Etiquetado: represión

Comunicado en apoyo a las personas detenidas y sancionadas en Gamonal

“Las asociaciones, sindicatos y agrupaciones abajo firmantes de Burgos queremos mostrar nuestro más absoluto rechazo a la intervención policial producida en el conflicto generado por el intento de imposición de la obra del bulevar al barrio de Gamonal.
También queremos denunciar las filtraciones interesadas a la prensa que desde esta Subdelegación y otras instancias del Ministerio del Interior se han producido para criminalizar a diferentes colectivos en función de su ideología y actividad política así como la utilización arbitraria de medios de grabación de los manifestantes, sin las necesarias autorizaciones legales.

El gobierno central y sus instancias regionales y locales deben entender que las duras condiciones de vida impuestas desde la creación del Barrio han generado desde hace más de treinta años reivindicaciones, estrategias y asociacionismo  por parte del vecindario. 

Comunicado Subdelegación Burgos
En aquellos años, como ahora, la respuesta de los poderes se ha expresado de forma represiva hacia las vecinas y vecinos que exigían mejoras en servicios y dotaciones, mejoras en calles y edificios, mejoras en su calidad de vida. En esta ocasión tenemos que lamentar que en tres días la policía ha detenido a 46 personas, algunas de ellas menores de edad, y ha mantenido durante muchos días más un auténtico estado de sitio en el barrio.
 De forma paralela, se ha urdido un plan de criminalización del vecindario. 
El Ministerio de Interior y el alcalde de Burgos coinciden en señalar que los responsables de los altercados son alborotadores itinerantes venidos de otras ciudades.  Sin embargo, los hechos hablan por sí solos. Todos los detenidos son jóvenes y vecinos/as de Burgos. Conforme van transcurriendo los días, informes policiales filtran a medios de comunicación nombres de colectivos de Burgos señalándolos como responsables de las movilizaciones y los altercados. Esto es ejemplo una vez más del intento de desviar la atención de la opinión pública de las verdaderas razones y motivaciones del malestar vecinal y sus reivindicaciones.

Ante todo ello, en pleno siglo XXI, nos vemos obligados a hacer un alegato en defensa de los derechos civiles y políticos frente al estado. Recordamos al gobierno español que toda persona tiene derecho a tener la ideología que más oportuna considere, y a actuar como le dicte la conciencia, incluyendo, por supuesto, el derecho a protestar como crea legítimo. También debería resultar obvio que cualquier persona puede considerar que existen otros sistemas políticos y/o económicos más deseables que el actual, que nos toca padecer. Entiéndanlo. 
No somos súbditos, sino seres humanos, y tenemos el derecho de luchar por un barrio, y por un mundo, mejor. Por eso nos oponemos ahora, y lo haremos siempre, a que se reprima a personas por participar en protestas legítimas o por tener y expresar opiniones diferentes al pensamiento único.
En consideración de lo cual, expresamos lo siguiente: 

Que en Gamonal hay un clamor vecinal  por mejorar las condiciones de vida, clamor desoído por los distintos representantes municipales a lo largo de muchos años. El resultado del actual estado de cosas responde objetivamente a décadas de relaciones más que cuestionables entre constructores y representantes municipales. Exigimos que deje de culpar de los incidentes a los vecinos/as del barrio y a los colectivos sociales, sindicales y políticos que se oponen a sus políticas independientemente de su ideología.
Nuestro más absoluto apoyo y solidaridad a todas y todos las personas detenidas, a sus familiares y amigos. Entendemos que todas ellas deben quedar en libertad sin cargos, incluidas aquellas que en otras localidades se han manifestado solidariamente con este barrio. Por ello pedimos a la Subdelegación del Gobierno que cese en su actuar represivo.
Denunciamos los abusos policiales y el patrón represivo empleado que a pesar de todo no ha servido para acallar la protesta social. Mucho nos tememos que Gamonal ha servido de “laboratorio” o justificación de cara a la nueva ley de seguridad ciudadana que el gobierno del PP quiere imponer. Esperemos que esta Subdelegación tome nota del descontento ciudadano y traslade al gobierno central el malestar del barrio con estas actuaciones.
Le requerimos además para que explique públicamente y con absoluta claridad las causas por las que se han utilizado medios de grabación en las manifestaciones,  qué uso se han hecho de las imágenes y el destino de las mismas, y dónde se encuentran y bajo la custodia de quién, y en todo con la certificación de la destrucción de las mismas si se ha producido”.
A/A d. José María Arribas Andrés, Subdelegado del Gobierno en Burgos
  
Firmantes:
Asociación Iniciativa Solidaria Internacionalista, Ateneo Popular “Los otros”, Blog “Sombras en la Ciudad”, Confederación General del Trabajo, Confederación Nacional del Trabajo, Ecologistas en Acción, Grupo “El Perdigón”, Juventud Obrera Católica de España, Web “Diario de Vurgos”, Radio Ondaexpansiva, Asociación de Mujeres Hypatia.

