Patas Arriba, la escuela del mundo al revés. En esa obra maestra desnuda el injusto sistema que rige nuestros designios. El autor uruguayo pone ante nuestros ojos con miles de ejemplos la ley del embudo que nos ofrecen los que nos gobiernan. Mientras que los dueños de las multinacionales o los grandes especuladores y estafadores tienen para ellos la parte ancha del embudo, los miserables ciudadanos de a pie, como tú y como yo, tenemos que conformarnos con la estrechez que corresponde a nuestros descosidos bolsillos. De esta forma, denuncia la injusticia permanente en la que los mayores delincuentes del planeta campan a sus anchas y los pequeños rateros llenan las cárceles. Y lo hizo en 1999. Sí, en aquel tiempo en el que todos éramos más guapos, más altos y teníamos un piso en la costa y un saco de pretensiones idiotas en nuestras conciencias.

Este sistema de injusticia golpea nuestras caras todos los días. ¿Por qué Diego Cañamero amontona detenciones y órdenes de busca y captura, mientras Urdangarín sigue en libertad? ¿Por qué los banqueros delincuentes son indultados, mientras se detiene indiscriminadamente a los ciudadanos que se manifiestan defendiendo sus derechos? ¿Por qué se subvenciona a los centros educativos elitistas que segregan a los alumnos en función del sexo, mientras se reprime a los estudiantes que no tienen calefacción en las aulas? ¿Por qué el concejal Eduardo Villanueva puede gastar en un mes 207.000 euros en una línea de móvil a cuenta de los burgaleses (sí, has leído bien), mientras al contribuyente se le aprieta cada día más la cuerda que anuda su cuello?

El sistema legal imperante es una construcción política que no es inocente. Esa construcción política injusta defiende los derechos de unos pocos para pisar los de otros muchos. La flagrante injusticia de las leyes hace que sean absolutamente legítimos actos ilegales como los que protagonizan Diego Cañamero o Sánchez Gordillo junto a sus compañeros. A lo largo de la Historia estos actos de rebeldía son los que han forzado a cambiar algunas leyes injustas mejorando las condiciones de vida de las mayorías. Es decir, que, en algunos casos, saltarse la ley es justo.

Los dirigentes del PP reconocen sin sonrojarse que les gusta violar a la justicia (y a las mujeres). Esa justicia violada te está mirando y necesita de tu ayuda para restablecer su inteligencia y su brillo. La justicia sabe que sólo de la mano de la ciudadanía podrá volver a ocupar su cetro. Así que toca comprometerse con ella y tratarla como merece para que las cosas vuelvan a estar en su sitio. No la puedes fallar.

El Roto.

//

//