MARCHAS DIGNIDAD

El 10 de Marzo llegan a Burgos las marchas de la dignidad provenientes de la columna Norte, a las que recibiremos  con todo nuestro calor, y nos uniremos para caminar junt@s.

10 de Marzo

  • Recibimiento de las marchas: a las 13 horas a la altura de la Firestone (C/vitoria)
  • Comida popular : a las 14:30  en Gamonal (C/Vitoria con Santa Bárbara)
  • Manifestación : A las 19 horas, con salida en ese mismo lugar.(C/Vitoria con Santa Bárbara).
  • Cena popular , a las 21 horas, salón de sindicatos (C/Calera 12).

11 de Marzo

  • A las 8:15 Desayuno popular, para coger fuerzas, en salón de sindicatos ,C/Calera 12.

Y a las 9 , !Comenzamos las marchas desde Burgos! ! Tod@s  a Madrid!

Anuncios

El grupo de apoyo a encausados denuncia “hostigamiento y abusos policiales” en Gamonal

El grupo de apoyo  a los encausados de la asamblea de Gamonal denuncia “el hostigamiento y los abusos” que están sufriendo las personas que participan en el movimiento hasta la actualidad. Con esta actitud por parte de la policía, “están dificultando la vuelta a la normalidad de las personas injustamente detenidas”.

El acoso policial a los vecinos de Gamonal no terminó con la marcha de los grupos de antidisturbios de Burgos. El último episodio de estas características se dio el martes 18 de febrero, cuando tras finalizar la reunión de encausados, varios agentes de la Policía Nacional siguieron a dos jóvenes que habían participado en la reunión hasta un local en el que se juntan con sus amigos. “Los policías accedieron al local sin orden judicial coaccionando a los chicos y amenazándoles con la causa que tienen pendiente de los disturbios de Gamonal”. El grupo de encausados señaló que “si no fuera por el daño que están causando, sería cómico lo que estamos viendo últimamente”, comentó haciendo referencia a la ominosa actuación policial de lo que se ha denominado ‘Operación Abertzándal’.

Además de las detenciones arbitrarias e indiscriminadas, apoyadas en los testimonios de los testigos, denunciaron “la actitud violenta y amenazadora de los agentes, cacheos, identificaciones, seguimientos continuados a las salidas de las reuniones”, cuyo objetivo es intimidar a los participantes y “criminalizar el movimiento”.

El grupo de apoyo a encausados de la asamblea denunció casos concretos de agresiones policiales documentados con partes de lesiones. “Hay una denuncia de dos chicas que fueron agredidas en un portal y lo han denunciado con el parte de lesiones correspondiente”, señaló uno de los portavoces. Aunque el caso más sangrante es el de un menor que, “una vez detenido y esposado, recibió una paliza dentro del furgón y no dejaron de pegarle hasta que con la fecha de nacimiento comprobaron que era menor”, señaló. Con respecto a ese mismo caso, “dos policías también han presentado un parte de lesiones, al que no damos crédito, de una clínica privada sin fecha ni hora, acusando de lesiones al menor que estaba esposado y por el que han estado cada uno de ellos veinte días de baja”, indicó.

Finalmente, solicitaron a las entidades que se han personado en el juicio para reclamar daños económicos a los encausados que se retiren de reclamar dichas cantidades a vecinos “inocentes”. Estas entidades son: el Ayuntamiento de Burgos, Caja Círculo, Clínica Recoletas, la aseguradora Plus Ultra, Telefónica y la UTE encargada de construir el bulevar, compuesta por Copsa, Arranz Acinas y la constructora propiedad de Méndez Pozo. También se pidió al subdelegado del Gobierno José María Arribas que cese su campaña de acoso y criminalización del movimiento, ya que recientemente señaló que tiene una lista de 40 organizadores de manifestaciones no comunicadas a los que se podría abrir expediente administrativo.

Los interesados e interesadas pueden colaborar poniéndose en contacto con el grupo de apoyo a través de su blog y aportando los testimonios de los hechos que presenciaron los días de los disturbios, así como participando en las actividades impulsadas por la asamblea.

————————————————————————————————————————————–

MARCHAS DE LA DIGNIDAD

El día 22 de marzo habrá una gran manifestación en Madrid, en la que confluirán las marchas llegadas desde todos los puntos del Estado. Si quieres desplazarte a Madrid, hay autobuses a 5 euros. Si no puedes, la gente que viene de caminata agradecerá tus ánimos en su llegada a Burgos la mañana del  martes 11 en la Firestone. Infórmate de rutas y horarios en el blog de las marchas o en su cuenta de twitter.

Magos contra la farsa

Leo en el suplemento dominical del periódico del que se ha largado Maruja Torres, después de que no le dejasen escribir columnas de opinión, un artículo de Luis Miguel Ariza titulado Magos contra la Farsa. El texto narra la historia de James Randi, un mago genial que ha dedicado parte de su vida a desenmascarar a los mentalistas que dicen tener poderes sobrenaturales.

Randi, maravilloso prestidigitador, realiza sus espectáculos sin esconder que hay truco, que cuenta con una destreza, velocidad, conocimiento o picardía que le hacen alcanzar retos como aguantar 104 minutos en un ataúd sellado y sumergido, superando el récord del mismísimo Houdini.

Randi, el mentiroso honesto, pone las cartas boca arriba. Su filosofía es: Venid a verme, os lo pasaréis bien, os gustará porque soy un mago cojonudo, pero, ojo, aquí hay truco. Yo no engaño a nadie. No soy ningún enviado de dios. No voy a curarte el cáncer, ni la ceguera, ni voy a entablar contacto con tu marido fallecido. Por eso, le revientan los videntes, psíquicos o curanderos que se dedican a estafar a la gente y tiene una fundación que ofrece un millón de dólares al psíquico que demuestre que tiene poderes sobrenaturales. “Nunca mi dinero ha estado en lugar más seguro”, bromea Randi.

Su historia comienza en 1943, cuando sólo tiene 15 años. Randi ya es un meticuloso aprendiz de mago y se encuentra en una parroquia de Toronto, por la que se pasa una cesta en la que los feligreses introducen sobres con sus nombres en el exterior y con sus peticiones a dios/preocupaciones/enfermedades en el interior. El sacerdote adivina las peticiones de todos sus parroquianos lucrándose de ese lugar privilegiado que le sitúa en contacto directo con el Altísimo. Todo va bien para él hasta que el joven Randi descubre el truco.

Cuando el cura escoge el primer sobre, con el nombre de Mary, pregunta por un tal David entre el público, que en realidad es su compinche. Por supuesto, el predicador sabe de antemano la pregunta de su colaborador. Aprovecha la ocasión para abrir el sobre de Mary haciendo creer que es el de David y memoriza su contenido. Coge otro sobre y dice: “Este lo ha escrito Mary”, cuando en realidad pertenece a la siguiente. Y sigue la cadena hasta desvelar los contenidos de todos los sobres.

El aprendiz de mago sube al púlpito revelando las artimañas del sacerdote. ¿Qué ocurre? “Los que estaban allí se negaron a escuchar. Estaban indignados. Uno de ellos fue a buscar a un policía que lo llevó a comisaría”.

James Randi

El mago James Randi.

De la historia de este mago honesto podemos extraer algunas conclusiones muy valiosas:

1. Decir la verdad no siempre tiene recompensa. De hecho, decir la verdad puede meterte en problemas.

2. Hay mucha gente que piensa dentro de unos marcos que desde siempre han recibido y que no se cuestionan. Si se los cuestionas, en principio no van a aceptar tus argumentos por muy bien fundamentados que estén. Son muchos años empapándose de esos marcos a través de los medios de comunicación, la educación o la familia. Los parroquianos de Toronto no querían observar la verdad de Randi porque desde siempre habían confiado en la Iglesia y no estaban dispuestos a cuestionar esa institución.

3. Randi cuenta con una gran formación, experiencia, talento y astucia que le permiten descubrir a los farsantes a través de la realidad. Desde mi punto de vista, los movimientos sociales (hablando de forma genérica) cuentan con el conocimiento de las ciencias sociales, la experiencia, el talento y la astucia para descubrir a los farsantes de la sociedad actual señalando sus errores y ofreciendo soluciones.

4. ¿Dónde acaba la primera historia de Randi? En la comisaría. El sacerdote no convenció a Randi y a los parroquianos demostrando que tenía poderes sobrenaturales. La solución fue reprimirle utilizando las fuerzas policiales. En los últimos tiempos estamos viviendo muchos procesos de criminalización de los movimientos sociales. Como no son capaces de convencerles dialécticamente, la solución es mandar a la policía. Cinco anarquistas detenidos por pertenecia a grupo terrorista y enaltecimiento del terrorismo, mientras sólo se encuentran en los registros camisetas y pulseras con pinchos. Detenidos los miembros de Greenpeace que se subieron al tejado del Congreso para protestar contra la nueva Ley de Costas que pretende hacer crecer la economía a lomos del ladrillo y cargándose todos los recursos naturales del litoral. Un miembro del PSUV, el de Chávez y Maduro, detenido mientras se celebraban unas Jornadas Internacionalistas en la Universidad de Valencia. En Burgos también un joven fue detenido durante la última Huelga de Educación.

Los movimientos sociales, esos magos contra la farsa, siguen batallando para hacerle llegar a la gente la verdad de todas las triquiñuelas económicas con las que nos pretenden engañar. Mientras tanto, el poder del Régimen, tan poco creativo, les envía a la policía. Como dice el profesor Juan Carlos Monedero, “en nuestra democracia, pasar por la cárcel ya parece ser una cuestión de decencia”.

Podemos ser cualquiera (II)

Esta tarde del 28 de diciembre a las 18:00 hay una concentración frente a la Subdelegación del Gobierno de Burgos para reclamar la puesta en libertad de Alfon, detenido desde la Huelga General del 14 de noviembre. La defensa de Alfon ha manifestado que el joven vallecano es víctima de un montaje policial que le mantiene en la cárcel 45 días. Si todo esto no fuera suficiente, está detenido bajo el Régimen F.I.E.S., un régimen con unas condiciones de aislamiento mucho más férreas. Si quieres informarte del caso de Alfon, puedes comenzar por aquí y en este enlace puedes consultar el resto de convocatorias que hay en todas las localidades.

Porque podemos ser cualquiera. Porque no hay que ceder un centímetro de la contienda política a este gobierno fascista. Porque nos quieren recortar hasta el derecho a protestar. Porque no podemos mirar hacia otro lado mientras existan presos políticos. Porque no permitimos que nuestros compañeros de luchas estén entre rejas. ¡¡ALFON LIBERTAD!!

P.D.- Espero no echar en falta esta tarde a UGT y CCOO porque las huelgas de las que ellos se vanaglorian también se ganan porque mucha gente, como Alfon, que no está afliada a sus sindicatos, está batiéndose el cobre ese día desde el minuto uno.

Podemos ser cualquiera

El día de la huelga general Alfonso Fernández Ortega fue detenido a las ocho y media de la mañana, cuando salía de su casa junto a su pareja y se dirigía a un piquete informativo. Desde ese día hasta hoy se encuentra en prisión preventiva bajo régimen FIES, un régimen carcelario especial para presos supuestamente peligrosos. Su historia está bien contada aquí o aquí.

Han pasado 42 días en los que las vidas de Alfon, su familia y sus amigos han sido destrozadas por una aparato jurídico-político con comportamientos fascistas cuyo objetivo es amedrentar y silenciar la protesta social. El robo sistemático de nuestras vidas no se puede realizar sin represión. Esta represión combina la espectacularidad de la violencia policial en manifestaciones y protestas callejeras con la represión administrativa y penal, mucho más localizada e invidualizada, pero que se ha traducido en más de 200.000 euros en multas relacionadas con los derechos políticos en Madrid desde mayo del año pasado.

Este es el contexto en el que tenemos que entender la detención de Alfon. Un contexto de impunidad en el que la policía puede torturar porque sabe que será indultada; puede saltarse su propia normativa en las detenciones, porque sabe que sus mandos le protegen; y puede detener y organizar un montaje contra cualquiera, porque sabe que los medios que controlan a las mayorías están ahí para silenciar la realidad.

Alfon podemos ser cualquiera. Cualquiera organizado o movilizado. Y también cualquiera que, simplemente, pase por allí.

Supongo que estáis cansados de oírme hablar de la guerra que nos han declarado las clases dominantes. Aparte de un expolio de nuestros derechos y nuestras vidas, esta guerra tiene una violencia real y concreta sobre algunas de nosotras. No es casualidad que Alfon sea de Vallecas, el barrio obrero de Madrid por antonomasia. Mientras él y su familia pasarán estas fiestas separados, a un niño pijo del PP que cometió una imprudencia que mató a dos personas, Ángel Carromero, le será rápidamente concedida la libertad condicional.

Ellos son una clase, son conscientes y se protegen mientras nos roban. O nos protegemos o el siguiente detenido podemos ser cualquiera.

Ah sí, Feliz Navidad.

Atentar contra la autoridad (II)

Tras cinco años de incertidumbre las autoridades judiciales han tenido a bien celebrar esta semana el juicio contra los detenidos en la manifestación por una vivienda digna. Después de varias sentadas pacíficas, la policía comenzó a cargar, lo que provocó una serie de disturbios por el centro de Madrid que concluyeron con 21 personas detenidas.

¿Que de qué se les acusa? Atentado a la autoridad y desórdenes públicos. De lo que quiso la policía porque, como va siendo habitual, sus acusaciones se construyen mentira sobre mentira.

El martes la Policía Nacional detenía a Pablo Hasel, rapero ilerdense, por apología del terrorismo. Se le acusa de homenajear al ‘Camarada Arenas’, encarcelado a su vez por ser miembro de los GRAPO, acusación que, junto con el uso de la lucha armada, él siempre ha negado.

Al parecer la policía llevaba un año en esta importantísima investigación. Tal y como están las arcas públicas, me parece muy propio dedicarse un año a investigar a un artista que se dedica a componer canciones. Estos noblotes muchachos vestidos de azul suelen ir un paso por delante de la vergüenza ajena.

Muy cerca de donde detuvieron a Pablo, el día anterior daba un mitin político el dirigente del partido neofascista Josep Anglada. Anglada no construye metáforas, ni golpea conciencias desde la literatura. Anglada sacude desde una tribuna política los sentimientos más viscerales para arrojar a la población contra los inmigrantes. Eso sí que es peligroso, pero a él le ampara una libertad de expresión que estrangulan políticos, jueces y policías.

La auctoritas latina, como la autoridad actual, están unidas por un cordón umbilical a la legitimidad. Es decir que para tener autoridad sobre alguien has de haber construido previamente un castillo de legitimidad.

En Burgos la constructora Arranz Acinas ha presentado dos ERE de seis meses para 237 trabajadores. Comentaba un amigo ayer: “¿Cómo les permiten hacer un ERE cobrando dinero público con todos los pisos que tienen vacíos? Les tendrían que obligar a poner en venta todas las viviendas que tienen a 90.000 euros y si después de eso no pueden hacer frente a los pagos, que presenten el ERE”.

Eso ocurriría si los poderes públicos de la sociedad actual española tuvieran la auctoritas ligada a una legitimidad otorgada por todos nosotros. Pero políticos, jueces y policías están al servicio de un sistema injusto llamado capitalismo que beneficia al que más tiene. Así que en la próxima manifestación quizá seamos nosotros los que les denunciemos a ellos por atentar contra nuestra autoridad moral, por cierto, muy por encima de la suya.

Las tres violetas de mi jardín (II)

A veces te pones poeta y no hay quién te aguante. Que si jardines, que si violetas, que si cerezos. Todo para contarnos cómo intentaron secar tu vida para plantar tres tristes violetas.

Para decirnos que cuando las flores de tu jardín querían salir salvajes, querían crecer solas, alimentadas sólo por el sol y su propia fuerza, venían unas violetas grandes y gordas a tapar el sol.

Esto se viene llamando represión. La represión existe a lo largo de nuestra vida. Supongo yo que los maristas que plantaron sus tres violetas en tu jardín la amplificaron. Pero va más allá. Tiene que ver con cómo, nosotros mismos, entre nosotros (y Burgos es el ejemplo perfecto de cómo construir un secarral) nos reprimimos y reprimimos a las demás, a los que, aunque sea un poco, se salen de lo normal. A los que son y quieren ser diferentes.

O quizá no diferentes. Quizá, simplemente, quieren que su jardín crezca salvaje. Quieren dejar crecer ese jardín que todos llevamos dentro, en el que todos, de una manera u otra, con violetas o sin ellas, habitamos. Y nos habita. Ese jardín que tantos y de tantas maneras quieren convertir en un secarral con tres flores que, además de feas, han plantado otros.

Ves, al final has hecho que me ponga poeta.

La banalidad del mal

Hannah ArendtEn 1961 una de la filósofas más importantes del Siglo XX, Hannah Arendt, asistió a los juicios en los que se juzgaba a Adolf Eichmann, uno de los oficiales nazis que había trabajado en los campos de exterminio de judíos. De esos juicios, surgió el libro Eichmann en Jerusalen. En este libro, Arendt desarrolló una de sus ideas fundamentales para entender el nazismo: la banalidad del mal.

Esencialmente, lo que Arendt explicaba, es que para un oficial nazi, así como para la sociedad alemana que vivió durante el nazismo, los campos de exterminio, lugares donde se asesinaba de una manera industrial a personas, no tenían una explicación moral. Es decir, el oficial que solamente tenía que apretar un botón para gasear a cincuenta personas, no era más que una pieza dentro de un sistema mayor que organizaba esos actos de exterminio. Por lo tanto, Eichmann, generaba la distancia suficiente entre él y sus actos (una distancia producida por la “normalidad” de sus actos) como para juzgarlos en términos de bien o mal.

Ahora leamos esto:

“El viernes me querían echar y me fueron a buscar a las seis de la mañana. Me querían echar sin ropa, descalzo. (…)”. “Yo no tengo problema en irme a Ecuador. Me voy… Pero me vinieron a buscar a las cinco de la mañana, como hacen con todos. Te jalan con lo que llevas. No te dejan ni lavarte la cara. Tal y como estas durmiendo, así te llevan. En mi caso en calzoneta y con chanclas”. “Viene siendo lo normal que te golpeen. Yo reclamaba mis pertenencias. (…)“a las tres de la tarde, cuando les dije que si me dejaban llamar a mi mujer para que me trajera la maleta con mis cosas y mi dinero del banco, que yo me iba, ellos me devolvieron.
(…)“A las tres ya estaba en el CIE y llamé a mi mujer para que me trajera mi maleta y mis documentos y mis cosas ya para irme cuando dijeran” “A las seis de la tarde me llamaron por megafonía. Salí al vestíbulo y un policía del CIE (…)me metió en la lavandería donde guardan las mantas y me dijo que esperara allí” “Entonces entró un policía que no es del CIE y me dijo: “Tú fuiste a Barajas” Y yo dije “Si”. Entonces, con calma, se puso unos guantes azules, cerró la puerta y empezó a darme golpes y puñetazos salvajes en la cara, el cuerpo, patadas… yo me doblé, caí al suelo e intenté protegerme y ahí es donde él me partió el brazo de una patada, intentando hacerme un ovillo para protegerme…” “Fue muy rápido, debieron ser cinco minutos”. (…)
Y después: “Tengo 16 días para mandarte de vuelta y te mandaré vivo o muerto”. No entendía nada. Yo no me negué a irme. Pero no de esta manera. Sin nada. Sin mis cosas. Desnudo. Humillado.

Esto es un extracto del informe de la organización CEAR sobre los Centro de

CIE de Aluche, en Madrid. Las ventanas apenas dejan entrar el sol

Intermamiento de Extranjeros. En ellos, concretamente este, de Madrid, se han documentado malos tratos a internos. Las personas que están allí no han cometido ningún crimen. Simplemente, son personas que no tienen la documentación requerida para permanecer en España. Esto, que es una falta administrativa, faculta a la policía para llevarles a estos centros, donde esperan hasta un máximo de 65 días para ser deportados. Son muy recomendables las declaraciones de este policía en el comienzo de este video, que habla sobre uno de los mecanismos de detención de los migrantes, las redadas.

En esos 65 días tienen menos derechos que los presos en las cárceles. Menor acceso a un abogado, menor acceso a un médico, etc. Además, están más expuestos a malos tratos, ya que, primero, por el hecho de ser ilegales tienen menos derechos; y segundo, muchos de ellos son expulsados inmediatamente después de ser maltratados. Las organizaciones que han realizado estos informes son perfectamente fiables. Por ejemplo, CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) es la organización que gestiona a los asilados políticos en España.

La relación entre los campos de exterminio y los CIES no es obvia. Evidentemente, en los CIES no se está exterminando migrantes. Pero el proceso de banalización del mal en algunos de los agentes que realizan los maltratos es el mismo. Se sienten protegidos por un sistema jurídico y legal que genera una impunidad total, y te convierte en una pieza más del mismo, por lo que muchos de tus actos dejan de tener consecuencias morales. Y lo que es peor, nosotros, en nuestra sociedad, hacemos exactamente lo mismo. Sabiendo que existen estos fenómenos, les damos la espalda y no hacemos absolutamente nada para cambiarlo. Estamos banalizando el mal.